Tendencias

Home

Libros

Artículo

Detalle de portada de "Música, sólo música", de Haruki Murakami. Tusquets Editores.
Detalle de portada de "Música, sólo música", de Haruki Murakami. Tusquets Editores. - Foto: Tusquets Editores.

libros y música

“Música, sólo música”: el libro de Murakami que se goza con playlist

Por: RevistaArcadia.com

Fruto de la pasión por la música del escritor japonés, el libro vibra a dos voces en las conversaciones que mantiene con su amigo Seiji Ozawa y en los sonidos y creadores que ambos evocan. Aquí, la playlist esencial para acompañar el libro o antojarse del mismo.

Bien se sabe que a Haruki Murakami le apasionan tanto la música moderna y el jazz como la música clásica. Esta pasión no solo le llevó a regentar en su juventud un club de jazz, sino a impregnar de referencias y vivencias musicales la mayoría de sus novelas y obras. En esta ocasión, el escritor japonés más famoso del mundo comparte con sus lectores sus querencias, sus opiniones y, sobre todo, sus ansias de saber sobre el arte musical (uno que comparte con ciento de millones de seres humanos).

A lo largo de dos años, Murakami y su amigo Seiji Ozawa, antiguo director de la Boston Symphony Orchestra, mantuvieron conversaron sobre piezas conocidas de Brahms y Beethoven, de Bartok y Mahler; también sobre directores de orquesta y solistas excepcionales, sobre piezas de cámara y sobre ópera. Así, mientras escuchan discos y comentan distintas interpretaciones, el lector asiste a confidencias y curiosidades que plantean una manera de disfrutar de la música con oídos nuevos.

El fenómeno de Haruki Murakami

Murakami recibe el premio Hans Christian Andersen de Literatura

El japonés Murakami desdeña a la “Nueva academia” que busca reemplazar al Nobel

Y claro, por medio de las nuevas tecnologías y los servicios de streaming, la lectura adquiere un nuevo aliado en un playlist maravilloso que preparó y compartió Tusquets Editores:

La Perla: una banda de raíz Caribe y sangre capital será Colombia en Womex 2020

Böjo: la unión de dos mundos más cercanos de lo que aparentan

Tomado de la introducción: “Mis tardes con Seiji Ozawa”

(...) En una de las ocasiones en que Seiji Ozawa vino a visitarme a mi casa, escuchamos música y conversamos distendidamente. Me habló de sus recuerdos de cuando Glenn Gould y Leonard Bernstein interpretaron en Nueva York en 1962 el Concierto para piano n.º 1 de Brahms. Según él, fue una experiencia irrepetible, y a medida que me lo contaba, me decía a mí mismo: «¡Qué lástima que una historia tan fascinante se pierda sin más! Alguien debería grabarlo o dejarlo por escrito». Y entonces pensé que esa persona podía ser yo mismo. Aun a riesgo de pecar de inmodestia, confieso que no se me ocurrió otra persona que pudiera hacerlo. (...)

(...) A pesar de mi gran afición por la música a lo largo de los años, nunca he recibido una educación formal al respecto. Puedo decir que soy un amateur absoluto. Apenas tengo conocimientos específicos en la materia, de manera que es posible que en el transcurso de nuestras charlas hiciera, en ocasiones, comentarios erróneos o incluso pecase de cierta descortesía. Pero el maestro Ozawa es una persona a quien no le preocupan nada esas cosas y siempre se mostraba predispuesto a reflexionar sobre lo que yo le proponía, a darme su visión personal de las cosas. Le estoy muy agradecido por ello. (...)