Home

Libros

Artículo

Hernán Darío Correa, 'Su cuerpo dejarán, no su cuidado. Semblanzas y perfiles de nuestro tiempo'. El Peregrino Editores, 2019.

filbo 2019

‘Su cuerpo dejarán, no su cuidado. Semblanzas y perfiles de nuestro tiempo’, de Hernán Darío Correa

Por: Pablo Emilio Mancera

Una reseña del más reciente libro de Hernán Darío Correa, que compila sus semblanzas de artistas, escritores, luchadores sociales, académicos y pensadores con quienes compartió durante su vida. La presentación será este sábado 4 de mayo en la FILBo.

Para leer todo nuestro contenido especial de la FILBo 2019 haga clic aquí

Bajo la inspiración del poema “Amor constante más allá de la muerte”, de Francisco de Quevedo, uno de cuyos versos da lugar al título del libro, las semblanzas que aquí se reúnen se escribieron a lo largo de casi cuarenta años a propósito del fallecimiento de personas cuyos perfiles configuran de diferentes modos un cierto prisma de nuestro tiempo, por sus vidas en sí mismas, pero también por su incidencia sobre la vida pública. Se trata de textos que son al mismo tiempo homenaje, memoria y reflexión sobre la muerte, y ante todo sobre la propia existencia y las singulares dimensiones de los dramas y las felicidades del país durante las últimas décadas.

Se trata de artistas, escritores, luchadores sociales, académicos y pensadores con quienes el autor compartió la vida de forma directa por proximidades familiares, amistad, empeños colectivos, formación intelectual, vecindad y/o amor, los cuales, por la hondura de sus afectos y lecciones de vida, y quizá por la definición prematura de sus destinos, se convirtieron en perennes presencias en el alma de aquel y sin duda de muchas otras personas.   

Por este libro desfilan Miguel Ángel Galvis, dirigente sindical, quien fue asesinado en la esquina de su casa en Bogotá el 27 de julio de 1981, dentro de la oleada de atentados y de violencia selectiva contra líderes sociales, sindicales y políticos de la oposición al conocido Estatuto de Seguridad del gobierno de Turbay Ayala, que hoy puede considerarse como el ensayo general y la escuela donde se formaron los actores militares, paramilitares y políticos que anegaron el país de sangre y despojos durante las décadas siguientes. También Estanislao Zuleta, filósofo, pedagogo y crítico cuya ausencia dejó un vacío de mirada crítica sobre los laberintos familiares y los extravíos de las políticas públicas nacionales que sobrevinieron desde entonces; Fernando Correa, pintor y dibujante, y Raúl Gómez Jattin, poeta, quienes afrontaron como pocos una lucha por el sentido de la vida y de la fraternidad como artistas y disidentes de las formas dominantes de vida y de trabajo que se fueron instalando en el país en estas décadas desde el atroz despegue del capitalismo salvaje que hemos conocido y padecido en lo que va del siglo.

Desfilan en el libro, entre otros, María del Rosario Lleras, trabajadora social y luego psicoanalista, pionera en la crítica cultural del país al patriarcalismo y en el apoyo a las mujeres populares urbanas en sus búsquedas solidarias para cambiar las relaciones dominantes de género; Victoria Ballesteros Epinayú, lideresa de la comunidad wayuu de la Bahía de Portete, Guajira, quien no se repuso de la masacre a manos de una hueste paramilitar perpetrada el 18 de abril del 2004 que acabó con la vida de sus mujeres más allegadas; Rafael Colmenares Faccini, abogado y militante de causas sociales y políticas durante toda su existencia,  “imprescindible” como “aquellos que luchan toda la vida” (Bertolt Brecht), vocero del movimiento Referendo del Agua; Francisco Antonio Zea, “Casafús”, vecino de La Soledad, en Bogotá, artista, anarquista y excéntrico que se convirtió en referente internacional en tanto protesta viva contra la sociedad de consumo y la política clientelista, en lo que se conoce ahora como el Museo de la Basura, recientemente desmontado por su familia una vez fallecido; Gustavo Bustamante, cofundador gestor y guardián del Goce Pagano, espacio nocturno y bien común por excelencia que le permitió a dos generaciones soñar, bailar, conversar, leer, tejer amistades, amores y complicidades para  no cejar en el empeño por transformar profundamente esta sociedad y construir una nueva. También Roberto Burgos Cantor, reconocido escritor ganador del premio nacional de novela en el año 2018, entre otros premios nacionales e internacionales.

Le puede interesar: Roberto Burgos Cantor: la aflicción y la belleza

Una primera apariencia de sus historias está marcada por sus finales: la forma de la muerte como producto de la violencia, elección, azar o lenta autodestrucción decidida o abocada por designios de la naturaleza; o en sí misma como algo inapelable o como pantalla donde quienes se fueron primero se reflejan como sombras que van interpelando y develando nuestra identidad en tanto destinos, periplos cerrados de vida, paradójicas presencias perennes, ausencias definitivas que configuran la tristeza. Pero el hecho es que al mirar de conjunto las semblanzas que se fueron escribiendo en ese paso a paso, aquellas historias se abren siempre hacia adelante, hacia una trascendencia y una disposición a continuar siendo sorprendidos por la vida,  primero porque en la mayoría de los casos que aquí se refieren se trata de gente que produjo una obra, con unas trayectorias de persistencia y lucha denodada por transformar el mundo y poblarlo con otras realidades verbales, pictóricas o morales, todas ejemplares por sus perfiles singulares y por su contundencia cultural y social.

Por ello, como se indica en algunas de las semblanzas, la vida sigue jugando con nosotros como un verdadero enigma, pero también como una promesa por fortuna aún no congelada, similar a la de las vidas aquí cantadas que se hicieron plenas en la conjugación de la experiencia personal y de la significación colectiva, y nos exigen una tarea de relectura permanente que por definición no es más que una búsqueda, una aventura bajo la vigencia del amor como potencia más allá de la muerte.

Se trata de seres cuyos empeños y ejemplos en nuestro corazón y en el devenir de nuestro tiempo, siguiendo la senda de Quevedo, “su cuerpo dejarán, no su cuidado; / serán ceniza, mas tendrá sentido; / polvo serán, mas polvo enamorado”.


Hernán Darío Correa, Su cuerpo dejarán, no su cuidado. Semblanzas y perfiles de nuestro tiempo
El Peregrino Editores, 2019

Presentación Feria del Libro de Bogotá, sábado 4 de mayo, Salón Filbo F, 6 pm, conversación del autor con Nicolás Morales.