Tendencias
Luego de un año de haber prohibido la importación de residuos de plástico y papel, China restringirá otros 31 materiales. Foto ilustración: Pixabay. - Foto: Pixabay

impacto

China le dejará de comprar la basura a Estados Unidos y a Europa

A finales de diciembre esta república prohibirá la importación de 32 tipos de residuos sólidos que venía utilizando como materia prima para la elaboración de otros productos. La medida pone en aprietos a otras grandes potencias.

China, que bloquea la importación de algunos residuos desde enero de este año, aumentará la lista de los productos prohibidos a partir del 31 de diciembre, lo que podría agravar la acumulación de materias para el reciclaje en los países ricos.

Según un documento oficial citado por la agencia Xinhua, a partir de fin de año se prohibirán 32 tipos de residuos sólidos, desde deshechos de acero inoxidable hasta madera, piezas de automóvil y navíos, artículos de titanio, madera, elementos de ferretería, barcos, etc. 

El documento fue emitido por los ministerios de Medio Ambiente y de Comercio, la Comisión Nacional para la Reforma y el Desarrollo y por las Aduanas. 

Le puede interesar: Desde el espacio estudiarán el clima y prevendrán tormentas y ciclones

En abril, el ministerio de Medio Ambiente había anunciado que las próximas prohibiciones tendrían lugar en dos fases: antes del 31 de diciembre para 16 categorías de productos y antes del fin de 2019 para las otras 16.

En enero, Pekín cerró la puerta a 24 categorías de residuos sólidos, incluyendo algunos plásticos domésticos, papeles y textiles, para pesar de algunos industriales del reciclado estadounidenses y europeos, obligados a almacenar residuos a la espera de una solución. 

Sus importaciones cayeron en los diez primeros meses del año, mientras que China, ávida de materias primas, absorbía los residuos occidentales desde hacía décadas. 

Le sugerimos: Ubican la fuente de las misteriosas emisiones que están destruyendo la capa de ozono

Entre enero y octubre, se importaron 17.270 millones de toneladas de residuos plásticos, papeles y metales, un 51,5% menos respecto a los diez primeros meses de 2017, según cifras de Aduanas citadas recientemente por la agencia Xinhu

Este país asiático empezó a importar desechos sólidos como fuente de materias primas en la década de 1980 y se convirtió en el mayor importador mundial, pese a la poca capacidad en la eliminación de basuras de esa Nación. 

De esta manera China sigue trabajando contra la contaminación y en pro de lograr garantizar la sostenibilidad medioambiental.