turismo

Cuatro playas colombianas fueron certificadas por gestión ambiental

Las playas del Hotel Magüipi en Buenaventura, Bello Horizonte del Hotel Zuana en Santa Marta, Playa Azul en La Boquilla Distrito de Cartagena, así como la emblemática Johnny Cay de San Andrés, recibieron la certificación Bandera Azul.


Tras cumplir con los protocolos orientados a ofrecer educación e información ambiental, garantizar la calidad del agua para los bañistas, trabajar en el desarrollo de actividades de gestión ambiental, brindar seguridad y los servicios necesarios para que los usuarios accedan a estándares altos de servicio, cuatro playas en el país se hicieron merecedoras del reconocimiento Bandera Azul (Blue Flag). 

Este programa que se adelanta en Colombia como una estrategia público-privada de gestión que busca mejorar la oferta de playas ambientalmente sostenibles, marinas y embarcaciones de actividades eco-turísticas que responden a criterios de buen uso y cuidados del recurso y especies marítimos, reconoció el trabajo de las playas del Hotel Magüipi en Buenaventura, Bello Horizonte del Hotel Zuana en Santa Marta, Playa Azul en La Boquilla Distrito de Cartagena, así como la emblemática Johnny Cay de San Andrés.

Los procesos de las dos primeras corresponden a iniciativas de sus usuarios privados, mientras las otras dos cuentan con liderazgo del Distrito de Cartagena y la Corporación Coralina de la isla de San Andrés.

Este reconocimiento le ayudará a estas playas a perfilarse mejor en el radar del turismo mundial, puesto que al cumplir las rigurosas condiciones del programa, se suman a las 3.783 playas, 698 marinas y 77 barcos ecoturísticos que ya forman parte de la iniciativa liderada por la Fundación de Educación Ambiental, con sede principal en Copenhaguen, Dinamarca.

A Colombia, este programa llegó producto de la gestión del Ministerio de Comercio Industria y Turismo, que surtió un proceso de selección para nombrar una organización que representara a la FEE en el país y actuara como responsable. En febrero de este año, la Fundación aprobó a la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (Acodal), como miembro de la misma y operador nacional del Programa Bandera Azul para Colombia.

Le recomendamos: Fomentan el turismo de naturaleza pero conservando

El Mincomercio financió la puesta en marcha de un Pre-Proyecto Piloto para el programa, conformado por 12 playas con alto potencial para recibir la certificación, las cuales están distribuidas en varias zonas del territorio colombiano. 

El viceministro de Turismo, Julián Guerrero Orozco, celebró el reconocimiento.  "El logro, que se alcanza con el programa ‘Blue Flag’, es la punta de lanza para desarrollar un turismo con sostenibilidad y calidad en el país”, destacó.

Como complemento a los indicadores de calidad ofrecidos en las playas reconocidas, el programa promueve la oferta de recursos ambientales y culturales ubicados en el entorno de las mismas, lo que favorece la llegada de turistas nacionales y extranjeros. Los turistas modernos además de buscar playas limpias, privilegian los lugares donde existe responsabilidad empresarial de los agentes turísticos frente a la sostenibilidad ambiental.

“Cumplir con protocolos ambientales, sanitarios y de participación de las comunidades locales, abre la posibilidad de visitas a sitios de interés ambiental caracterizados por su fragilidad ambiental o a los cuales no se accede por la oposición de los habitantes locales temerosos de los daños que el turismo tradicional conlleva”, explica la presidente de Acodal,  Maryluz Mejía de Pumarejo, 

Un aspecto importante del Programa Blue Flag es que se puede perder la certificación lograda por quienes se vinculan a este y cumplen inicialmente los protocolos. La verificación constante del cumplimiento de los objetivos, protocolos en los frentes antes señalados, garantiza a los turistas que los agentes públicos y privados que gestionan las playas, marinas y embarcaciones no pueden desmejorar su oferta. 

Le sugerimos: En video habrá ecoturismo en el Tayrona

La directiva manifestó que la experiencia internacional muestra que las playas certificadas atraen mayor número de turistas y generan aumentos de ingresos por servicios turísticos a visitantes que no dudan en pagar por servicios a los que anteriormente no accedían y una calidad que reduce al mínimo los riesgos en salud y seguridad.

El programa cuenta con el apoyo de los Ministerios de Comercio, Industria y Turismo, Ambiente y Desarrollo Sostenible, Vivienda, Ciudad y Territorio, la Comisión Colombiana del Océano, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd)-, la Asociación Colombiana de Facultades de Ingeniería (Acofi), la Asociación Hotelera Colombiana (Asotelca).