contenido en colaboración

Primera Línea del Metro de Bogotá: cuidado y compromiso ambiental

Desde su Dirección Ambiental, el concesionario Metro Línea 1 S.A.S. trabaja de la mano de distintas autoridades en un proceso que garantiza una planeación y ejecución rigurosa en los temas relacionados con el cuidado ambiental asociados a la construcción del proyecto. Conozca los detalles.


La Primera Línea del Metro de Bogotá (PLMB) es una clara apuesta por modernizar la movilidad de la capital, velando, a su vez, por el medioambiente y por el cuidado y preservación de la fauna y flora de la capital del país.

El concesionario Metro Línea 1 S.A.S., a través de su Dirección Ambiental, -explica Óscar René Avella, director Ambiental y SST del concesionario- trabaja desde el inicio del proyecto de la mano de distintas autoridades en un proceso documentado, planificado y dirigido por equipos profesionales competentes, para garantizar una planeación y ejecución rigurosa en los temas relacionados con el cuidado ambiental, asociados a la construcción de la Primera Línea del Metro de Bogotá.

De esta manera, el concesionario trabaja en conjunto con autoridades ambientales como la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), la Secretaría Distrital de Ambiente, el Jardín Botánico José Celestino Mutis, el Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático (IDIGER), la Alcaldía Mayor de Bogotá y la Empresa Metro de Bogotá, como cabeza del proyecto.

Gracias a esa labor conjunta se han podido obtener los permisos de tratamiento silviculturales para talar o trasladar árboles, dependiendo de su estado fitosanitario (prevención y curación de las enfermedades de los árboles). Como parte del compromiso de Metro Línea 1 S.A.S. con el medioambiente, se acordó con las distintas partes involucradas la implementación de un plan de compensación en una relación de 1 a 5; es decir, por cada árbol talado, el proyecto de la PLMB plantará 5 más, generando un total aproximado de 1.500 individuos nuevos, que se plantarán en áreas urbanas o rurales del Distrito.

En esta misma línea, el proceso de compensación también comprende las epífitas u organismos que se desarrollan en los árboles, siendo además proactivos con las exigencias ambientales de la banca multilateral en sus salvaguardas ambientales.

De hecho, para el traslado de los individuos arbóreos situados en las inmediaciones de la calle 72, entre las carreras 13 y 15, se contó con la evaluación y validación del Jardín Botánico de Bogotá, institución que se aseguró de que el nuevo lugar de siembra cumpliera con condiciones similares o mejores a las que tienen actualmente los árboles plantados, con el fin de garantizar su supervivencia.

“Gaby” la estrella del patio taller

A la par de los cuidados de los individuos arbóreos, la protección de la fauna también es prioridad para el concesionario. En el lugar donde se construirá el patio taller, un terreno de 35,9 hectáreas localizado en el sector de Bosa, en el mes de agosto los profesionales en biología se encontraban realizando el inventario de nidos cuando identificaron una anidación activa de una familia de gavilanes maromeros, Elanus Leucurus, en la copa de uno de los árboles.

Durante dos meses y medio se monitoreó el nido, encontrando que había tres huevos, de los cuales solo uno logró eclosionar. Los profesionales encargados fueron testigos de la evolución de la cría, desde la aparición de las primeras plumas, pasando por sus incipientes graznidos y los cuidados de sus padres, hasta los primeros vuelos.

El abandonó por sus propios medios el nido el pasado mes de noviembre junto con su madre, dejando un impacto positivo en los trabajadores del proyecto, a tal punto que el presidente de la compañía, el señor Wu Yu, bautizó al ave con el nombre Gaby.

Gaby, este pichón de gavilán maromero que nació en el corazón de la operación de la Primera Línea del Metro de Bogotá, es un recordatorio permanente de nuestro vínculo con la naturaleza y del compromiso constante del concesionario por cuidar en lo posible el hábitat en el que trabajan al igual que a todos aquellos seres con los que compartimos diariamente.

Le puede interesar: La primera línea del Metro de Bogotá apuesta por combinar tecnología de punta y seguridad