conflicto en ucrania

Acuerdan tregua para evacuar a civiles de la acería de Azovstal, en Ucrania

Según las autoridades ucranianas, unos 1.000 soldados, entre ellos 600 heridos, siguen en la planta siderúrgica.


El Ministerio ruso de Defensa anunció este lunes que se instauró una tregua en la acería de Azovstal, último bastión de resistencia ucraniana en la ciudad de Mariúpol, para evacuar a los heridos.

Está en vigor actualmente un régimen de silencio (de armas) y se abrió un corredor humanitario hacia establecimientos médicos en Novoazovsk”, en territorio controlado por las fuerzas rusas y prorrusas, anunció el ministerio de un breve comunicado.

Las autoridades ucranianas no reaccionaron de inmediato al anuncio. Según el comunicado ruso, que no precisa cuántas personas serán evacuadas, la decisión llega después de negociaciones con los combatientes ucranianos, atrincherados en la inmensa acería.

Según las autoridades ucranianas, unos 1.000 soldados, entre ellos 600 heridos, siguen en la planta siderúrgica.

El viernes, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, se refirió a “negociaciones muy difíciles” para evacuar a los soldados heridos y al personal médico de la acería.

Las mujeres, niños y ancianos que se habían refugiado en el lugar fueron evacuados a finales de abril, gracias a una operación coordinada por las Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja.

La estratégica ciudad portuaria de Mariúpol ha quedado totalmente devastada desde la ofensiva rusa contra Ucrania el 24 de febrero.

Mariúpol
Destrozos causados por un bombardeo ruso en el Teatro de la Academia Dramática Regional de Donetsk en Mariúpol (Ucrania) el 16 de marzo del 2022. La foto es del 4 de abril. - Foto: AP

Pidieron ayuda a China

El sábado 14 de mayo, los familiares de los combatientes ucranianos atrapados en la acería de Azovstal, el último enclave de resistencia a las fuerzas rusas en el puerto estratégico de Mariúpol, lanzaron un llamamiento de ayuda al presidente chino Xi Jinping, pidiéndole que ayudara evacuarlos.

“Hay una persona en el mundo a la que Putin le resultaría difícil decir que no. Confiamos en que China, fuerte y noble, pueda tomar decisiones difíciles por una buena causa”, dijo Natalia Zarytska, esposa de un combatiente, en una conferencia de prensa en Kiev.

Llamamos a su Excelencia, el presidente chino Xi Jinping, a mostrar una gran sabiduría oriental y a trabajar para salvar a los defensores de Mariúpol”, añadió, en una sala donde se había colgado un retrato del líder chino.

Citando mensajes enviados por su marido, afirmó que los rusos están retrasando deliberadamente las cosas, para prolongar la “tortura” de los combatientes.

Cerca de 1.000 soldados ucranianos siguen presentes en las galerías subterráneas de esta inmensa acería. Unos 600 están heridos y “son blanco de todo tipo de armas lanzadas desde mar, aire y tierra, inclusive prohibidas. No es la guerra, es una masacre”, dijo uno de sus comandantes.

China se ha negado hasta ahora a condenar la guerra. Durante días, los familiares y algunos combatientes de Azovstal han estado pidiendo ayuda, solicitando el apoyo de Turquía, Estados Unidos y ahora China.

Zelenski insiste en que no se puede predecir el fin de la guerra

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, manifestó el pasado viernes, 13 de mayo, en que no se puede predecir cuánto durará la guerra y aseguró que el fin de la contienda depende, “lamentablemente”, de las acciones que tomen sus socios occidentales.

“Nadie hoy puede predecir cuánto durará esta guerra. Pero estamos haciendo todo lo posible para liberar nuestra tierra rápidamente. Esa es nuestra prioridad, trabajar todos los días para que la guerra sea más corta”, dijo el mandatario ucraniano en su comunicado diario dirigido a los ciudadanos ucranianos.

Así, el presidente de Ucrania agradeció a todas las personas que están trabajando para fortalecer las sanciones contra Rusia y para aumentar el apoyo financiero y armamentístico de Ucrania. “Esta es la única receta para defender la libertad frente a la invasión de Rusia”, añadió.

Zelenski recordó a sus socios europeos y a Estados Unidos que cada día de guerra supone “un aumento de las amenazas globales” y una “nueva oportunidad” para que Rusia provoque inestabilidad en otras partes del mundo.

Por otra parte, el presidente ucraniano detalló que 37 países han reanudado su trabajo en Kiev, un hecho por el que se ha mostrado agradecido. “Estas son 37 pruebas de que Ucrania se mantiene fuerte y tiene perspectivas en contraste con la Federación Rusa. Estoy seguro de que otras misiones extranjeras regresarán pronto a la capital”, expresó.

También animó a las empresas ucranianas a reanudar sus operaciones en las “áreas seguras” y a proporcionar puestos de trabajo que se ajusten a la actividad económica de las “condiciones existentes”.

*Con información de AFP

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.