nicaragua

Almagro preocupado por el estado de presos políticos en Nicaragua

El secretario de la OEA llamó a que la comunidad internacional “aumente la presión diplomática sobre el régimen de Managua” en cabeza de Daniel Ortega.


A través de un comunicado dado a conocer oficialmente a través de las redes sociales de la Organización de los Estados Americanos, OEA, el secretario general de dicha organización, el diplomático uruguayo Luis Almagro, manifestó su preocupación por la crisis que actualmente se vive en Nicaragua por cuenta de las medidas implementadas por el régimen del presidente Daniel Ortega.

De manera específica, Almagro se refirió en su declaración al estado y situación actual que atraviesan los cientos de ciudadanos que han sido detenidos en ese país por pensar diferente al régimen en el poder, y que se han convertido en presos políticos.

La declaración de Almagro surge días después de una reunión sostenida con la periodista y activista de Derechos Humanos nicaragüense Berta Valle; en la que también participó el experto en Derechos Humanos Jared Genser, en un encuentro que versó sobre las difíciles situaciones a las que el régimen nicaragüense tiene sometidos a los detenidos, afirmando que estos están expuestos a condiciones de abuso y sufrimiento.

En su comunicado, Almagro recordó que precisamente, en la actualidad, el esposo de su interlocutora, Berta Valle, el preso político Félix Madariaga, es una de las víctimas de detenciones injustificadas por parte del régimen de Ortega.

Los presos políticos han recibido, recientemente, condenas de 8 a 13 años de reclusión, todas arbitrarias e injustas”, advirtió Almagro, recordando que la mayoría de los opositores al régimen Ortega que actualmente han sido detenidos, se encuentran en esa condición por “ejercer su derecho a la protesta”, e incluso por el simple hecho de ejercer sus derechos políticos, recordando el alto número de excandidatos presidenciales que fueron detenidos por el actual presidente, durante la campaña electoral en la que salió reelegido.

Sobre las situaciones particulares de los presos políticos en Nicaragua, Almagro afirmó que a estos se les está privando de acceder a visitas de sus familiares y abogados; una condición que reconoce como actos violatorios, en tanto estas no se pueden presentar con la frecuencia que marcan los estándares internacionales.

En ese sentido, sobre el caso particular de Félix Madariaga, Almagro dio a conocer que han transcurrido cerca de dos meses desde la última vista que pudo recibir por parte de sus familiares.

Dentro de las denuncias a las condiciones penitenciarias a las que han sido expuestos los llamados presos políticos en Nicaragua, el secretario de la OEA, denunció que estos “no tienen suficiente acceso a la luz solar”, una condición a la que también se sumaría el no acceso a elementos o materiales de lectura y escritura, e incluso también se les niega la recepción de correspondencia.

Como parte de las denuncias hechas por el funcionario, también se afirmó que los presos políticos han sido privados de una atención médica adecuada, e incluso, en algunos casos, dicho servicio es inexistente lo que agrava la condición de salud de los internos, denunciando también que estos están siendo sometidos a condiciones que les han derivado en bajas abruptas y significativas de peso, pues la alimentación que les es suministrada “es insuficiente”.

Así, la denuncia hecha por Almagro apunta a que, además de estar en riesgo la salud física de los detenidos por el régimen de Ortega, estos también están siendo sometidos a situaciones que van en detrimento de su salud y estado psicológico.

Almagro adujo que, en el caso puntual de Madariaga, quien en las pasadas elecciones iba a ser candidato presidencial, y quien fue detenido el pasado 8 de junio, conoció, de parte de su esposa, la periodista Bertha Valle, que existen evidencias de que ha sido sometido a “malos tratos”, que han ido en detrimento de su salud tanto física como mental.

Los llamados de Almagro

Tras exponer lo anterior, Luis Almagro afirmó que es necesario que el régimen nicaragüense “desmantele” el que ha tildado como “un verdadero sistema de represión y tortura”.

En ese mismo sentido, el máximo exponente de la OEA, también adujo que “estas violaciones de los Derechos Humanos ameritan la intervención de la justicia internacional”, exhortando que sobre la situación descrita, se pueda adelantar “una investigación competente”, que a su vez sea instrumento para establecer las responsabilidades de los sucedido, así como emprender acciones de reparación.

En su declaración, el secretario de la OEA llamó a la comunidad internacional a que se “aumente la presión diplomática sobre el régimen de Managua”, manifestando que es necesario que se aumenten las muertas de rechazo para lo que actualmente ocurre en ese país, y se pueda respaldar de manera más directa y fuerte a las víctimas; los presos políticos y sus familias, para quienes pidió toda la solidaridad.