Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/17/2005 12:00:00 AM

América dividida

El fracaso de la elección de Secretario General en la OEA demuestra las fisuras que amenazan la hegemonía de Estados Unidos en la Organización.

América dividida América dividida
Ya ni siquiera la elección del Secretario General de la Organización de Estados Americanos es predecible. El lunes pasado los intentos de elegir al sucesor de Miguel Ángel Rodríguez terminaron en un fracaso sorprendente. Esa situación sin antecedentes mostró a la OEA como escenario de una inusitada rebelión contra Estados Unidos en su propio patio trasero. Y lo malo es que las consecuencias de ese motín son difíciles de prever.

Tres votaciones consecutivas en la mañana condujeron a un receso. Una y otra vez la lectura dio el mismo resultado. Por el ministro de Relaciones Exteriores mexicano, Luis Ernesto Derbez: 17; por el ministro chileno del Interior, José Miguel Insulza: 17. Separadamente, durante horas los representantes de Chile y de México se reunieron en salones adyacentes y la procesión a uno y otro de los recintos fue continua, en medio del hermetismo. El número par parecía perpetuar la división. "Ahora es cuando hace falta Cuba para desequilibrar la balanza", le dijo con sorna a SEMANA un analista que pidió no revelar su nombre.

En la tarde se volvió a reunir la Asamblea, en medio de rumores de presiones económicas. Fueron dos nuevos fracasos hasta que se decidió realizar una reunión a puerta cerrada, de la que salió un nuevo encuentro para el 2 de mayo. Tanto Derbez como Insulza dijeron que continuaban, pero es muy probable que sólo el surgimiento de una nueva candidatura acabe con el impasse.

En medios diplomáticos se aseguró que Estados Unidos forzó la renuncia de su candidato, el ex presidente salvadoreño Francisco Flores, cuando se dio cuenta de que éste producía demasiado rechazo como para ganarle a Insulza. Sostienen que la sorprendida diplomacia de Washington decidió entonces respaldar a Derbez en una jugada desesperada, tomada apenas el viernes 8, para bloquear el ascenso de un candidato de lo que perciben como el bloque suramericano de centro izquierda. El apoyo verbal dado a Insulza un dia antes de la votación por el presidente venezolano Hugo Chávez les cayó como sal en la herida a los norteamericanos.

Detrás de la polarización está el presidente Chávez, cuyo proyecto latinoamericanista está claro y , como le dijo a SEMANA Michael Shifter -vicepresidente de políticas de la ONG Diálogo Interamericano-, "tiene dinero para gastar y una retórica anti-Estados Unidos que resuena bien en varias capitales de América Latina". No es gratuito que los primeros apoyos de Insulza fueron los de Venezuela, Brasil, Argentina y Uruguay. Este bloque, sin embargo, carece de votos cruciales. Bolivia no se adhiere por sus diferencias históricas con Chile; Paraguay parece seguir interesado en la secretaría adjunta, para lo que necesita que el secretario general no sea de la misma subregión; Perú, según coincidieron varios analistas, le juega al empate para emerger con candidato propio, que sería el canciller Manuel Rodríguez, y Colombia tiene interés estratégico en permanecer con Estados Unidos. Por todo ello el campo de batalla sería el Caribe anglófono, cuyos votos definirían la situación.

Estos dos bloques ya han mostrado sus diferencias. Mientras Estados Unidos le da mayor importancia a la seguridad hemisférica, Venezuela ha presentado un proyecto de Carta Social, con la misma jerarquía de la Carta Democrática Interamericana. "Como resultado de la creciente brecha entre las agendas de Washington y América Latina, no hay duda de que hay un sentimiento antinorteamericano en la región", le dijo Shifter a SEMANA.

Sin embargo, para muchos la división en la OEA va mucho más allá de las diferencias políticas. Existen intereses económicos que los países tienen que defender. Nafta y Mercosur ayudan a configurar la agenda hemisférica. "Incluso es más importante para Brasil que para el mismo Venezuela oponerse a Estados Unidos por la importancia del Mercosur", le dijo a SEMANA un analista que pidió el anonimato.

La elección fallida muestra nuevas realidades que no soslayan la importancia de la organización. "De un lado, la OEA es un organismo que está muy debilitado económicamente, pero por otra parte es muy moderno en su temática. Se están discutiendo los grandes temas del hemisferio: seguridad, democracia, drogas, trafico de armas. Es una organización necesaria para el continente", dijo a SEMANA el embajador de Colombia Álvaro Tirado Mejía.

Pero no todos son tan optimistas. La OEA atraviesa una crisis de credibilidad desde la renuncia de Rodríguez, el ex presidente costarricense que poco después de posesionarse como sucesor de César Gaviria fue acusado de corrupción en su país. La Organización ha cargado durante toda su existencia con el peso de la exagerada influencia de Washington. Gaviria ganó elogios por su manejo de la crisis venezolana, pero muchos recuerdan la inacción de la OEA en la defensa de un gobierno democráticamente electo, como el de Jean Bertrand Aristide en Haití. Para esos analistas, Washington orquestó la salida de Aristide sin que la OEA pudiera hacer nada al respecto.

Para Shifter, "el 'impasse' aumenta los cuestionamientos sobre la viabilidad misma de la OEA, en un hemisferio dividido y con un superpoder cuyo compromiso con el multilateralismo es dudoso". En efecto, es difícil que el gobierno de George W. Bush tolere el disentimiento en su área de influencia, y sobre todo en un organismo creado originalmente para servir de coro a sus decisiones unilaterales. Estados Unidos además corre con el 60,2 por ciento de los gastos anuales de la OEA, que ascienden a 76,2 millones de dólares, suma que no estaría dispuesto a poner si el foro se vuelve contra Washington. De ahí que haya voces que recuerdan la posibilidad de una organización sin Estados Unidos, ya sea porque éste se retire o porque los latinoamericanos materialicen la idea de una Oelc, u Organización de Estados Latinoamericanos y del Caribe. Un foro que estaría libre de la asimetría proyectada por Washington en la OEA, que se traduce en una influencia desmedida.

Por eso, el momento es crucial. El reto para el nuevo Secretario General de la OEA será demostrar la viabilidad de la Organización y la capacidad de construir consensos a partir de las diferencias. Es más, el nuevo Secretario tendrá el compromiso de callar a quienes resaltan la inoperancia de la OEA y convertirla en una organización acorde con las nuevas realidades del hemisferio.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.