Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/12/2003 12:00:00 AM

Anarco-terrorismo

El anarquismo, una tendencia extremista que se creía extinguida, resurge con fuerza en el Viejo Continente como reacción contra la Unión Europea.

Anarco-terrorismo La sede del eurodiputado laborista británico Gary Titley, en Rawcliffe, recibió una carta incendiaria que se vincula a las recibidas en otros países.
Dicen que la historia tiende a repetirse, y eso parece demostrado con el resurgimiento en Europa de las corrientes anarquistas, que hace 100 años eran el coco de los gobernantes europeos. Los ácratas, como se les llama en España, regresaron a las primeras planas a través de una serie de cartas bomba contra líderes de la Unión Europea, que mantiene en alarma a las autoridades de 15 países. Todos los paquetes incendiarios fueron enviados desde Bolonia, Italia, superaron los controles de seguridad de correos y aeropuertos y llegaron a sus destinatarios. Al presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, la carta bomba le explotó en las manos. La recibió en su residencia de Bolonia, el 27 de diciembre. Contenía el libro Il Piacere (El Placer) de Gabriele D'Annunzio y al abrirlo estalló en llamas. Prodi salió ileso pero le incendió un mueble y la alfombra. Dos días antes un par de bombas habían explotado cerca de su casa. Este ataque fue ratificado en un documento por la Federación Anárquica Informal (FAI), una asociación de anarquistas italianos y españoles que se declara en contra del "nuevo orden europeo". Varios ejemplares de esta declaración fueron encontrados en los paquetes bomba enviados a líderes del Parlamento europeo en Bruselas, a Europol y Eurojust (sistema de cooperación de fuerzas de seguridad europeas) en La Haya y al Banco Central Europeo en Francfort. Pero estos no eran los primeros atentados de los anarquistas. El modus operandi de los ataques contra la UE fue el mismo utilizado hace un año, cuando remitieron paquetes bomba contra las oficinas de la compañía Iberia en Roma y Madrid, contra Radio Televisión Italiana (RAI) y el colegio español Liceo Cervantes en Roma, y contra las oficinas en Barcelona de El País, el periódico más influyente de España. "Estos atentados fueron reivindicados por el grupo Las Cinco C (Célula contra el Capital, la Cárcel, los Carceleros y sus Celdas), que ahora hace parte de la Federación Anárquica Informal (FAI)", dijo a SEMANA el agente de Europol Alfredo Rodríguez, quien enfatizó la alianza entre los anarquistas italianos y españoles, que realizaron una reunión en noviembre en Bolonia, para planear estos atentados. Italia y España tienen en común una larga tradición de grupos anarquistas que se remonta al siglo XIX, sufrieron la persecución y casi el exterminio a manos de las dictaduras fascistas de Mussolini y Franco, y aún siguen el ideario del histórico líder del anarquismo sindical Enrico Malatesta, de quien en diciembre se celebró su aniversario 150. Para Europol, el mayor indicio de la alianza anárquica italoespañola es el nombre de la Federación Anárquica Informal, autora de los atentados, que hace un doble guiño a dos organizaciones históricas en ambos países. La Federación Anarquista Italiana, que fue la "hermana mayor" de los grupos anárquicos italianos a mediados del siglo XX, y la Federación Anarquista Ibérica, que en 1930 tomó en España el control del poderoso sindicato Central Nacional de Trabajo. A comienzos de 2002 el secretario de la Internacional de Federaciones Anarquistas, Massimo Varengo, anunciaba un resurgimiento del anarquismo en Italia y el mundo debido a la "entrega total y sumisa de los sindicatos al yugo capitalista neoliberal", y decía que pronto nacerían de las raíces obreras "los nuevos teóricos y los nuevos militantes que resolverán en forma libertaria los grandes problemas de la sociedad". "El viejo anarquismo radical era un enemigo con el que Europa no contaba porque lo creía extinto", explicó a SEMANA el politólogo Thomas Lawo, de la Asociación de Institutos de Investigación (Eadi) de Bonn. Lawo resaltó que, a pesar del desarrollo alcanzado por la Unión Europea, aún subsisten sectores que "se niegan a someterse ante un poder que les parece que domina todos los escenarios y les prohíbe la libertad", y añadió que acabar con estos grupos anarquistas es tan difícil hoy como lo ha sido durante el último siglo, o tan difícil como acabar con los grupos regionales independentistas que han vuelto a resurgir por toda Europa.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com