medio ambiente

Así es la ‘caja negra de la Tierra’ diseñada para sobrevivir al fin del mundo

Este elemento también funcionaría como archivo debido a que guardaría información para futuras civilizaciones.


Un grupo de científicos y artistas australianos buscan responsabilizar al mundo por el futuro de la Tierra mediante la creación de un dispositivo de almacenamiento “indestructible” para registrar el manejo de la humanidad en la crisis del cambio climático.

El objeto, inspirado en la grabadora de vuelo de un avión y denominado como la “Caja Negra de la Tierra”, se construirá en 2022 en la remota costa oeste de Tasmania, un área considerada geográfica y políticamente estable para sus creadores, que van desde la empresa de comunicaciones de marketing Clemenger BBDO hasta la Universidad de Tasmania, señalaron por medio de un comunicado.

La idea de crear una caja se produce después de que las conversaciones sobre el clima de la ONU en Glasgow terminaran el noviembre pasado, con un acuerdo que mantuvo vivas las esperanzas de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados.

Earth Black Box es una estructura y un dispositivo que registrará cada paso que dé la humanidad hacia o desde la inminente catástrofe climática”, dijo Jim Curtis, director creativo ejecutivo de Clemenger BBDO, y a quien se le ocurrió la idea de la caja negra.

Asimismo señaló que el cuadro no solo proporcionaría al mundo una gran cantidad de datos sobre el cambio climático, sino que la información registrada ayudaría a responsabilizar a los líderes y dejar lecciones para las generaciones futuras.

“Si va a pasar lo peor y como civilización nos estrellamos como resultado del cambio climático, esta caja, indestructible, estará allí y registrará cada detalle de eso”, dijo Curtis.

“Así que quienquiera que quede, o quien lo encuentre después, aprende de nuestros errores”.

El monolito de acero de 10 metros de largo fue diseñado para resistir desastres naturales y será alimentado por energía solar y térmica. El dispositivo, que estará conectado a Internet, utilizará un algoritmo para extraer periódicamente datos relacionados con el cambio climático mediante un conjunto de 500 métricas y los almacenará automáticamente.

Estará lleno de unidades de almacenamiento que contienen datos relacionados con el cambio climático, como las temperaturas promedio y el consumo de energía global.

Olas de calor se multiplican

Varias grandes olas de calor, abarcando zonas del tamaño de Mongolia, ocurrieron de forma simultánea durante las estaciones cálidas de la década de 2010 en todo el hemisferio norte.

Utilizando datos climáticos de 1979 a 2019, los investigadores de la Universidad de Washington State encontraron que la cantidad de olas de calor que ocurren simultáneamente en las latitudes medias y altas del hemisferio norte fue siete veces mayor en la década de 2010 que en la década de 1980. En promedio, hubo olas de calor concurrentes en 143 días cada año de la década de 2010, casi todos los días de los 153 días de los meses cálidos de mayo a septiembre.

Según el estudio publicado en Journal of Climate, los eventos de calor concurrentes también se hicieron más calientes y más grandes: su intensidad aumentó en un 17% y su extensión geográfica aumentó en un 46%.

Las olas de calor pueden causar desastres desde malas cosechas hasta incendios forestales. Las olas de calor concurrentes pueden multiplicar esas amenazas, señalaron los autores, agotando la capacidad de los países para brindar ayuda mutua en las crisis, como se vio durante los múltiples incendios forestales en los EE.UU., Canadá y Australia asociados con las olas de calor de 2019 y 2020.

Un estudio anterior también encontró que las olas de calor concurrentes causaron una caída de alrededor del 4% en la producción mundial de cultivos.

*Con información de Reuters y Europa Press.