terrorismo

Estado Islámico se atribuye atentado en Barcelona que deja al menos 13 muertos

El conductor de la furgoneta que arrolló a una multitud fue identificado como un hombre de 1,70 metros de estatura, camisa blanca. Hasta el momento hay dos personas capturadas.


El horror, la tristeza y la incertidumbre aparecieron juntas este jueves en las Ramblas de Barcelona, tal vez la zona más turística de esa ciudad del Mediterráneo.

Un hombre de 1,70 metros de estatura y camisa blanca con rayas azules –tal como lo describió en una comunicación por radio un mosso de escuadra-, atropelló indiscriminadamente a transeúntes en lo que las autoridades han calificado como un atentado terrorista.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó el atentado que causó al menos 13 muertos, en un comunicado difundido por su agencia de propaganda Amaq, según el centro de monitoreo de páginas web yihadistas, SITE.

"Los asaltantes del ataque de Barcelona eran soldados del Estado Islámico", señala el comunicado, añadiendo que "la operación fue realizada en respuesta a los llamados contra los Estados de la coalición" internacional antiyihadista que opera en Siria e Irak.

En contexto: Al menos 13 personas mueren por "ataque terrorista" de Barcelona

En un principio se dijo que el sospechoso se habría atrincherado en un bar llamado Rey Istambul. Sin embargo, esta información fue descartada por los cuerpos de seguridad. Hasta el momento las autoridades han informado de dos personas capturadas. Uno de ellos fue identificado como Driss Oukabir. Se trata de un hombre nacido en Marsella, Francia, y residente en Ripoll, Girona, una ciudad a pocas horas de Barcelona.  

El acto terrorista dejó al menos 13 muertos y 80 heridos, 15 de ellos en estado grave. El transporte público que desemboca en el Centro de Barcelona y en los alrededores de la Plaza Cataluña, fue cerrado.

"Estaba al lado, en El Corte Inglés y escuchó un fuerte ruido. Tratamos de salir pero no pudimos. Vi cuatro, cinco cuerpos en el suelo y gente tratando de reanimarlos, y mucha sangre", dijo Lily Sution, una turista holandesa.

"Cuando ha pasado todo, he salido corriendo y he visto destrozos, cuatro cuerpos en el suelo, gente atendiéndolos, gente llorando y también había muchos extranjeros que habían perdido a sus familiares", dijo a la AFP Xavi Pérez, de 26 años y dependiente de una tienda.

Es la primera vez que Barcelona es blanco del terrorismo. Voces desde distintas partes del mundo se han solidarizado no solo con las víctimas, sino con una ciudad que es sinónimo de cultura, arquitectura, literatura, turismo, en suma, una ciudad icónica por su historia. 

Las imagenes y los testimonios que llegan desde Las Ramblas son desoladoras. El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, hizo un llamado en torno a que la prioridad deben ser los heridos, y fascilitar las labores de las Fuerzas de Seguridad.

Frente al atentado, se sabe por testigos que quien conducía la furgoneta se desplazó unos 500 metros, dejando muertos y heridos a su paso. En ese momento se desató el caos. La policía ya detuvo a la persona que alquiló el vehículo.

SEMANA y AFP