Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/19/2004 12:00:00 AM

Bonanza china

En 2004 asumió el poder la cuarta generación de líderes chinos, encabezada por Hu Jintao, enfocada en promover un acelerado desarrollo económico. Los desafíos del cambio, sin embargo, son muchos y difíciles.

Bonanza china La producción de motocicletas es una de las industrias más importantes de China. En la actualidad hay más de 200 empresas.
Durante 2002 y 2003 Hu Jintao se convirtió en jefe del Partido Comunista (PC) y presidente de China y Wen Jiabao, en primer ministro. Sin embargo, la transición iniciada por Deng Xiaoping no fue terminada hasta septiembre de 2004, cuando el anterior presidente Jiang Zemin entregó la posición de comandante militar supremo a Hu. Sólo hasta este año, entonces, se puede decir que la nueva 'cuarta generación' de líderes está totalmente a cargo de China. Los nuevos gobernantes han continuado negando la posibilidad de una libertad política real, al tiempo que promueven un desarrollo económico constante y rápido con un programa activo de relaciones internacionales.

A su manera, este repentino florecimiento ha sido corroborado por los triunfos del equipo chino en las Olimpíadas de Atenas, en donde quedó en un segundo lugar después de Estados Unidos, al contabilizarse las medallas de oro.

Dentro del país, Wen continuó con los programas económicos básicos de su precursor, Zhu Rongji. Uno de los más grandes desafíos subyacentes que los reformadores de China todavía enfrentan está en conseguir que las reformas ordenadas por los líderes superiores sean implementadas realmente alrededor del país. Las reformas legales, las pautas económicas y otras materias son frecuentemente ignoradas en los niveles locales donde la corrupción es rampante.

La necesidad del control macroeconómico fue enfatizada en una conferencia económica de alto nivel, celebrada en diciembre, en el cual se señalaron múltiples objetivos: desde una prudente política fiscal y monetaria, que implica una administración de los recursos más cuidadosa, hasta una mayor atención a la inestabilidad y desigualdades creadas por programas de desarrollo, particularmente en áreas interiores y rurales.

Los economistas estuvieron preocupados todo el año por el hecho de que China estuviera creciendo tan rápidamente (9,25 por ciento en 2004, un nivel que ha sido igualado casi cada año por un cuarto de siglo) que la economía pudiera "sobrecalentarse y estallar". Si esto sucediera, sería un desastre para China y para muchas otras economías en Asia, y más allá, que dependen del aumento de los negocios generados por la prosperidad de China. En octubre el gobierno realizó un ajuste y levantó las tasas de interés por primera vez en nueve años. Esto tuvo cierto éxito pues se redujo la inversión en sectores explosivos y contribuyó a prevenir un crecimiento de la inflación.

Wen se centró en distribuir la industrialización más uniformemente de las áreas costeras principales hacia las ciudades del interior y hacia el campo, donde la modernización ha sido generalmente más limitada y las condiciones de vida siguen siendo mucho más difíciles. Como parte de esta política, se está implementando un importante programa de desarrollo al sur del río Yangtse, un área con una población de más de 450 millones de habitantes. Esta ha sido de lejos una de las regiones de más rápido crecimiento. Sin embargo, los bajos salarios han dado lugar a una escasez de mano de obra, así como a muchas protestas.

Muchos de los programas de Wen han buscado resolver persistentes problemas del pasado, nuevos problemas creados o exacerbados por las mismas reformas. Por ejemplo, hace dos décadas Deng respondió a la explosión demográfica de China con la política de 'Un niño por familia', que sí redujo el número de niños. Pero las preferencias tradicionales por los varones condujeron a millones de abortos de fetos femeninos y el resultado fue un grave desequilibrio en la proporción de sexos, con los hombres ahora excediendo en número a las mujeres en 117 a 100, a escala nacional. El gobierno ahora ha relajado esta política, en parte también porque la población está envejeciendo y no existe un programa eficaz de las pensiones.

A pesar de un vasto programa de privatización, siguen existiendo muchas industrias estatales improductivas. El gobierno no las cierra porque le preocupa el creciente desempleo. Ya son 150 millones los desempleados, casi todos habitantes del campo. Además, por décadas el gobierno forzó a los bancos a prestar dinero a estas industrias fallidas y obligó a los gobiernos locales a pagar sus gastos. El resultado ha sido que estos 'préstamos' nunca se pagaron, lo que amenaza la supervivencia del sistema bancario. Algunos de esos despojos de industrias continúan, pero el anterior primer ministro Zhu había comenzado programas para restaurar la integridad bancaria y el actual, Wen, los ha ampliado con cierto éxito, aunque dista aún mucho de ser completo.

La inquietud laboral es cada vez más común desde Guangdong en el sur hasta Sichuan en China oeste-central y las provincias del noreste. En el año ha habido 58.000 manifestaciones que involucraron a unos tres millones de personas. Los que protestan son por lo general trabajadores emigrantes jóvenes, empleados despedidos de industrias estatales y granjeros.

China también ha enfrentado un conflicto étnico, particularmente con los musulmanes en Xinjiang, donde ha habido una cierta violencia separatista. En octubre se declaró la ley marcial en la provincia central de Henan después de choques entre la mayoría china Han y los musulmanes Hui. "China está en una encrucijada, escribió en octubre un sociólogo chino en el diario China Daily de Beijing. Puede desarrollarse suavemente en un país desarrollado de nivel medio o puede resbalar y caer en el estancamiento y el caos".

Uno de los problemas más graves de China es la contaminación, resultante en gran parte del acelerado desarrollo. Muchos estudios han demostrado que 16 de las 20 ciudades más contaminadas del mundo están en China. Esta contaminación se debe principalmente a que una mayoría de hogares e industrias chinos usan como fuente de energía carbón de mala calidad. El gobierno ha implementado varios programas para reducir el problema, pero su impacto ha sido limitado.

Fuentes alternativas de energía se están desarrollando. La más importante es el petróleo. Mientras hace una década China era autosuficiente en petróleo, sus demandas hoy son tan altas que debe importar la mayoría del que utiliza, principalmente de Arabia Saudita y de Irán. Además, los chinos son muy ineficaces en el uso del petróleo. Durante el año China intentó con urgencia encontrar o ampliar fuentes alternativas a través de contratos, comercio e inversiones en Asia Central y Rusia, así como en África y América Latina. De otra parte, China tiene nueve reactores de energía atómica en operación y espera tener cuatro veces esa cantidad antes de 2020.

El Ejército Popular de Liberación (EPL), el mayor del mundo, tiene el deber de defender el país y la supervivencia del PC. Los programas reformistas han conducido a la creación de una fuerza militar más pequeña pero más moderna. Este proceso de modernización militar, tratándose de un país tan grande y en vías de desarrollo, ha generado preocupaciones desde Asia hasta Washington. Lo que más inquieta es la actual confrontación de Beijing con la 'provincia renegada' de Taiwán. China tiene más de 600 misiles de corto y mediano alcance que apuntan hacia la isla y la posibilidad de una confrontación militar, si Taiwan declara la independencia, preocupa a la región. En diciembre, Taiwan celebró elecciones legislativas que fueron ganadas por los partidos en contra de la independencia, con lo que se logró por el momento reducir la tensión regional.

En general, Hu y Wen han buscado reducir las preocupaciones asiáticas de que el meteórico crecimiento de China represente una amenaza para otros países. Por el contrario, el énfasis ha sido en el papel positivo del florecimiento de la economía de China en Asia. El comercio exterior de China durante 2004 fue valorado en 1,1 billones de dólares. China tiene acuerdos comerciales con 40 países africanos y espera que el comercio con América Latina alcance 100.000 millones de dólares antes de 2010. En noviembre China concluyó un tratado con las naciones del sureste asiático, abriendo la puerta a la creación de la que será la mayor área de libre comercio del mundo antes de 2010. Beijing también ha firmado un acuerdo para reducir los riesgos de conflicto entre todas las naciones con demandas en el Mar del Sur de China. Hace varios años China inició la activa Organización de Cooperación de Shanghai, que incluye Rusia y la mayoría de las naciones del Asia Central y ha organizado las conversaciones de las 'seis naciones' que buscaban reducir el programa nuclear de Corea del Norte. A pesar de esta campaña de buen vecino, son muchos los países preocupados sobre el impacto económico y político que puede tener el gigante chino sobre su futuro.

*Investigador residente especializado en China del Instituto Hoover de la Universidad de Stanford

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
  • "Los procesos judiciales no han refutado mis pruebas sino que las han enriquecido": Petro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.