Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/8/1996 12:00:00 AM

CAMINO AL KREMLIN

Las elecciones parlamentarias del 17 de diciembre en Rusia podrían decidir quién será el próximo presidente del país más grande del mundo.

CAMINO AL KREMLIN CAMINO AL KREMLIN
DE NUEVO, LOS COMUNISTAS SON FAVORItos. Este domingo 17 de diciembre se realizarán las segundas elecciones parlamentarias en Rusia desde la caída del régimen comunista y la disolución de la Unión Soviética. Y, siguiendo la tendencia del este de Europa (ver siguiente artículo), las encuestas dan al Partido Comunista de la Federación Rusa, con su líder Guennadi Zyuganov, como favorito.
El sistema de votación combina un régimen excesivamente democrático con otro excesivamente burocrático: la mitad de los 450 cargos de la Duma se elegirá por el sistema proporcional, de listas partidarias con el país como único distrito electoral, y la otra mitad se elegirá uninominalmente en cada uno de los 225 distritos electorales existentes.
Las elecciones de diciembre cumplen el rol de primarias para las elecciones presidenciales de junio de 1996. Con el presidente Boris Yeltsin recuperándose en el sanatorio de 'Barbija', lo cual hace dudar de su posible reelección, los presidencialistas medirán fuerzas y ajustarán su estrategia en función de los resultados del domingo.
A pesar del favoritismo del Partido Comunista, las diferencias con Polonia saltan a la vista. Por el nuevo presidente polaco Alexander Kwasniewski votó la parte más joven de la población, para quien la disputa del presidente Lech Walesa con los comunistas es un asunto olvidado de la historia. Por Guennadi Zyuganov votará la parte más vieja de la población y el campo. Según los estudios sociológicos más recientes, la mayoría de los votos del PC corresponde a una franja de la población formada en su mayoría por hombres, mayores de 55 años, pensionados, habitantes de pequeñas ciudades o aldeas, un 62 por ciento de los cuales votó por el mismo partido en 1993.
La similitud con Polonia es que en ninguno de los dos países el triunfo comunista provoca escalofríos. Zyuganov habla de mayor proteccionismo y de un sector estatal basado en las industrias de la defensa, la educación y la salud, pero al mismo tiempo almuerza en la Cámara Norteamericana de Comercio de Moscú. Su llamado a redistribuir la propiedad otorgándosela a los 'empresarios patrióticos' no es de ningún modo de ataque al capital, sino un intento de redistribuir la torta, dándole la tajada más grande a sus amigos, como lo testifica el hecho de que poderosos bancos (Mostbank y Kredobank) financian su campaña.
Zyuganov también está tendiendo el puente entre el ateísmo que caracterizó a su partido, y el nuevo poder de la Iglesia Ortodoxa. La semana pasada asistió al simposio organizado por la más alta jerarquía eclesiástica donde se le vio alabando a los patriarcas de sombreros blancos y barbas grises. Del viejo partido, entonces, quedan solo la hoz y el martillo, que Zyuganov no va a abandonar para no perder la votación de los nostálgicos que ven en él una remota posibilidad de volver a la era staliniana.
Uno de los candidatos más populares es el general Alexandr Lebed, el segundo de la lista del Congreso de las Comunidades Rusas -CCR-. Su nombre figura como uno de los favoritos para las elecciones presidenciales.
Pero su similitud con Frankenstein no es solo de forma: el Lebed político es la creación de Yuri Skokov, ex secretario del Consejo de Seguridad y uno de los más influyentes burócratas del país. Lebed y Skokov tomarán prestados votos del nacionalista Vladimir Zhirinovski, quien a pesar de tener el partido más extendido del país, verá descender su resultado, pues a pesar de sus poses demagógicas, en todos los momentos difíciles terminó apoyando al gobierno.
La votación demócrata se dividirá nuevamente entre 'Yabloko' y Opción de Rusia, el movimiento encabezado por el ex primer ministro Yegor Gaidar, solo que esta vez la relación de fuerzas ha cambiado, con el economista Yigor Yavlinski a la cabeza y Gaidar batallando por superar la barrera del 5 por ciento.
El bloque del primer ministro Víctor Chernomyrdin tiene a su favor el aparato del gobierno, de gran parte de los gobiernos provinciales y locales, el respaldo del conglomerado Gasprom, el monopolio encargado de suministrar gas a Europa. Su nombre es apoyado por las más grandes empresas del país de los ramos petrolero y automotor, así como por los bancos más importantes. Su campaña se basa en la defensa del gobierno y en el ataque a las promesas populistas de los demás candidatos. Pero si hay alguien que esté haciendo promesas y que está usando los recursos del Estado al servicio de ellas, ese es Chernomyrdin.

LOS PRESIDENCIABLES
Esta suerte de primarias tendrá una gran importancia, no porque un triunfo comunista haga retroceder a Rusia, sino porque serán una fiel expresión de la relación de fuerzas y darán los parámetros centrales por los cuales se desarrollará la carrera presidencial.
Los más firmes competidores son Yavlinski, preferido de la Casa Blanca, y Lebed, si Stokov se lo permite. El Partido Comunista tiene votos pero su candidato Zyuganov, con su imagen de burócrata medio, no es muy atractivo. Chernomyrdin ha vuelto a ratificar que no se presentará, quizás esperando que Yeltsin se recupere.
Pero Yeltsin, como Walesa, contribuyeron a la caída de los comunistas y sin embargo, una cosa es derribar y otra construir. Los dirigentes del proceso de Rusia y el este de Europa no lograron un segundo sí de la población ni siquiera amenazando con el retorno de los comunistas . Es que el tigre está bien muerto y ya nadie se asusta con el cuero.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1890

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.