Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/20/1996 12:00:00 AM

CHERNOBYL: 10 AÑOS DESPUES

A PESAR DE LA REUNION DEL GRUPO DE LOS SIETE PARA EXAMINAR LOS RIESGOS DE LAS CENTRALES ATOMICAS, NADA ASEGURA QUE NO SE REPITA LA TRAGEDIA.

CHERNOBYL: 10 AÑOS DESPUES CHERNOBYL: 10 AÑOS DESPUES
El 26 de abril se cumplen 10 años de la tragedia de Chernobyl, cuando el incendio del reactor número 4 de la planta nuclear ubicada en Ucrania liberó 100 veces más radiación que las bombas arrojadas en Hiroshima y Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial. Coincidiendo con este macabro aniversario, se reunió en Moscú la Cumbre del Grupo de los Siete países más ricos del mundo, con la presencia de los gobiernos de Rusia y Ucrania, para discutir los problemas de la seguridad nuclear.Diez años después, los 30 kilómetros cuadrados que rodean la central nuclear de Chernobyl parecen un cementerio. La ciudad de Pripiat, donde antes vivían los empleados de la central con sus familias, fue abandonada. Aunque la zona no será habitable en 300 años, todavía hay algunos cazadores o pescadores que se adentran en sus bosques, junto con 500 personas que rehusaron dejar las casas donde vivieron toda la vida.Pero el mal no se redujo a esa zona: los vientos que soplaban hacia el norte distribuyeron la radiactividad en un área de 160.000 kilómetros cuadrados repartida entre Rusia, Bielorrusia y Ucrania, y afectó a nueve millones de personas. A diferencia de un terremoto o inundación, cuyas víctimas se producen en el momento, lo de Chernobyl es una tragedia de efecto prolongado, pues solo después de varios años se enferman o se mueren los afectados.El accidente produjo un aumento masivo en el cáncer de tiroides en los tres países más perjudicados: en Bielorrusia aumentó 100 veces, en Rusia 10 veces y en Ucrania siete.Como si se tratara de una maldición bíblica, las mujeres empezaron a dar a luz bebés deformes o a provocarse abortos para impedir el nacimiento de sus hijos. Caminando por las calles de Minsk, la capital de Bielorrusia, es común ver jóvenes o chicos de cuellos anchos afectados por coto. Los 'liquidadores', o sea los 800.000 trabajadores que colaboraron en la extinción del incendio y en la limpieza de la zona, ya empezaron a morir jóvenes.Según el gobierno bielorruso, el cáncer de tiroides aumentó en ese país un 4.000 por ciento, la diabetes 700 por ciento y los tumores 160 por ciento. Cuando se visita a Minsk hay que recordar que no se puede probar una carne con ensalada sin pensar en los riesgos de contaminación, pues el desastre afectó la zona agrícola, ganadera y lechera más importante del país.La Cumbre de MoscúLos representantes de Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Japón, Canadá, Italia y Alemania, junto con los presidentes de Rusia y Ucrania, discutieron el problema de la seguridad de las plantas nucleares, la prevención del tráfico de materiales nucleares como el plutonio, la cuestión de los desechos nucleares y de las pruebas nucleares.Pero la única medida que puede evitar nuevos Chernobyles, el cierre de las plantas nucleares que trabajan con los reactores RBMK similares al que se incendió hace 10 años, no estaba en la agenda. Por el contrario, todas las declaraciones de los rusos, así como la documentación que se entregaba a los periodistas en Moscú, tenía la dirección opuesta: Rusia se propone construir 10 reactores para el año 2005 y mantener en funcionamiento los 11 reactores RBMK que existen, a pesar de la evidencia sobre las fallas de diseño de estos.Según los representantes de la organización internacional Greenpeace en Moscú, "el cierre inmediato de los reactores más peligrosos puede hacerse fácilmente, puesto que estos generan solo un 5 por ciento de la electricidad en Ucrania y 7 por ciento en Rusia". Sin embargo, según Greenpeace, los gobiernos del Grupo de los Siete no insisten en el cierre de estas centrales pues "las compañías occidentales en el negocio de energía nuclear esperan que los problemas de ayuda generen órdenes concretas y creen nuevos mercados en el este".De manera que por distintas razones, ni los gobiernos occidentales, ni los del este de Europa, están tomando las medidas para prevenir nuevas catástrofes. La propia central de Chernobyl sigue funcionando. El gobierno ucraniano de Leonid Kuchma ha prometido cerrarla para el 2005, pero ante la crisis económica pide una ayuda de 4.000 millones de dólares, de los cuales todavía no ha recibido nada.Otro tanto sucede con la discusión sobre el control de la producción de materiales como el plutonio: los depósitos mundiales de este metal eran de 375 toneladas a fines de 1993, de las cuales 255 toneladas están en depósitos militares de Rusia, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y China. Pero mientras que el plutonio de uso militar se ha dejado de producir, el de uso civil continúa aumentando y se calcula que en el año 2000 la cantidad de éste para usos militares y civiles se habrá igualado.Mientras que tales cantidades de plutonio continúen produciéndose, mientras que la situación económica y de seguridad de Rusia y de los países vecinos no mejore, y mientras los gobiernos occidentales no estén dispuestos a hacer verdaderos esfuerzos para contribuir en el mejoramiento de la seguridad nuclear en esta región de Europa, será cada vez más probable que se repitan nuevos casos de contrabando de plutonio, o de otros materiales radiactivos, como el que protagonizó en 1994 el colombiano Justiniano Torres, que transportaba en su maletín de viaje unos cuantos gramos de plutonio desde Moscú hasta Munich.De esta manera, es difícil que los resultados de la Cumbre de Moscú contribuyan realmente a frenar las grandes amenazas de nuevos accidentes nucleares como el de Chernobyl o las pequeñas pero aterradoras amenazas de comerciantes que llevan ucranio, plutonio o cesio en sus bolsillos.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.