Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Choque de trenes en Egipto
Choque de trenes en Egipto - Foto: ElLiberal.com

egipto

Choque de trenes en Egipto deja por lo menos 32 personas muertas

Las autoridades han reportado, hasta el momento, 66 heridos por el accidente.

Dos trenes chocaron este viernes en el sur de Egipto, lo que provocó que tres automóviles de pasajeros volcaran, mataran a 32 personas y dejaran 66 heridos, dijeron las autoridades.

Decenas de ambulancias fueron trasladados a la zona del accidente, que tuvo lugar en la provincia sureña de Sohag, según un comunicado del Ministerio de Salud de Egipto.

Los medios locales mostraron videos de la escena en los que se veían vagones volcados con pasajeros atrapados dentro y rodeados de escombros. Algunas víctimas parecían inconscientes, mientras que otras podían verse sangrando.

Los transeúntes transportaban cadáveres y los colocaban en el suelo cerca del lugar del accidente.

Según medios internacionales, el sistema ferroviario de Egipto tiene un historial de equipos en mal estado y mala gestión. Las cifras oficiales muestran que en 2017 se produjeron 1.793 accidentes de tren en todo el país.

En 2018, un tren de pasajeros descarriló cerca de la ciudad sureña de Asuán, hiriendo al menos a seis personas y provocando que las autoridades despidieran al jefe de ferrocarriles del país.

En el mismo año, el presidente Abdel-Fattah el-Sissi dijo que el gobierno carece de 250.000 millones de libras egipcias, o US$14.100 millones, para reformar el deteriorado sistema ferroviario. El-Sissi habló un día después de que un tren de pasajeros chocara con un tren de carga, matando al menos a 12 personas, incluido un niño.

Un año antes, dos trenes de pasajeros chocaron en las afueras de la ciudad portuaria mediterránea de Alejandría, matando a 43 personas. En 2016, al menos 51 personas murieron cuando dos trenes de cercanías chocaron cerca de El Cairo.

El accidente de tren más mortífero de Egipto tuvo lugar en 2002, cuando más de 300 personas murieron en un incendio en un tren que viajaba a alta velocidad desde El Cairo hasta el sur de Egipto.

Problemas en el canal de Suez

El Ever Given, uno de los mayores buques portacontenedores del mundo, navegaba por el canal, en ruta desde China hacia el puerto holandés de Rotterdam, y quedó atascado, taponando el canal. El mal tiempo en la zona y algún problema técnico parecen haber sido los causantes de este siniestro.

Inmediatamente se ha producido un efecto paralizador en la cadena logística global, y se han alterado, al alza, los precios del petróleo. Ya algunos especialistas habían advertido del riesgo de sufrir este tipo de percances por el crecimiento desbocado de la flota naviera y los problemas operativos que podrían sufrir estos buques (megavessels).

Una de las principales características de las innovaciones técnicas es que optimizan los procesos, reduciendo los tiempos (de producción, transporte, distribución) y los espacios y abaratando los costes.

Si bien puede hablarse de una incipiente mundialización de la economía durante la primera expansión ultramarina europea (siglos XV y XVI), el proceso de industrialización que se produjo en el siglo XIX supuso una integración mundial a una escala nunca vista.

Esa primera ola globalizadora se produjo entre 1850 y 1914, momento de radicales transformaciones políticas, económicas y, por supuesto, tecnológicas. El historiador estadounidense Daniel Headrick habla de los instrumentos del Imperio, señalando la influencia del desarrollo tecnológico y su aplicación práctica en la consolidación de un sistema económico global.

En este proceso globalizador, que ha sido asimétrico y desigual, también actuaron como catalizadores:

  • La consolidación de las élites imperiales (financieras, comerciales y militares).
  • La profundización en la división internacional de la producción, siguiendo esquemas de tipo ricardiano.

En ese periodo, el crecimiento económico se aceleró a un ritmo extraordinario. También lo hizo el comercio mundial, que creció a una tasa promedio del 5 % anual. Del mismo modo, se agravó la brecha de desigualdad económica y social, tanto en los países que avanzaban en su industrialización, como en los que quedaban sometidos al yugo colonial.