Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/26/2001 12:00:00 AM

Comandante Bush

Al atacar a Irak el presidente de Estados Unidos intenta demostrar el tono de su política exterior.

Comandante Bush Comandante Bush
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, necesitaba un buen motivo para dar a conocer el talante de su administración en el tema internacional, que es en el cual, supuestamente, se encuentran sus mayores carencias. Y nada mejor para ello que atacar a un enemigo conocido y confiable: el presidente de Irak, Saddam Hussein. Para ello sus fuerzas armadas lanzaron, primero con el concurso de su aliada incondicional Gran Bretaña, y luego por su cuenta, dos bombardeos contra instalaciones de radar en territorio iraquí.

El pretexto fue también tradicional: según Washington Irak sigue siendo una amenaza para su seguridad nacional y la de sus vecinos, pues no ha aceptado el regreso de los inspectores de la ONU que deben certificar su abandono de las armas de destrucción masiva, y ha disparado contra los aviones que patrullan la zona de exclusión (donde los iraquíes no pueden volar) establecida luego de la guerra del golfo.

Que la Casa Blanca hubiera escogido un blanco tan repetido no es sorpresa, pues en la toma de decisiones están dos halcones de la cuerda de Bush el viejo: Dick Cheney, quien en la guerra del golfo era el secretario de Defensa y hoy es el vicepresidente, y Colin Powell, quien era el comandante del ejército y hoy es el secretario de Estado. El mismo que ha dicho que uno de sus objetivos era “darle nuevo vigor a la política hacia Irak”.

Para algunos se trata de la demostración de que Bush está dispuesto a culminar la tarea que su padre no terminó cuando dejó a Hussein en el poder tras la guerra del golfo hace una década, un tema que Bill Clinton había dejado en el congelador. Pero nada de la nueva política de Bush hacia Irak indica que esta vez se salga con la suya. Como dijo a SEMANA Anthony Cordesman, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington y autor de varios libros sobre el tema, “la diferencia está en la escala y la resolución con la que este gobierno está dispuesto a contener a Saddam Hussein”.

En la misma semana del primer ataque Ahmed Chalabi, líder del oposicionista Congreso Nacional Iraquí, fue recibido en el Departamento de Estado para acordar una ayuda de 30 millones de dólares. Lo que indica que tampoco parece haber nada nuevo en el renovado interés de Washington en apoyar a los grupos de oposición que operan en el propio Irak, algo que a Bush el viejo le resultó un absoluto fracaso.

Lo único novedoso parece ser un intento de búsqueda por parte de Powell de una fórmula de bloqueo que libere los suministros para la población mientras controle, como hasta ahora, los fondos provenientes de la venta del petróleo. Ese sería el único argumento que Powell llevaba este fin de semana en su gira por el mundo árabe, cada vez más cansado de un bloqueo que sólo ha servido para que Saddam presente a su pueblo como víctima de la iniquidad occidental.

Pero el debut internacional de Bush podría salirle caro: no sólo se deterioró aún más el consenso de los aliados de la guerra del golfo y se intensificó la imagen de Saddam como héroe popular árabe, sino que salió a la luz pública otro hecho inquietante: en el sitio de los radares atacados, técnicos chinos llevaban a cabo trabajos de modernización de los equipos. El papel de China en un país prohibido internacionalmente indica hasta qué punto el gigante asiático está dispuesto a desafiar lo que llama la dirigencia de Beijing la “hegemonía” de Estados Unidos.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com