Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/10/1986 12:00:00 AM

CON CABEZA FRIA

Neutralidad ante todo, parece ser el lema del nuevo Presidente de Costa Rica

CON CABEZA FRIA CON CABEZA FRIA
El nuevo presidente electo de Costa Rica, el profesor universitario Oscar Arias, será a partir de mayo próximo el Mandatario más joven de la historia del país. De 44 años, el candidato del Partido de Liberación Nacional (PLN), de tendencia socialdemócrata, obtuvo el 54% de los votos, contra un 44% de Rafael Angel Calderón, un abogado socialcristiano de 36 años, hijo del ex presidente Rafael Calderón Guardia.
Oscar Arias, de la misma tendencia del presidente Luis Alberto Monge, debe su triunfo a la estabilidad económica registrada durante la actual administración (tres puntos menos en la tasa de inflación, dos puntos menos en el índice de desempleo y 20 millones de dólares más en las reservas del país) y al fuerte aparato partidario que lo respaldó durante la batalla electoral. Sin embargo, el triunfo de Oscar Arias responde también a la tenacidad con que éste emprendió la tarea de hacerse, desde la secretaría general del PLN, a la candidatura oficialista. Los dos ex presidentes, José Figueres y Daniel Oduber, no lo querían ver de candidato oficial, dada su juventud relativa. Pero los colaboradores del presidente Monge, quienes recordaban la activa participación de Arias en la campaña electoral de aquel, sacaron adelante el nombre de Arias en un agitado congreso que dividió al partido. Finalmente, en golpe de realismo político, Figueres y Oduber dieron su bendición al candidato y acompañaron a Arias en los mitines centrales.
Arias, más que orador de multitudes (en televisión terminaba aburriendo) es un organizador nato, que refleja la línea media de su partido. Enfrentado a los bravucones discursos antisandinistas y anti-Contadora de su rival Calderón, Arias prometía luchar infatigablemente para que "nuestros hermanos centroamericanos dejen de matarse los unos a los otros".
Ya como candidato vencedor declaró que Costa Rica, un país que desde la Constitución de 1947 carece de Ejército, y que en 1983 declaró su neutralidad ante los conflictos centro americanos, "no será tolerante ni complaciente con los enemigos del gobierno de Nicaragua que abusen de nuestra neutralidad ". De hecho, el tema de Nicaragua se había convertido en uno de los más discutidos durante la campaña electoral. El candidato socialcristiano llegó a decir, en desliz que le costó muchos votos, que en caso de que Honduras sea "invadido" por Nicaragua, enviaría a la exigua Guardia Civil (5 mil policías) a luchar al lado del Ejército hondureño "para estar presente simbólicamente con el apoyo moral que se debe dar a los países de América".
Mostrando a su contrincante como un cabezacaliente, Arias se dedicó a hablar de paz y de pan antes que fusiles y a desarrollar la idea de neutralidad acunada por el presidente Monge. Consciente de lo que le ha costado a Costa Rica la presencia en su territorio de las huestes de Edén Pastora, Arias prometió que como Mandatario seguirá otorgando el derecho de asilo a los "líderes políticos" que lo soliciten, pero que nunca dará "un asilo de tipo militar" que ponga en peligro la soberanía nacional.
El nuevo Presidente proviene de una familia de la alta burguesía cafetera. A los 30 años se doctoró en ciencias políticas en la Universidad de Essex, Gran Bretaña, y ha sido ministro de Planificación Nacional y Política Económica, así como director de la Universidad Nacional, del Banco Central y del Instituto Tecnológico.
Apartándose de la línea del presidente Monge, Arias se muestra dispuesto a reunirse con su homólogo nicaraguense, Daniel Ortega, en un contexto multilateral. En esto coincide con Vinicio Cerezo y José Azcona, los recién posesionados presidentes de Guatemala y Honduras, respectivamente. Bajo Monge las relaciones con Managua se enfriaron notablemente.
Incidentes fronterizos hacia el lado de Nicaragua de origen no muy claro, en los que murieron algunos uniformados costarricenses, desembocaron en esto y en una acelerada militarización de la Guardia Civil. Además, el nombramiento de Benjamín Piza -fundador del paramilitar movimiento Costa Rica Libre- como ministro de Seguridad, en reemplazo del progresista Edmundo Solano, y el anuncio de que se establecerá en Costa Rica una escuela del FBI, dejaron maltrecha las invocaciones de neutralidad del gobierno de San José.
Los otros problemas que deberá encarar el nuevo Presidente tico es la deuda externa que excede los 4 mil millones de dólares (para una población de 2 millones y medio de habitantes) y los 100 mil desempleados (de una fuerza laboral de 920 mil). Para ello piensa incentivar las exportaciones y la construcción de vivienda. Arias criticó, insistentemente, las tesis económicas de Calderón, basadas "en una creencia total en la economía de mercado, que amenaza con desmantelar el estado de bienestar".

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com