Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/6/1997 12:00:00 AM

CON LOS DIAS CONTADOS?

LA PRESION POPULAR PODRIA ACABAR CON EL REINADO DE SLOBODAN MILOSEVIC, EL PRESIDENTE YUGOSLAVO RESPONSABLE POR LA EXPLOSION DE SU PAIS.

CON LOS DIAS CONTADOS? CON LOS DIAS CONTADOS?
Las multitudinarias manifestaciones recorren las calles de Belgrado, la capital de Yugoslavia, o de lo que queda de ella, es decir, Serbia y Montenegro. Con un retraso de siete años en relación con sus vecinos del Este europeo, los estudiantes y la población serbias están ajustando cuentas con el gobierno de Slobodan Milosevic.Las protestas se originaron por la negativa del gobierno a reconocer las elecciones municipales del 17 de noviembre, en las cuales la coalición opositora Zajedno (unidad) triunfó en Belgrado, en Nis y en otras 14 ciudades. A pesar de la contundencia de las manifestaciones, la primera corte municipal de Belgrado rechazó el miércoles pasado la queja de Zajedno, alejando la posibilidad de un compromiso entre el gobierno y la oposición. La censura de las dos últimas radios independientes ese mismo día fue la gota que desbordó el vaso. Una marea humana de 200.000 personas copó el centro de Belgrado. "Por primera vez en 50 años el pueblo ha mostrado que está unido", exclamó el líder opositor Zoran Djinojic.Yugoslavia ha estado en el centro de las grandes confrontaciones que han sacudido a Europa en este siglo. Después de la Segunda Guerra Mundial, el legendario guerrillero Josip Broz Tito creó Yugoslavia como una asociación de seis repúblicas: Serbia, Bosnia-Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Macedonia y Montenegro. Con el sueño de unir a todos los eslavos del sur en una sola república, Tito se enfrentó al poderoso Stalin, rompiendo sus lazos con Moscú.Así se inició 'la vía yugoslava al socialismo', que desde hace casi 30 años abrió sus puertas a las empresas capitalistas e incentivó modelos de propiedad privada y de autogestión desconocidos en el bloque del Este.Pero la muerte de Tito marcó el inicio de la disolución. Su sucesor, Milosevic, quiso imponer el dominio de la Gran Serbia. La vieja Yugoslavia se disolvió. Croacia, Eslovenia y Bosnia declararon su independencia, con lo que se inició una serie de guerras cada vez más sangrientas.Al terminar la guerra de Bosnia el año pasado, los odios populares se dirigieron contra el gobierno. Cuatro años de bloqueo económico, que la población aceptó con resignación creyendo en el sueño de la Gran Serbia, llevaron al país a la crisis. La caída de la producción y del nivel de vida se vió agravada por el arribo de más de 200.000 refugiados procedentes de Croacia.Hoy, los síntomas de fin de reino son evidentes. La comisión electoral se pronunció en contra de la decisión judicial de anular los resultados electorales. Y la rama judicial, cuya dependencia frente al poder ha sido puesta en evidencia en estos días, está en plena desbandada. "Uno de los pilares del poder empieza a fisurarse", dijo un portavoz del Partido Demócrata, Mile Gligoric, citado por Liberation. Los dirigentes de oposición llaman abiertamente a los policías a fraternizar con los manifestantes y las jóvenes estudiantes reparten flores a los cansados policías. "Si les ordenan atacar a la población, no defiendan al dictador, únanse a nosotros", les increpó el escritor Vuk Drascovic, líder del Movimiento Serbio de Renovación, uno de los tres partidos de la coalición Zajedno. Apoyada en esta fuerte movilización, la oposición no parece intentar un arreglo con el poder. También es dudoso que el gobierno pueda reprimir brutalmente las protestas sin provocar una revuelta popular. Pero las concesiones trasnochadas pierden su efecto. Estas pueden estimular el descontento de una población que, con retraso de siete años, quiere seguir el ejemplo de sus hermanos del Este de Europa, terminando con el régimen autoritario. Se trata, al fin de cuentas, de recuperar el tiempo perdido. n

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com