mundo

Retiran uso de emergencia de medicamentos contra malaria promovidos por Trump

La Agencia de Medicamentos y Alimentación de los Estados Unidos (FDA) indicó en una carta que es "poco probable" que la hidroxicloroquina y la cloroquina sean efectivos contra el coronavirus.


La Agencia de Medicamentos y Alimentación de los Estados Unidos (FDA) revocó la autorización de emergencia para el uso de dos medicamentos contra la malaria promovidos por el presidente Donald Trump para tratar el coronavirus. Se trata de la hidroxicloroquina y un medicamento relacionado, la cloroquina.

"La solicitud de hoy para revocar está basada en nueva información, incluyendo resultados de datos de ensayos clínicos, que han llevado a la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico (BARDA) a concluir que este medicamento puede no ser efectivo para tratar la covid-19 y que los beneficios potenciales para tal uso no superan sus conocidos y potenciales riesgos", indicó la FDA en una carta.

Desde que la pandemia de coronavirus se extendió por varios países, el presidente Trump así como otros líderes mundiales, entre los que destaca el brasileño Jair Bolsonaro, han promocionado la hidroxicloroquina y cloroquina sin contar con estudios y evidencias científicas verídicas, especialmente para su uso en la región latinoamericana que ha sido fuertemente golpeada por la enfermedad.

Los mandatarios se han basado en teorías y comentarios sueltos, aun a pesar de que la FDA emitiera una advertencia de que los medicamentos podrían causar arritmias y afecciones cardiacas.

Según la carta de la agencia del Gobierno estadounidense, la solicitud para revocar la autorización provino de la BARDA, unidad que ha estado al tanto de la reacción y atención ante la emergencia de salud pública que continúa avanzado con rapidez. 

Para finalizar, la FDA agregó que entre las bases sobre las que se tomó la decisión está incluida la evidencia de que "es poco probable que tanto la hidroxicloroquina como la cloroquina produzcan un efecto antiviral", así como "no hay evidencia de beneficio para la mortalidad u otros resultados como la duración de la hospitalización o la necesidad de la ventilación mecánica".