Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/14/1998 12:00:00 AM

DESNUDANDO MITOS

Ante la detención de Augusto Pinochet SEMANA entrevistó en Santiago a Tomás Moulian, el sociólogo que tiene pensando a Chile.

DESNUDANDO MITOS DESNUDANDO MITOS
los 59 años el sociólogo chileno Tomás Moulian se ha convertido en el hombre más leído de la transición de su país. De su libro Anatomía de un mito se han vendido más de 24.000 ejemplares y es la primera voz crítica a ese modelo de transición política hacia la democracia que ha mantenido al general Augusto Pinochet en un papel de protagonismo constante y a las instituciones democráticas en rehenes de los enclaves dictatoriales.
Moulian tenía 34 años cuando el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, era profesor en la Universidad Católica y miembro del comité central del Mapu, Movimiento de Acción Popular Unitario, uno de los partidos que formaban parte del gobierno de Salvador Allende. Hijo de un republicano español que vivió su exilio en Chile y nunca pudo superar el dolor, prefirió no salir al exilio. Hoy encabeza un grupo de intelectuales que miran críticamente la transición a la democracia, lo que le ha valido ser amenazado de muerte por sectores pinochetistas.
SEMANA: Usted dice en su libro, 'Anatomía de un mito', que uno de los mitos chilenos fue creer que sus militares eran respetuosos de las leyes. Hoy el gobierno de la Concertación sigue diciendo lo mismo.
Tomás Moulian: Esa ha sido una de las soberbias y de los mitos chilenos, como también fue creer que podíamos hacer una revolución socialista por la vía pacífica, única en el mundo, la que vivimos como una gran aventura épica. Otro de esos mitos es que la sociedad chilena es distinta a la de América Latina por la tradición democrática chilena y de los militares. Si uno examina bien la historia de Chile lo que hay es una cultura constitucionalista y un apego a la legalidad. Aquí se eligieron ordenadamente a los presidentes desde 1830 y se instaló un orden de tipo autoritario casi imperial igual que los de México. Siempre creímos que las dictaduras eran de los países bananeros y tuvimos la peor dictadura del continente. Ante esta nueva coyuntura nos damos cuenta que no ha habido transición sino transacción y que de democracia poco tenemos. El mundo ve con estupor la defensa de un anciano dictador que dice que asesinó por razones de Estado y un gobierno que lo defiende por razones de Estado.
SEMANA: También dice que a los chilenos les gusta que sus gobernantes sean fuertes o autoritarios.
T.M.: Bueno. Pinochet es la muestra más clara de ello. Para la derecha chilena Pinochet es un semidios dotado de características sobrenaturales. Para la sociedad chilena es un padre castrador que vino a poner el orden y se le acepta como tal. Pinochet encarna esa vieja tradición del presidente padre, que castiga cuando se enoja, y él lo hizo de la manera más brutal. Yo creo que nos hace falta un sicoanalista.
SEMANA: La detención de Pinochet se ha cuestionado por parte del gobierno y la derecha, argumentando que la extraterritorialidad de la ley es un atentado a la soberanía nacional.
T.M.: Ese es el doble estándar de Chile. Tenemos la economía más abierta al mundo global y en ese escenario las decisiones económicas las toman organismos internacionales como el Fondo Monetario, que ha impuesto ahora los ajustes frente a la crisis económica, ¿acaso esa no es una injerencia en la soberanía nacional?
SEMANA: Este episodio inesperado ha desbaratado otro mito, el de la supuesta reconciliación. ¿Qué piensa usted?
T.M.: Creo que uno de los grandes males de esta transición es pensar que hay que reconciliarse para poder llevar a cabo un proyecto de sociedad democrática. La reconciliación es un fenómeno de los cristianos, pero para quienes forman una comunidad política lo que se necesita es un sistema democrático, donde cada uno expresa sus ideas.
SEMANA: Hay un 62 por ciento de chilenos que piden justicia pero pocos piden más democracia. ¿Cree que un juicio a Pinochet pueda conducir a una democratización real de la sociedad chilena?
T.M.: La verdad y la justicia son dos sustentos morales muy importantes para una democracia, pero no por ello la sociedad se hace más democrática. Pinochet es un criminal en función de un proyecto político donde los empresarios y muchos sectores se enriquecieron. Poner la democratización de la sociedad en el terreno del castigo a Pinochet es una ilusión porque no es Inglaterra la que deba resolver lo que los chilenos tenemos que hacer. Y esto no por un problema de soberanía sino porque tenemos que resolver la omnipotencia de Pinochet, basada en un proyecto político más allá de él, cuestionando el marco jurídico en el cual se sustenta el armazón económico social de Pinochet.
SEMANA: ¿Qué va a pasar en Chile si regresa Pinochet?
T.M.: La detención de Pinochet ha cambiado el marco político del país, para bien o para mal. De alguna manera este episodio ha dejado mal parados a todos los sectores políticos que hoy tienen representación en el Parlamento pero no creo que eso tenga una expresión inmediata si él regresa. Lo que yo creo es que va a poner nuevamente en discusión el marco jurídico de esta transición y ahí se pondrá al desnudo esta supuesta cultura democrática de los chilenos.
SEMANA: ¿Y si no regresa y es extraditado a España?
T.M.: Ahí va a despertar la ira de los sectores más fascistas de la sociedad y no dudo que haya asesinatos. No hay que olvidar que aquí hay amenazas de muerte a quienes han apoyado la extradición de Pinochet y que en matar tienen una vasta experiencia los sectores que han apoyado a la dictadura y que ahora lo defienden en su ocaso.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com