Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/15/2004 12:00:00 AM

Develadas

La prohibición del velo islámico en los colegios franceses podría favorecer los extremismos en ese país.

Develadas Según dijo a SEMANA el filósofo Jean François Revel, las manifestaciones contra la prohibición del velo islámico fueron organizadas por los sectores más fundamentalistas de los musulmanes franceses.
Las manifestaciones de protesta no sirvieron. La ley de regulación de los "signos religiosos ostentosos" fue aprobada en Francia a pesar de todo. Afecta al crucifijo y al kipá judío, pero todo el mundo sabe que está dirigida a evitar que las alumnas musulmanas vayan al colegio usando el velo islámico que ha estado en el centro del debate en Francia y en Europa.

Francia tiene cinco millones de musulmanes, la mayoría practicantes, que han ganado protagonismo con el Consejo de Franceses de Culto Musulmán (Cfcm), reconocido por el Estado como interlocutor consultivo, y que cuenta con gran influencia política tanto en Francia como en todo el mundo árabe. Pero más allá de las connotaciones culturales y religiosas de la ley, el tema musulmán viene generando divisiones dentro de los grandes partidos. Ello a pesar de que esas agrupaciones se unieron en el Parlamento para defender el Estado laico y aprobar la polémica ley.

La prueba es que persiste la discusión entre el presidente Jacques Chirac y su ministro de Interior, Nicolas Sarkozy, quien contra la voluntad de su jefe decidió nombrar en enero al profesor de origen argelino Aissa Dermouche, como prefecto del departamento de Jura, en la frontera con Suiza. Pocos días después de su posesión una bomba destruyó el carro del primer prefecto musulmán de la historia francesa.

Sarkozy lleva meses promoviendo la "discriminación positiva" con el objetivo declarado de buscar la integración de los musulmanes franceses. Su posición, al igual que la de otros líderes de los grandes partidos, es defender el Estado laico pero también abrir nuevas vías para la integración de las minorías étnicas, para ganarse las simpatías de estas comunidades. Gracias a ello, Sarkozy se ha convertido en el político más popular de Francia con el 66 por ciento favorable en los sondeos. Por eso hoy se coloca como el rival de Chirac, quien sufrió su mayor desgaste al apoyar a su 'delfín', el ex primer ministro Alain Juppé, pese a que éste acaba de ser condenado por corrupción a 18 meses de prisión y 10 años de prohibición para ejercer cargos públicos.

Sin embargo, Sarkozy puede producir un efecto no buscado. "Al promover la 'discriminación positiva', Sarkozy favorece la división de los partidos y el ascenso de las posiciones radicales", dijo a SEMANA el miembro de la Academia Francesa, Jean-Francois Revel, quien resaltó que las manifestaciones contra la prohibición del velo fueron realizadas por organizaciones fundamentalistas "que son el mayor obstáculo a la democracia, ya que en esa forma tradicional del Islam la religión y la política siguen siendo inseparables".

Los analistas franceses ven el voto musulmán como determinante en los próximos años. Sarkozy ya ha mostrado que quiere esos votos, "porque está decidido a utilizar el Ministerio de Interior como trampolín político para la Presidencia", según Revel, pero por el Partido Socialista, la ex ministra de Finanzas Dominique Strauss-Kahn también está luchando por esta franja. Las elecciones regionales del 21 y 28 de marzo definirán el poder del voto musulmán, y serán un examen para los dos grandes partidos (el conservador de Chirac y la izquierda) que marchan divididos. Según los analistas, con ello le estarían abriendo espacio a la extrema derecha de Jean Marie Le Pen, quien odia a los inmigrantes, especialmente árabes y africanos, y quien estuvo a punto de ganarle las presidenciales a Chirac en 2002.

Los esfuerzos por integrar a los musulmanes a la fuerza con prohibiciones como la del velo podrían, entonces, resultar contraproducentes y dar paso a extremismos que podrían afectar la difícil convivencia de las culturas en la Francia de hoy.

EDICIÓN 1884

PORTADA

Duque versus Petro: La hora de la verdad

A una semana de las elecciones la diferencia entre encuestas genera tensión, incertidumbre y hasta pánico. Sin embargo, en la de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA, Iván Duque alcanza una amplia ventaja.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1885

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.