Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/6/2019 10:59:00 AM

Estado de la Unión: Cuando Trump intenta no ser Trump

En el discurso del Estado de la Unión del martes el presidente estadounidense se apegó a la tradición e intentó hablar en tono conciliador. Pero dejar de ser él mismo no se le da fácil.

Donald Trump llamó a la unidad en el discurso del estado de la unión, pero no ofreció señales en ese sentido Donald Trump durante su intervención de anoche en el Capitolio de los Estados Unidos. Foto: Andrew Harnik // AP

Donald Trump se apegó al teleprompter, leyó su discurso de principio a fin y se dio pocas licencias para improvisar. Como ocurre cada año, cada una de sus afirmaciones era seguida por una salva de aplausos, especialmente de sus partidarios, pero en algunos temas también de los miembros de la oposición demócrata.

Los primeros sondeos entre el público mostraron que las palabras de Trump fueron bien recibidas por la mayoría, que se quedó con su mensaje de unión y búsqueda de grandeza. Pero un examen un poco más a fondo muestra que el presidente no piensa ceder un centímetro en los puntos clave y seguirá siendo él mismo en los dos años que le quedan de mandato y que estarán marcados por una intensa campaña de cara a las presidenciales de 2020.

Trump llamó a la unión bipartidista en asuntos como la recuperación de la infraestructura, la reducción de los precios de los medicamentos por prescripción, la erradicación de la epidemia de VIH en diez años y el combate contra el cáncer, que no generan ninguna resistencia partidista.

Le puede Interesar: ¿Usará Trump el discurso del Estado de la Unión para incendiar aún más la casa?

Del mismo modo, alabó el creciente papel de la mujer en la política (nunca antes ha habido tantas mujeres en el Congreso de ese país), y en ese momento la estruendosa reacción de un grupo de mujeres de la bancada demócrata que se encontraban vestidas de blanco, como símbolo de solidaridad femenina, lo obligó a una de sus pocas salidas de libreto. “No se supone que ustedes harían eso”, dijo, en uno de los momentos más divertidos de la noche.

“Parece que cada año el presidente se despierta y descubre el deseo de unidad en la mañana del Estado de la Unión, y luego pasa los 364 días restantes del año dividiéndonos y sembrando un estado de desunión”.

Pero a pesar de que en la superficie su alocución pareció un llamado a la unidad, en el fondo su argumentación en algunos temas sensibles dejaron entrever que seguirá haciendo las cosas a su manera, algo que en horas de la mañana ya había anticipado Chuck Schumer, el líder de los demócratas en el Senado, cuando afirmó: “Parece que cada año el presidente se despierta y descubre el deseo de unidad en la mañana del Estado de la Unión, y luego pasa los 364 días restantes del año dividiéndonos y sembrando un estado de desunión”.

Le recomendamos: "Acompañamos al pueblo venezolano en su noble lucha por la libertad": Trump

En ese sentido es esclarecedora la postura que mantuvo, por ejemplo, frente al muro en la frontera sur que es una de sus mayores promesas de campaña. Aunque contradijo los rumores al no declarar el Estado de emergencia que le permitiría desviar algunos fondos destinados a otras iniciativas para la construcción de su barrera, se reafirmó en su propósito de hacerlo: “Voy a construirlo”, dijo. En la práctica, eso significa que deja abierta la opción de buscar una forma unilateral de financiamiento, pues está claro que los demócratas, con mayoría en la cámara baja, bloquearán la iniciativa tantas veces como sea necesario.

Otro punto en el que mostró su indiferencia por la opinión de otros, esta vez de sus propias agencias de inteligencia, fue en las políticas internacionales que piensa seguir respecto a Irán y Corea del Norte. En relación al primero, se ufanó de haberse retirado del tratado nuclear con el país persa y de las duras sanciones económicas que le ha impuesto por considerarlo el máximo “patrocinador del terrorismo” en la región. Por otro lado, anunció una nueva ronda de diálogos con el líder norcoreano Kim Jong-un para finales de mes, en Vietnam. “Si no hubiera sido elegido presidente de los Estados Unidos, ahora mismo, en mi opinión, estaríamos en una gran guerra con Corea del Norte”, aseguró.

En contexto: El segundo round de Trump

Y pronunció esas palabras a pesar de conocer los últimos reportes de inteligencia que alertan sobre las maniobras del gobierno de Pionyang para desarrollar nuevas armas y mantener oculto parte de su arsenal nuclear. Al mismo tiempo, los expertos señalan que Irán no representa un peligro y se ha acogido al tratado suscrito por Barack Obama en 2015. La semana pasada, refiriéndose al tema, el mandatario llamó “inocentes” a los investigadores de las agencias y los invitó a volver al colegio.

Pero quizá su mensaje más desentonado de la noche fue cuando después de hablar de sus éxitos económicos dijo que “se está produciendo un milagro económico en Estados Unidos, y lo único que puede detenerlo son las guerras estúpidas, la política o las ridículas investigaciones partidistas”. No aclaró específicamente a qué se refería, pero se interpretó como un esfuerzo para minar las investigaciones en su contra por su posible colusión con Rusia para intervenir en las elecciones presidenciales de 2016,  por obstrucción a la justicia y por movimientos financieros ilícitos en su campaña.

Pero quizá su mensaje más desentonado de la noche fue cuando después de hablar de sus éxitos económicos dijo que “se está produciendo un milagro económico en Estados Unidos, y lo único que puede detenerlo son las guerras estúpidas, la política o las ridículas investigaciones partidistas”.

El discurso del Estado de la Unión resultó tan protocolario como los aplausos que a espaldas del presidente ejecutaba Nanci Pelosi, la líder de los demócratas en la Cámara y principal enemiga política de Trump, quien sabe, más que nadie, que la unión del país en este momento está más lejos que nunca.

EDICIÓN 1946

PORTADA

El último día de Luis Carlos Galán Sarmiento

Gloria Pachón de Galán, la periodista que compartió su vida con el prócer inmolado, acaba de lanzar "18 de agosto" , un libro de memorias en el que narra pormenores de su experiencia a su lado. SEMANA publica el capítulo crucial.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1946

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.