Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/15/2003 12:00:00 AM

El caballo de Troya

El ingreso a la Unión Europea de Polonia, un país muy alineado con Estados Unidos, pondría en peligro la capacidad de decisión del ente continental.

La expansion de la Union Europea (UE) hacia el este pasó su más dura prueba la semana pasada cuando Polonia dio el sí en su referendo interno. De los 10 países que aspiran a ingresar el primero de mayo de 2004 a la UE -ocho de ellos ex comunistas- Polonia es el más importante. Con 38,5 millones tiene más habitantes que los otros nueve aspirantes y su ingreso cierra un ciclo histórico importante para las naciones que estuvieron bajo el dominio soviético durante la Guerra Fría. En 1989 se convirtió en el primero de los países de Europa del este en derribar el comunismo y en 1999 se unió a la Otan. "Hemos esperado mucho este momento. Hoy podemos decir que regresamos a la gran familia europea", afirmó con júbilo el presidente, Aleksander Kwasniewski.

Hasta el último minuto se temía por el resultado. Aunque era claro que la mayoría de los votantes polacos daría el sí -al final cerca de 80 por ciento lo hizo- se requería que más de 50 por ciento de la población se acercara a las urnas para validar su veredicto. A pesar de una agresiva campaña publicitaria que mostraba a niños soñando con jugar en el Real Madrid y polacos vacacionando en la Riviera Francesa el fantasma del abstencionismo se dejó sentir. En un país de mayoría católica, donde la mitad de las personas visitan con frecuencia la iglesia, sus habitantes temían que la actitud del resto de Europa en temas como el aborto, los derechos de los homosexuales, el divorcio y el sexo prematrimonial minaran la moralidad nacional polaca.

El impulso para que 58 por ciento de los polacos decidiera votar llegó, precisamente, por parte de la persona más influyente en el país, Juan Pablo II. "Europa necesita a Polonia y Polonia necesita a Europa", afirmó el Papa desde el Vaticano al tiempo que calificó la adhesión como "un acto de justicia histórica".

Sin embargo, después de conocido el resultado, no todos en el continente compartían el júbilo de Kwasniewski, quien necesitaba este resultado para mantener la debilitada alianza que lo sostiene en el poder. La evidente cercanía entre Washington y Varsovia es mirada con recelo y desconfianza en Europa, hasta el punto de considerar a Polonia el 'caballo de Troya' de los norteamericanos en el Viejo Continente.

Se trata, probablemente, del país más pronorteamericano en el mundo. Los lazos entre las dos naciones son muy fuertes y en Estados Unidos viven 10 millones de polacos dispuestos a promover los intereses de su país. En contraste con la oposición del eje francoalemán, que los halcones llamaron la "vieja Europa", el apoyo polaco a la intervención en Irak fue incondicional desde el principio. Washington premió su obediencia y Polonia se convertirá en uno de los tres países que controlarán alguna porción del territorio iraquí. Muchos consideran que la jugada de la Casa Blanca busca elevar el perfil de su protegido para ponerlo a la altura de España o Italia. Sin embargo Irak no fue el primer indicio del alineamiento de Varsovia con Washington, y el antecedente más importante fue la decisión de comprar 48 cazas F-16 a Estados Unidos en lugar de optar por los Mirage franceses o los Grippen britanico-suecos, negando millones a la industria europea.

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Joscha Fischer, recientemente se preguntó si Washington estaba usando a Polonia para dividir y debilitar a la Unión Europea, y el ex canciller francés Hubert Védrine fue más lejos al decir que no era el caballo sino del "asno de Troya".

Por el momento los temores parecen excesivos. "Aparte de la política de defensa no veo muchos temas en los cuales Polonia necesite alinearse con Estados Unidos en contra de sus nuevos compañeros", dijo a SEMANA Alan Sked, del London School of Economics. Sin embargo la desconfianza de los europeos no cesará hasta que Varsovia demuestre que sus simpatías están de su lado del Atlántico.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com