Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/15/1991 12:00:00 AM

EL EJERCITO ROJO

Cuál será el papel de las Fuerzas Armadas soviéticas en torno a la supervivencia de la Unión.

EL EJERCITO ROJO EL EJERCITO ROJO
En medio de un torbellino histórico, la URSS se acerca al momento de las definiciones. El referéndum nacional previsto para el 17 de marzo podría replantear por completo la concepción misma del país y podría significar que algunas de las 16 repúblicas que integran la Unión salgan del redil. En esas condiciones, muchos se preguntan por la actitud del Ejército Soviético en un proceso que atenta contra las bases ideológicas que le han animado desde su creación.
No se trata de una pregunta abstracta. Desde comienzos del año, cuando el Kremlin los lanzó sobre los manifestantes independentistas bálticos, los soldados soviéticos han asumido un papel cada vez más preponderante en la defensa del gobierno, sobre todo frente a los separatistas.
A los ojos de los analistas, la despolitización del ejército es un problema sin resolver, a pesar de que el país ya abandonó formalmente el monopolio comunista del poder. El partido comunista pareció salir de los rangos militares a partir de la vigencia del artículo 16 de la Ley de las Asociaciones, en el que se ordena que los militares deben, en razón de su profesionalidad, guiarse por lo estipulado en la legislación vigente y no por las resoluciones de partidos políticos o movimientos sociales. Pero el 25 por ciento de los soldados y el 75 por ciento de los oficiales siguen perteneciendo al PC, lo que explica que el Directorio Político de las Fuerzas Armadas pretenda conservar en las tropas las estructuras partidistas. En octubre pasado, uno de sus reglamentos obliga a los militares comunistas a

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.