Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/10/1986 12:00:00 AM

EL NENE SE VA A PARIS

Con la caida de Jean Claude Duvalier después de dos semanas de manifestaciones, termina una dictadura familiar de 40 años

EL NENE SE VA A PARIS EL NENE SE VA A PARIS
El presidente vitalicio de Haití dejó de ser vitalicio. La dinastía de más de cuarenta años y de los cuales Jean Claude Duvalier llevaba 28 en el poder, terminó el pasado 7 de febrero cuando Nené Doc, como se le conoce, renunció a su cargo e inmediatamente viajó a París, en donde haría escala para luego continuar hacia Gabón, país del Africa central, que al parecer fue el único país que aceptó darle asilo.
Después de pasearse muy orondo con su esposa por las calles de la capital haitiana, para demostrar que estaba más firme en el poder que nunca -tras las afirmaciones (después rectificadas) del vocero de la Casa Blanca en las que se daba como un hecho la renuncia del Presidente vitalicio-, Jean Claude Duvalier estaba gestionando su asilo ante varias capitales europeas. Según un portavoz del gobierno griego, este país habría rechazado una solicitud de asilo formulada por el curioso Mandatario. Se confirmaba así una noticia del diario Ethnos que afirmó que el dictador haitiano había recibido también respuestas negativas de España, Suiza, Argentina e Italia.
Según esas fuentes, la familia de Duvalier" había hecho tales pedidos "a nombre de Duvalier". Sin embargo, Adrien Ryamond, ministro haitiano de Información desmintió en Puerto Príncipe dichas versiones calificándolas de "completamente tendenciosas", apenas unas horas antes del viaje del dictador.
La vida económica de Haití estuvo paralizada desde el viernes 31 de enero, cuando los almacenes, fábricas y colegios se lanzaron a un paro general en la capital de la isla y en Cabo Haitiano, la segunda localidad del país.
La reacción del régimen fue lanzar a la calle el Ejército y a los paramilitares Tom Tom Macoutes, lo que dejó un rastro de sangre: fuentes hospitalarias aseguran haber visto 50 personas muertas en la capital y otras 20 en las provincias.
Los huelguistas, amenazados por el gobierno con ser llevados a prisión si no reanudaban sus actividades, se encontraron entre dos fuegos: reabrían sus negocios y recibían las represalias de anónimos sectores que impulsaban o continuaban el movimiento y se enfrentaban a las fuerzas oficiales. Según la agencia AFP, algunos optaron, en vista de eso, por una solución original: declarar "ni abiertos ni cerrados" los comercios.
La crisis, que estalló súbitamente, fue atribuida a intrigas del gobierno norteamericano. Clovis Desinor, un viejo ex ministro duvalierista, que hoy está en la oposición, informó a algunos periodistas europeos en Puerto Príncipe que el gobierno del Nené Doc se encuentra "ante una situación creada por el gran vecino, y Estados Unidos tiene una responsabilidad moral".
Los rumores recogidos por los mismos informadores indicaban que Washington había empezado a temer una cierta tendencia hacia la independencia de Duvalier en materia política, ante las dificultades que atraviesa su régimen. Quienes esto afirman, citan el discurso del viernes 31 de enero, en el cual el dictador de 34 años dijo: "Sé que los ingresos per cápita son modestos. Sé también que el reparto de las riquezas es desigual y a veces incluso chocante. Yo os propongo solemnemente hoy un nuevo proyecto de sociedad, en el cual serán invertidas, bajo control estricto y riguroso de que vosotros mismos seréis jueces y beneficiarios, todas las posibilidades y todos los recursos de nuestra economía. Este proyecto, que ha sido elaborado por nuestros técnicos más calificados, está ya listo".
Pero el desgaste del gobierno, con la revuelta del viernes y la resistencia pacífica, se aceleró. Volantes que circulaban clandestinamente, pedían boicotear el carnaval del 12 de febrero, uno de los eventos más importantes del país. "Después del boicot al carnaval y la huelga general de ocho días, en el caso de que todavía permanezca en el poder Jean-Claude, cada vez más aislado, ya no será más que el Presidente del inmueble del Palacio y quedará muy poco por hacer para desalojarlo" decía el llamado, que horas después fue desbordado por los hechos.
Sin embargo, a pesar de que terminan cerca de 15 días de confusión y de informaciones encontradas, la caída de Duvalier no aclara mucho en relación con el futuro de la isla, ya que provisionalmente se ha nombrado una junta de gobierno, cuya cabeza visible es Henri Numphy, destacada figura del Ejército haitiano y considerado como un hombre de extrema derecha.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.