Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/5/1999 12:00:00 AM

EL NUEVO BUSH

Al anunciar su primer paso hacia la candidatura republicana, George W. Bush demuestra que <BR>en Estados Unidos también hay delfines.

EL NUEVO BUSH EL NUEVO BUSH
La carrera por la presidencia de Estados Unidos comenzó a calentarse la semana pasada
con el anuncio del gobernador de Texas, George W. Bush, de su intención de conformar un 'comité
exploratorio', un requisito legal previo al lanzamiento de su nombre para la candidatura de su partido, el
Republicano.
El guiño de Bush se produjo en parte como respuesta ante lo que parece ser un brote de entusiasmo
sorprendente por su nombre. Aunque se trata del octavo republicano en iniciar los trámites de su
candidatura, ninguno de los anteriores había logrado concentrar tanto la atención nacional. Porque para
muchos republicanos el hijo del ex presidente Bush tiene los elementos necesarios para recuperar la Casa
Blanca en 2000.
El apoyo que pareció convencer al ahora precandidato se produjo en Washington el 23 de febrero cuando, en
medio de la asamblea de la Asociación Nacional de Gobernadores, la mitad de los mandatarios
regionales republicanos decidió declarar su adhesión a Bush. Nunca antes se había presentado una
movilización de esa naturaleza. Y lo más curioso es que se presentó por alguien que, como Bush, no había
confirmado sus aspiraciones.Luego de muchos años en el sector privado George W. (nunca se le llama
George Jr.) saltó al primer plano nacional al derrotar a Ann Richards por la gobernación de Texas en 1994.
Más moderado que su padre y su hermano Jeb, gobernador de Florida, la fuerza de Bush radica en su
'conservatismo compasivo', o de rostro humano, y en una gran simpatía personal. En sus dos períodos al
frente de Texas ha tenido éxito en sus programas de educación y salud pública y no le ha temblado la mano
para enfrentarse en su propio partido a la poderosa derecha religiosa.
Sus enemigos le reprochan cabalgar en su famoso nombre y haber sido un niño rico y consentido que fue
alcohólico y usó drogas. También el haberse enriquecido por cuenta de negocios poco claros. Pero el propio
Bush, quien ha prometido una campaña sin agravios personales, ordenó una investigación de su propio
pasado para precaver los escándalos que le podrían sacar en su contra. Porque a soldado prevenido...

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com