Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 5/31/2014 12:00:00 AM

Sagrada visita

Todos esperaban a Francisco en la basílica de la Natividad de Belén.

Todos esperaban a Francisco en la basílica de la Natividad de Belén. Pero antes de llegar, el papa se bajó de su vehículo descapotado para cumplir una cita aún más importante: la paz. El sumo pontífice se acercó a la pared construida por Israel para separar a Cisjordania, y como cualquier habitante, rezó en silencio y apoyó su cabeza en la fría muralla. En su visita por Tierra Santa, el papa logró el compromiso de los presidentes palestino e israelí, Mahmud Abbas y Shimón Peres de acudir al Vaticano para rezar por el fin del conflicto. “Construir la paz es difícil, pero vivir sin ella es un tormento” señaló. Su paso por Jerusalén se dio en un momento crítico, pues para las comunidades ultraortodoxas, la celebración de la misa final en el Cenáculo, lugar de la última cena y la tumba del rey David, revive los rumores de que Israel estaría negociando con el Vaticano la cesión de parte de este espacio. Sin embargo, las autoridades israelíes lo niegan. El embajador de Israel ante la Santa Sede, Zion Evrony, dijo que “contrariamente a los rumores, no hay ninguna intención de transferir al Vaticano la soberanía del Cenáculo.” Francisco culminó su visita el pasado lunes y en su avión de regreso a Roma habló del matrimonio para los curas y dijo, con toda tranquilidad que “al no ser un dogma de fe, siempre está la puerta abierta”.

EDICIÓN 1959

PORTADA

¿Qué hay detrás del paro nacional del 21 de noviembre?

Razones, realidades y mitos de la movilización social del 21 de noviembre.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1959

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.