Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/19/1996 12:00:00 AM

EL PASADO NO PERDONA

Resulta diciente que el gobierno norteamericano haya resucitado sólo ahora el tema de los contactos del ex presidente boliviano con el narcotráfico.

EL PASADO NO PERDONA, Sección Mundo, edición 716, Feb 19 1996 EL PASADO NO PERDONA

ESTADOS UNIDOS ESTA ENtrando de lleno en la época preclectoral y los temas más cruciales para el votante gringo se convierten en el pan de cada día. En medio de tanto issue, el narcotráfico ha ganado puntos en importancia, sobre todo luego de la terminación de la Guerra Fría. Y eso se nota en que tanto los republicanos como los demócratas se han referido a él. Muy en concordancia con ese ambiente, el gobierno ha pasado a los hechos. Prueba de ello es que hace un par de semanas no le tembló la mano para cancelarle la visa de ingreso a Estados Unidos al ex presidente boliviano Jaime Paz Zamora. Esa podría ser la explicación para haber sacado del cuarto de San Alejo un asunto relativamente viejo como éste.
Los rumores de estrechos vínculos del ex mandatario con el difunto narcotraficante Issac Chavarría recorrieron las calles de La Paz durante su mandato entre 1989 y 1993. Estos decían que la relación entre los dos hombres databa de principios de la década y que Chavarría hizo aportes económicos importantes en las campañas electorales de 1987 y 1989. Pero una vez finalizado su mandato, en marzo de 1994, esas acusaciones dejaron de ser chismes de cocina para convertirse en afirmaciones documentadas. La Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico de Bolivia -Felcn- dio a conocer un extenso dossier, en el cual revelaba algunos vínculos de Paz Zamora con la mafia. En él había desde fotos suyas en compañía de Chavarría hasta cartas en las cuales el capo le sugería candidatos para ocupar altas posiciones en las fuerzas armadas. El paquete de información también contenía una confesión de su secretaria privada, Susana Seleme, sobre las reuniones del ex presidente con narcotraficantes en la localidad de Santa Cruz.
Como respuesta a esas acusaciones, Paz Zamora aseguró en ese momento haber sido traicionado en su buena fe y anunció su retiro definitivo de la vida pública. Luego de esa intervención, el ex presidente declaró como testigo ante una comisión parlamentaria que investigaba las relaciones de la clase política con el narcotráfico, pero el Congreso nunca abrió una investigación formal en su contra.
Mientras Paz Zamora salió bien parado en su país, varios de los capos bolivianos fueron a parar a manos de la justicia de Estados Unidos. El jefe de campaña de su partido -el Movimiento Izquierda Revolucionario- Edgar Fernández Lazcano fue sacado de Bolivia por la DEA y llevado a Estados Unidos. También el coronel Faustino Rico Toro -a quien Paz nombró jefe de Felcn y destituyó una semana más tarde por presión del gobierno norteamericano- fue extraditado a Florida en marzo de 1995 tras una larga batalla legal porque en Bolivia esta práctica está prohibida.
Con estos antecedentes, para algunos observadores bolivianos resulta muy
curioso que la cancelación de la visa a Paz Zamora haya ocurrido justo después de que Rico Toro se haya acogido al 'Recurso de Alford', una figura jurídica con la cual puede disminuir su pena de 40 años a 22 meses. Es decir que las autoridades estadounidenses podrían tener en sus manos una confesión que implique directamente al antiguo mandatario con los traficantes de droga, algo contra lo cual la amenaza de Paz de lanzarse a la presidencia de la República tendría muy poco peso.
Pero un analista boliviano en temas de narcotráfico, residente en Miami, dij o a SEMANA que el gobierno estadounidense tiene pruebas sobre las relaciones de Paz con la mafia desde mucho antes de que se iniciara el juicio contra Rico Toro. Así las cosas, la cancelación de su visa puede ser una señal muy oportuna de que Bill Clinton está dispuesto a todo para demostrar que tiene mano dura para tratar a los políticos involucrados en escándalos de narcotráfico. En México, en Bolivia y en cualquier otra parte.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    close
  • Danta, sin rumbo por la tala

    Danta, sin rumbo por la tala

    close
  • 'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    close
  • “El Gobierno de Maduro me culpa de todos los males que hay en el país”: Julio Borges

    “El Gobierno de Maduro me culpa de todos los males que hay en el país”: Julio Borges

    close
  • La marcha nacional por la universidad pública en 2 minutos

    La marcha nacional por la universidad pública en 2 minutos

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.