Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/3/2000 12:00:00 AM

El segundo fujimorazo

Alberto Fujimori parece en camino de salirse con la suya para permanecer cinco años más en el poder.

El segundo fujimorazo El segundo fujimorazo
Pocos días antes de la segunda vuelta electoral peruana muchos analistas coincidían en que el candidato opositor Alejandro Toledo había triunfado al negarse a participar en unos comicios plagados de irregularidades. Decían que el presidente Alberto Fujimori había quedado contra la pared, cercado por las denuncias de fraude y manipulación y por los pedidos de aplazamiento hechos tanto por las comisiones de veeduría como por Estados Unidos y otros gobiernos.

La tesis sostenía que, de ganar así, Fujimori quedaría con su legitimidad tan afectada que tendría que convocar a nuevas elecciones. Esa idea parecía tanto más obvia en cuanto el propio Departamento de Estado norteamericano había pedido el aplazamiento y advertido que la negativa afectaría las relaciones de Estados Unidos con el Perú.

Sin embargo los hechos han demostrado que el impasible hijo de japoneses tenía todos los escenarios bajo control. A pesar de las presiones Fujimori siguió con la segunda vuelta el pasado 28 de mayo y, como era de esperarse, ganó con el 75,22 por ciento de los votos. De nada sirvieron las manifestaciones multitudinarias de Toledo, quien anunció una campaña de “resistencia pacífica”, ni el clamor internacional, ni las fallidas propuestas de sanciones en la OEA. Fujimori ganó, y se quedó. Punto.

Pero el aparente éxito de su terquedad no debería sorprender. Fujimori ha demostrado en sus 10 años en el poder una impresionante capacidad para aprovechar todos los factores a su favor. Como dijo a SEMANA un observador peruano que pidió reservar su nombre, “El Chinito’ supo calcular su jugada. Para mí es evidente que Fujimori sopesó los riesgos y lanzó sus cartas magistralmente. Si se salió con la suya en el fujimorazo, que no tenía ninguna presentación jurídica, nada indica que esta vez no lo logre de nuevo, ahora que tiene a su favor todo el andamiaje institucional del país”.

En efecto, desde que decidió buscar una segunda reelección, Fujimori no se detuvo. Cuando tres magistrados de la Corte Constitucional conceptuaron que su aspiración era contraria a la Carta los destituyó y nombró a tres de su confianza. En Lima dicen que si las manifestaciones contra esa maniobra no le hicieron mella, no lo lograrán ahora las organizadas por Toledo.

Otra argumentación sostiene que si Fujimori se salió con la suya en 1992, en el cierre del Congreso o fujimorazo, que no tenía ninguna presentación jurídica, ahora el tema del fraude electoral y a favor del presidente-candidato está envuelto en una controversia jurídica interminable.

Fujimori siempre ha logrado justificarse basado en sus éxitos contra el narcotráfico y el terrorismo de Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru y en el manejo de la crisis económica. Y en esta ocasión esa plataforma le volvió a funcionar, como quedó evidenciado en la actitud de Estados Unidos, que aunque reprochó las elecciones no puso todo su peso jurídico para hacer aprobar sanciones. De nuevo primó la estabilidad frente a la protección de la democracia.

Y, por último, Fujimori jugó con la situación de tantos países de América que reciben con desconfianza las propuestas que impliquen injerencia en asuntos internos. En pocas palabras, con la inoperancia de la Organización de Estados Americanos en este tipo de asuntos. Por todo ello mucha gente está convencida en Perú de que, salvo que Estados Unidos intente algo extraordinario esta semana en la OEA, Fujimori de nuevo se ha salido con la suya.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com