antetitulo

Miedo, protagonista silencioso de parlamentarias venezolanas

Pero actor de primer orden, así se puede describir al sector de las autopartes, que desempeña un papel esencial dentro de la industria automotriz. El año pasado registró ventas por más de 13 billones de pesos.


Cuando se habla del sector automotor en Colombia suele pensarse de inmediato en las partes más visibles de este: los concesionarios, las casas matrices o los talleres. Sin embargo, la industria es mucho más que eso, en la cadena de producción hay otros actores activos (y no tan recordados) como los fabricantes de partes, los distribuidores, los representantes, los importadores, los mayoristas y minoristas, las servitecas, los lavaderos y los montallantas, entre otros.

El 90 por ciento de las empresas del ramo son pequeñas y medianas y generan cerca del 60 por ciento del empleo de esta industria. Por eso las autopartes son esenciales dentro de su engranaje.

Diversos estudios revelan que el consumidor acude a los concesionarios durante el periodo de garantía y luego no vuelve. En búsqueda de alternativas que se acomoden a su economía también se ha evidenciado que los usuarios prolongan la vida útil de sus vehículos a través de ‘prácticas’ no recomendables. El reto que las compañías han asumido desde hace años es poder brindarles a sus clientes un acompañamiento constante, fiable y valioso, para garantizar la recompra.

Esta labor se ve reflejada en los datos del departamento de mercados y estadísticas de Asopartes, donde se evidencia que en nuestro país, en 2018, se realizaron ventas de autopartes por más de 13 billones de pesos y, durante estos meses de 2019, se presentó una variación positiva del 19,57 por ciento, si se compara con el año anterior. Esto representa un incremento significativo en cifras reales. También hay que destacar que las exportaciones han crecido y hoy suman más de 180.000 millones de pesos en ventas, con un aumento del 55,18 por ciento, con respecto al mismo periodo de 2018.

Esto demuestra el potencial de un sector que ya cubre mercados como Estados Unidos, México, Bolivia, Argentina, Brasil y China, entre otros. Aunque preocupen las tendencias y las dinámicas del mercado, estas no son un impedimento para seguir creyendo que desde el anonimato, este es un gremio fuerte y en crecimiento. Por eso espero que la próxima vez, cuando a usted le hablen del sector automotor, además de pensar en concesionarios y talleres, recuerde el valioso negocio de las autopartes.