vacunas

Empresa de publicidad estaría ofreciendo altas sumas de dinero a influencers para que hablen mal de la vacuna de Pfizer

Uno de los involucrados aseguró que le ofrecieron un contrato muy lucrativo para afirmar que la vacuna de Pfizer representa un riesgo letal.


Un grupo de youtubers e inflencers franceses denunciaron que han sido contactados por una empresa de publicidad que les ha ofrecido millonarios contratos para que desprestigien la vacuna contra la covid-19 fabricada por la farmacéutica Pfizer.

De acuerdo con el youtuber francés Léo Grasset, este martes recibió un correo de la compañía, de la cual no dijo su nombre, con un ofrecimiento secreto de mucho dinero para afirmar que la vacuna de Pfizer presenta un riesgo letal para la salud de quienes se la aplican y que tanto las agencias reguladores, las entidades médicas y la prensa tradicional han estado encubriendo el supuesto riesgo.

Grasset, que cuenta con más de un millón de seguidores en Youtube, afirmó que rechazó la oferta de la compañía. Así mismo lo hicieron otros influencers de Francia que cuentan con alto número de seguidores en sus plataformas de Twitter, Instagram y YouTube, quienes también aseguraron que fueron contactados con ofertas similares.

En el caso de Grasset, aseguró que recibió un correo proveniente de una persona que se identificó como Anton quien le dijo que contaba con un “presupuesto considerable para una campaña informativa sobre la covid 19 y las vacunas disponibles para los europeos, especialmente AstraZeneca y Pfizer”, según contó la agencia AP.

Específicamente, Anton, le pedía al influencer un video de 45 segundos a un minuto publicado en sus plataformas de Instagram, Tik Tok o Youtube donde asegurara que “la tasas de mortalidad de la vacuna de Pfizer es tres veces mayor que la de AstraZeneca”.

El youtuber también debía cuestionar, por medio de su video, la decisión de la Unión Europea de utilizar esta vacuna en su plan masivo de vacunación.

En su correo, Anton le decía al influencer que debía afirmar que la vacuna “es un monopolio que está perjudicando a la salud pública” haciendo referencia a la compra de dicho biológico por parte de la UE.

En un siguiente correo, el contacto de la supuesta agencia se negó a responderle a Grasset quién estaría financiando la campaña y le afirmó que “el cliente prefería permanecer incógnito”.

El joven youtuber compartió todos los correos con la agencia de prensa AP y con las autoridades para establecer quién estaría detrás de las falsas denuncias.

Vale la pena recordar que como a Grasset, hace unos meses un médico que se encuentra realizando sus prácticas profesionales en el sur de Francia y que cuenta con decenas de miles de seguidores en sus redes sociales, fue contactado por los organizadores de la campaña de difamación.

Según contó el mismo médico a la televisión francesas BFMTV, le ofrecieron más de 2.000 euros si publicaba un video de 30 segundos difamando sobre la vacuna y hablando de sus riesgos para la salud pública.

Sobre estos casos, el ministro de salud de Francia, Olivier Verán, aseguró que el gobierno condena la campaña de desinformación. “es patético, peligros e irresponsable y no va a funcionar”, afirmó.

A finales de la semana pasada, el gobierno francés aseguró que va a vacunar a un barrio completo de Burdeos con el fin de hacer frente a una de las variantes del coronavirus, denominada VOC 20I/484Q, que fue identificada en esa zona.

Las autoridades francesas informaron que las primeras 5.000 dosis de las vacunas se empezarán a administrar a partir de la próxima semana. El objetivo es aplicar 15.000 unidades en tres semanas.

Para llevar a cabo la vacunación masiva, el ayuntamiento de Burdeos instalará un centro de vacunación improvisado en el barrio de Bacalan, el cual tiene cerca de 8.000 habitantes y está ubicado al norte de la ciudad. Otros de los puntos de vacunación que se habilitarán para aplicar las dosis de Moderna serán las farmacias del barrio.

“Se trata de una ‘variante preocupante’, como la inglesa y la india, por ejemplo. Su cepa es inglesa, pero sufrió una mutación”, indicó a la agencia AFP Patrick Dehail, consejero científico de esa región.

Francia ya suministró al menos una primera dosis de la vacuna a 20 millones de sus habitantes (30,6 % de la población), lo que supone un paso significativo para implementar medidas de flexibilización a las restricciones impuestas.

Con información de AFP