mundo

En Brasil, diplomático alemán es acusado de asesinar a su propio esposo

La Cancillería alemana informó que junto con la Policía brasileña están investigando el caso.


Desde la noche del sábado 6 de agosto, el cónsul designado por Alemania en Río de Janeiro, Brasil, Uwe Herbert Hahn, fue detenido por las autoridades como uno de los sospechosos de la muerte de su esposo, un hombre de nacionalidad belga conocido como Walter Biot. Sin embargo, este domingo 7 se le negó la libertad mediante la figura del habeas corpus, por lo que continúa bajo la vigilancia de la Policía brasileña.

Según las autoridades, el diplomático afirmó que su esposo murió de repente en su casa el viernes en la noche. Empero, la detención de Herbert fue motivada luego de las investigaciones del cuerpo forense, quienes habrían encontrado rastros de sangre y heridas en el cuerpo de la víctima, lo que levantó la sospecha de un asesinato.

Hasta el momento, la Cancillería alemana comunicó que se encuentra al tanto del caso, y de la mano con las autoridades brasileñas investigando los hechos. Sin embargo, no dieron mayores detalles de las conclusiones o teorías que hasta el momento se hayan encontrado.

“Las circunstancias de la muerte son evidentes. Percibimos que fue una muerte violenta por los rastros de lesiones en diferentes partes del cuerpo”, fueron las palabras de Camila Lourenço, una investigadora oficial a medios locales.

La investigadora dejó en claro que la versión de una “muerte repentina” por parte de diplomático estaría siendo desestimada, pero no se ha revelado el dictamen forense, por lo que no se ha determinado la causa real de muerte.

Entre tanto, medios locales han informado que el cónsul y su esposo llevaban una relación de 23 años.

Rescataron a mujer que estuvo secuestrada por 17 años con sus dos hijos

Desde Río de Janeiro, en Brasil, la historia de una familia que estuvo en cautiverio por 17 años está conmocionando al mundo, ya que según explicaron las autoridades, el principal sospechoso de mantenerlos encerrados habría sido el padre de los jóvenes y esposo de la mujer.

Así entonces, se informó que en una casa ubicada en el barrio Guaratiba, al oeste de la ciudad, la Policía Militar de Río encontró a la mujer y madre de los dos jóvenes de 22 y 19 años, quienes estaban atados y en un mal estado de salud, tras permanecer los últimos 17 años encerrados.

“Los jóvenes, que serían hijos de la mujer y del sospechoso de mantenerlos en cautiverio, estaban amarrados, sucios y desnutridos...”, explicaron las autoridades en un comunicado a la opinión pública, agregando que al ser rescatados fueron enviados a un hospital en la ciudad para las atenciones médicas necesarias.

Incluso, la Secretaría Municipal de Salud reveló que estas personas fueron diagnosticadas con un cuadro de desnutrición y deshidratación grave. Además de esto, estarían siendo atendidos por profesionales de salud mental para tratar el encierro y la tortura que sufrieron las víctimas.

Por otra parte, también se informó que se capturó al presunto captor, quien fue identificado como Luiz Antonio Santos Silva, esposo y padre de las víctimas. Según medios locales, este hombre tendrá que responder ante la justicia brasileña por los delitos de secuestro, malos tratos, tortura, entre otros.

“Dijo que no veía la luz del día y decía que sentía dolor por la luz del sol. Le ofrecimos agua, le pregunté si había comido alguna cosa y si quería comer, dijo que no. Decía ‘no, o no, no puedo comer, no nos deja comer sin su autorización... Le expliqué que ella y los hijos estaban en libertad ahora y que el hombre había ido preso, pero aun así ella insistió y no comió nada”, fueron las palabras del capitán de la Policía Militar, William Oliveira según recogió Univisión, sobre las primeras reacciones de las víctimas.

La madre contó a las autoridades que en ocasiones pasaban hasta tres días sin comer y que constantemente eran víctimas de violencia física y psicológica por parte de su esposo y presunto captor, Santos Silva, de quien era pareja hace 23 años, según el portal G1.