Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 6/14/2019 3:00:00 PM

En imágenes: cinco hechos que están ocurriendo en Brasil, a propósito de la Copa América

El gigante sudamericano está atravesando por un momento movido en lo político, en lo deportivo y en lo cultural. En una sola semana se le juntaron la Copa América, las huelgas por las pensiones, el caso Lava Jato, entre otros. SEMANA le trae cinco sucesos clave para entender qué está pasando en Brasil.

En fotos: 5 puntos para entender por qué están pasando tantas cosas en Brasil Una semana movida para el gigante sudamericano. Incluso la Copa América pasó a un segundo plano.

Escándalos políticos. Huelga. La denuncia contra Neymar. Torneo de fútbol local... Los brasileños tienen la agenda llena como para priorizar a la Copa América, pese a su favoritismo y a que se disputa en casa. El ambiente festivo está a cargo de los extranjeros.

Sao Paulo, sede de la inauguración este viernes del torneo continental, amaneció con dificultades en el transporte. Belo Horizonte -otra anfitriona- y algunas ciudades del gigante sudamericano despertaron con el metro cerrado, como parte de una huelga general en rechazo a una reforma en las pensiones del gobierno de Jair Bolsonaro.

Le puede interesar: ¿En qué consiste la lesión por la que Neymar se perderá la Copa América?

A ello se suma el escándalo tras la filtración de mensajes del ex juez anticorrupción Sergio Moro -hoy ministro de Justicia- que muestran su presunta parcialidad en la condena del expresidente Lula da Silva.

A ese cóctel se suman las coberturas a las presentaciones ante la policía del astro Neymar -fuera de la selección por una lesión-, quien está acusado de violación, cargos que él rechaza. A todo ello se dedicaron las noticias del viernes en la TV, antes de abordar la inauguración de la copa, con el duelo entre Brasil y Bolivia. La apertura solo estuvo en pantalla un minuto y medio.

SEMANA le cuenta por qué esos eventos han copado el interés mediático y han relegado la alegría de la Copa América a un segundo plano. Aquí los cinco hechos más importantes de esta semana en el país sudamericano.

Huelga de pensiones contra el presidente

La reforma de las jubilaciones contra la cual los sindicatos brasileños se declararon en huelga este viernes es considerada por el gobierno de Jair Bolsonaro como un paso esencial para equilibrar las cuentas públicas.

El proyecto presentado el jueves ante una comisión parlamentaria con el respaldo de las bancadas oficialistas excluyó, sin embargo, algunas de las propuestas más polémicas del ministro de Economía, Paulo Guedes, como las que afectaban a las pensiones recibidas por ancianos indigentes o por trabajadores rurales.

El proyecto deberá ser aprobado en comisión por mayoría simple pero luego requerirá el respaldo de tres quintos de los diputados y de los senadores, por tratarse de una reforma constitucional. Brasil es uno de los pocos países que no exigen una edad mínima para el retiro laboral.

Le sugerimos: Un coro les devuelve la esperanza a los habitantes de calle en Río

El régimen actual permite jubilarse a las mujeres que cotizaron durante 30 años y a los hombres que lo hicieron durante 35, sin una edad mínima, aunque el monto del beneficio mejora para quienes prolongan su vida laboral.

Un beneficio parcial puede ser obtenido por mujeres de 60 años y hombres de 65 si suman 15 años de contribuciones.

En la "Nueva Previsión" social se impondrá una edad mínima para gozar de una jubilación integral: 65 años para los hombres y 62 para las mujeres que hayan cotizado durante 35 y 30 años respectivamente.

Algunas categorías tendrán algunas ventajas: los profesores podrán jubilarse 5 años antes (si cotizaron 25 años) y los policías y agentes penitenciarios podrán retirarse a los 55 (si cotizaron 30).

La corte Suprema criminalizó la homofobia, Bolsonaro se quejó

Bolsonaro afirmó este viernes que la Corte Suprema de Brasil sobrepasó sus funciones al criminalizar la homofobia y volvió a barajar la posibilidad de nombrar a un juez evangélico en el máximo tribunal.

En un desayuno con periodistas en Brasilia, Bolsonaro consideró que la decisión del Supremo Tribunal Federal (STF) de equiparar penalmente la homofobia al racismo podría perjudicar a los propios homosexuales. En el ámbito laboral, por ejemplo, un empleador "se lo va a pensar dos veces" antes de contratar a un gay, por temor de ser acusado de homofobia, declaró.

El STF cometió un "completo equívoco", porque "entró en el ámbito del Legislativo", afirmó el mandatario, electo el año pasado con un fuerte apoyo de las ultraconservadoras iglesias pentecostales.

El STF adoptó su decisión por 8 votos a 3. Pero según Bolsonaro, si en la corte hubiese un ministro evangélico, hubiese "pedido vista" (tiempo para analizar el caso), dejando la votación en suspenso.

Le recomendamos: Quien mate a un ladrón no irá a la cárcel: la polémica propuesta de Bolsonaro

"Tiene que haber un equilibrio ahí [en el tribunal]. Eso no es mezclar política con religión", sostuvo, según citas del portal G1.

El exmilitar ya había evocado a fines de mayo la posibilidad de nombrar un evangélico en el STF, que debe tener dos cargos vacantes por jubilación antes del fin de su mandato en 2022.

En sus deliberaciones concluidas el jueves, el STF consideró que el Poder Legislativo fue omiso al no aprobar hasta ahora una ley que permita castigar la homofobia.

Brasil es uno de los países con más crímenes homofóbicos del mundo.

Según la ONG Grupo Gay da Bahía (GGB), que recoge estadísticas nacionales desde hace cuatro décadas, en 2017 hubo 387 asesinatos y 58 suicidios por "homotransfobia", un 30 por ciento más que en 2016.

¿Más corruptos que el acusado? Caso Lula-Moro

La misión por la que Moro ganó su prestigio y notoriedad: erradicar la corrupción de Brasil. Como juez de primera instancia lanzó en Curitiba (sur) la Operación Lava Jato, que desde 2014 ha puesto al descubierto una vasta red de sobornos pagados por constructoras a políticos para obtener contratos con Petrobras.

Las investigaciones desembocaron en la condena de decenas de políticos de prácticamente todo el arco parlamentario y de empresarios de primer plano.

Su mayor trofeo fue Lula, encarcelado en Curitiba desde abril de 2018.

El líder histórico de la izquierda, de 73 años, fue condenado por Moro en julio de 2017 a 9 años y medio de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero. La sentencia fue reducida este año por un tribunal superior a 8 años y 10 meses.

En contexto: En un intento de hurto en Brasil, asesinaron al empresario Ñeñe Hernández, pareja de María Mónica Urbina

Moro, al interrogar a Lula en mayo de 2017, le aseguró: "Señor presidente, quiero dejar claro que pese a algunas versiones, no existe de mi parte ninguna desavenencia personal con usted. El desenlace del juicio provendrá de las pruebas y de la ley".

Moro finalmente lo declaró culpable de haberse beneficiado de un apartamento ofrecido por una constructora para obtener licitaciones en la petrolera estatal. El fundador del Partido de los Trabajadores (PT) siempre se declaró inocente y denunció una maquinación para impedir que la izquierda vuelva al poder.

Para los abogados de Lula, las revelaciones de The Intercept Brasil refuerzan su convicción de que el exlíder sindical no tuvo un juicio imparcial y de que Moro actuó con intereses políticos y sesgo personal frente al caso.

Unas dudas que ya se plantearon cuando Moro aceptó en enero ingresar al gobierno de Bolsonaro, quien acababa de derrotar a Fernando Haddad, el candidato del PT.

La moneda común de la derecha criolla

Los gobiernos de Brasil y Argentina lanzaron la idea de avanzar hacia una moneda común, bautizada por el momento como "peso real", un proyecto de largo plazo en el que el Banco Central de Brasil negó estar trabajando de momento.

"El primer paso para el sueño de una moneda única ha sido dado. Como ocurrió con el euro en el pasado, puede ocurrir con el peso real aquí", declaró este viernes el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, a la salida de su hotel en la capital argentina previo a su regreso a Brasil.

Leer: Las razones de la caída del polémico colombiano que fue ministro de Educación de Bolsonaro en Brasil

El ministro de Hacienda de Argentina, Nicolás Dujovne, confirmó que la idea de lograr la moneda única a futuro es compartida por ambos países y que fue abordada junto con su par brasileño, Pablo Guedes.

Después de las declaraciones de Bolsonaro, el Banco Central de Brasil lanzó un balde de agua fría al sostener en un comunicado que "no tiene proyectos o estudios en curso para una unión monetaria con Argentina. Hay solamente, como es natural en la relación entre aliados, diálogos sobre la estabilidad macroeconómica, así como debates acerca de la reducción de riesgos y vulnerabilidades y fortalecimiento institucional".

La idea de la moneda única, que ya fue lanzada a finales de los 90 para el Mercosur pero nunca concretada, fue citada el jueves en el marco de la primera visita oficial de Bolsonaro a Buenos Aires, donde permaneció casi 24 horas.

Una Copa América mancillada

Pese a que el equipo dirigido por Tite parece ser el más sólido de Brasil desde aquel histórico "Scratch" que se hizo con la Copa del Mundo en 2002, casi la mitad de los brasileños no ve a su selección como favorita para ganar la Copa América de 2019, a pesar de jugar en casa.

Según un sondeo del instituto Paraná Pesquisas revelado el jueves, al ser preguntados si la "selección brasileña es favorita para ganar la Copa América que se realizará en Brasil", el 46 por ciento respondió no, frente a un 39,6 por ciento que dijo sí y un 14,4 por ciento que no sabe o no respondió.

Además, el 70 por ciento de los encuestados reconocieron estar "poco" o "nada" interesados en la Copa América, en la que los brasileños buscan su novena estrella en la competición. El 23,7 por ciento dijo estar "interesado" y 3,4 por ciento "muy interesado" en el torneo.

Ir: Bolsonaro plantea recortes a las facultades de humanidades

Además, los organizadores de la Copa América informaron el miércoles que solamente han vendido el 65 por ciento de las entradas de los 26 duelos, frente al 70 por ciento que esperaban tener comercializado para esa altura.

"Son 26 partidos, hay partidos que están completamente vendidos y se llegaron a récord históricos en ingresos en Brasil. Lamentablemente hay partidos que tienen menos público", detalló el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez.

"Creemos que en la medida que vayan llegando los días estos ingresos van a ir mejorando porque conocemos la cultura de Sudamérica, que nos gusta ser de último momento", agregó.

Según el jefe de la Confederación Sudamericana de Fútbol, no se contempla modificar los precios para promover la compra de entradas.

* Con información de AFP. 

EDICIÓN 1962

PORTADA

Duque en su laberinto

La situación para el presidente no es fácil. Puede que después de las protestas de este año consiga la paz política con los partidos. Pero llegar a la paz social con los del paro resultará mucho más difícil.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1962

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.