Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/7/1988 12:00:00 AM

EN LA CUERDA FLOJA

Alan García la ve negra por la crisis económica que azota a su país.

EN LA CUERDA FLOJA, Sección Mundo, edición 336, Nov  7 1988 EN LA CUERDA FLOJA
La atenta vigilancia de los reporteros gráficos y los periodistas, comúnmente apostados cerca de los más importantes edificios públicos en todo el mundo, fue el arma empleada por el presidente peruano, Alan Garcia para desbaratar en pocos minutos la creciente ola de rumores sobre su renuncia y un inminente golpe de estado.

El 21 de septiembre, hacia la una de la tarde, cuando las insinuaciones había alcanzado su clímax, el presidente García apareció inesperadamente en la puerta principal del palacio presidencial para presenciar, solo, el cambio de guardia: con esto queria probar que continuaba al mando.

Un programa de ajuste económico antiinflacionario de imprevisibles consecuencias sociales que, entre otras cosas, hizo descender su 96% de popularidad a niveles por debajo del 30%, fue la piedra de toque de los rumores y la inconformidad. El martes 20, un termómetro como el del mercado libre del dólar norteamericano registró un abrupto cambio: en menos de 24 horas el dólar pasó de 380 intis (la moneda nacional peruana) a 500 intis (hoy se cotiza a 440 intis).
Sin embargo, el presidente Garcia rechazó su rumorada renuncia -"Sólo dejaré el cargo en 1990 tal y como lo dispone la Constitución"lo mismo que la insistencia en un golpe de estado. El ambiente estaba caldeado por la sublevación interna de 14 parlamentarios de su partido que criticaban la política económica del gobierno.

Posteriormente, el ministro de Defensa, general Enrique López Albújar, negó también su renuncia, y otros jefes militares de alto rango rechazaron la posibilidad de un gobierno de facto. En el camino quedó el asesor económico presidencial, el argentino Daniel Carbonetto. Su renuncia como "eminencia gris" era pedida dentro de una ofensiva contra el presidente García. Carbonetto dejó una carta de renuncia y abandonó el país en la madrugada del 16 de septiembre. Pocos dias después renunciaría el jefe nacional de planificación, Javier Tantaleán, lo que tampoco logró disminuir las acusaciones contra el equipo económico gubernamental, especialmente contra el titular de agricultura, Remigio Morales Bermudez.

La especulación, el acaparamiento y la escasez ocasionados por el plan antiinflacionario que produjo una devaluación de más del 60%, la disminución del salario real entre 40 y 60%, y una caida del producto interno bruto (PIB) prevista de -4.9%, determinó que el ministro de Economía y Finanzas, Abel Salinas Eyzaguirre, anunciara sorpresivamente el 22 de septiembre la descongelación de precios y el reinicio de conversaciones entre el Perú, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

El gobierno peruano habia roto las relaciones crediticias con el FMI en 1985, por lo cual al año siguiente fue calificado como "inelegible" por este organismo internacional y, además, el atraso en los pagos al BM había determinado la suspensión de créditos. Ahora se han iniciado contactos con ambos organismos de crédito,pero con la condición expresa de que el Perú pague los 709 millones de dólares que adeuda a FMI y los más de 300 millones de dólares que debe al BM, si quiere recibi recursos frescos. En la actualidad se calcula que Perú necesita 150 millones de dólares mensuales para financiar su crisis económica.

En los tres años que ha cumplido el gobierno actual, la inflación se ha comportado irregularmente, pero siempre con tendencia al alza. El 1985, en el que apenas cinco meses correspondieron a la actual administración, llegó a 153.3%; en 1986 gracias a una política cortoplacista de crecimiento, la inflación anual descendió a 62.9%; en 1987, volvió a crecer hasta el 114.8%. Para este año se calcula un récord sin precedentes en el país, cercano al 1000%.

El plan de choque o de "sinceramiento" económico, como también se llama al programa antiinflacionario, ha golpeado duramente el bolsillo de los peruanos que han visto trepar, en un solo día, los precios de productos y servicios. El promedio calculado de aumentos se sitúa entre 150 y 400%.

La eliminación de subsidios y exoneraciones impositivas y aduaneras, junto con estrictas medidas de austeridad pública, han debido rectificarse en algunos casos como en el del transporte debido a las fuertes presiones de los transportadores que amenazaron la semana pasada, con un paro nacional por las alzas en respuestos y llantas.

La coyuntura económica y la proximidad de las elecciones (municipales el año próximo y presidenciales en dos años más) han incentivado las criticas de la oposición al gobierno. Los conservadores, que desde el año pasado la habían emprendido contra la nacionalización del sector financiero privado, han vuelto al ataque. La campaña de este sector la cumple, con gran intensidad, el conocido escritor Mario Vargas Llosa, quien, en las encuestas de opinión, sigue teniendo entre 25 y 30% de proyecciones para 1990.

El contrapeso a esta tendencia lo ha hécho timidamente y sin el enfrentamiento que se podía prever, la Izquierda Unida, cuya figura más relevante, el ex alcalde de Lima, Alfonso Barrantes Lingán, continúa en el primer puesto de los favoritos para ganar los comicios del 90.

Por lo pronto, para muchos la continuidad de Alan García sigue siendo una incógnita. Los resultados de los 120 días de plan antiinflacionario determirán en gran parte su futuro político inmediato. --

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Tejedora de la memoria

    Tejedora de la memoria

    close
  • Aumento del salario mínimo: tire y afloje entre el 4 y el 12%

    Aumento del salario mínimo: tire y afloje entre el 4 y el 12%

    close
  • El joven de Buenaventura que cena con la reina Isabel II

    El joven de Buenaventura que cena con la reina Isabel II

    close
  •  Las lecciones de mis 50 años

    Las lecciones de mis 50 años

    close
  • Una utopía para la paz

    Una utopía para la paz

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1910

PORTADA

Duque: ¿Llegó el momento de dar un timonazo?

¿Es hora de que el presidente Duque introduzca ajustes en su gobierno? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1910

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.