Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/8/1989 12:00:00 AM

EN LA PUERTA DEL HORNO

Cuando todo parecía marchar hacia la independencia y la paz, se reanuda la violencia.

EN LA PUERTA DEL HORNO, Sección Mundo, edición 362, May  8 1989 EN LA PUERTA DEL HORNO

Veinticuatro años de guerra continua, parecían haber llegado a final, cuando el pasado 1º de abril Namibia, una pequeña nación en el Africa Austral, enclavada entre la ultraderecha de Sudáfrica y el comunismo de Angola, pretendía comenzar a ser la dueña de sus propios destinos.

Desde 1915, año en que las tropas sudafricanas se tomaron a Namibia el sabor de independencia era simplemente un sueño ininterrumpido a pesar que desde hace 20 años las naciones Unidas recomendaron el retiro surafricano. En 1966 se formó SWAPO, Organización del Pueblo de Africa Suroccidental, "representante único y legítimo" de acuerdo con la ONU, del pueblo namibio. El movimiento que era una centena de guerrilleros desesperados, fue progresando y ganando colaboradores, entre ellos, al gobierno cubano, que tiene apostados en su apoyo 50 mil soldados en Angola, su vecino del norte.

Desde ese año las batallas no pararon, hasta que se produjo la más violenta de todas. Se trató de Cuito Canayale, a principios de 1988, un enfrentamiento en que el derramamiento de sangre y las pérdidas económicas y políticas, obligaron a todas las partes envueltas, SWAPO, Cuba, UNITA (guerrilla derechista angoleña), Suráfrica y, casi por último, algunos representantes civiles del pueblo namibio, a firmar un acuerdo sancionado por la resolucion 435 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. En mayo de ese mismo año, los gobiernos se sentaron a negociar en Londres, con la mediación de Estados Unidos. Los objetivos iniciales de la negociación se basaron en la independencia de Namibia--exigencia primordial por parte de Angola y Cuba--como también en la retirada de las tropas cubanas. Sin embargo, en ese entonces, tanto UNITA como SWAPO quedaron al margen de los debates. A mediados de agosto, tras varias sesiones negociadoras en Londres, Ginebra, El Cairo, Nueva York y Brazzaville, las respectivas delegaciones llegaron a un principio de acuerdo que permitió una próxima solución al conflicto.

El 1º de septiembre, Suráfrica retiró sus tropas del sur de Angola, mientras que la SWAPO decretaba un alto al fuego a fin de no entorpecer los pasos dados. Varias reuniones posteriores, fracasaron al no conocerse una fecha definitiva de retiro de las tropas cubanas. Suráfrica había entonces vuelto a estacionar contingentes en las zonas limítrofes dentro de Angola .

Fue sólo a partir del 22 de diciembre, cuando en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, se firmó un definitivo acuerdo de paz, que parecía verse la luz al final del túnel. Allí se programaron para el 1º de noviembre de 1989, las primeras elecciones independientes en Namibia, fecha que también significará el inicio del éxodo de refugiados desde Angola y Mozambique, que se calculan en 70 mil.

Sin embargo, la lucha no ha terminado. El pasado 1º de abril, al iniciarse el proceso de independencia, Margaret Thatcher visitó Namibia dentro de su gira por el Africa Austral, en un gesto internacional de apoyo a este país. Sin embargo, al día siguiente, cuando la primera ministra británica abandonaba Namibia, se produjeron las primeras 50 muertes de un nuevo e inesperado enfrentamiento entre SWAPO y las fuerzas de seguridad surafricanas, hasta entonces acantonadas en el sur, de acuerdo con lo ordenado en la resolucion 435.

El estallido de la violencia se produjo cuando las fuerzas de la SWAPO incursionaron en Namibia desde Angola, sólo para ser rechazadas por las fuerzas policiales surafricanas. Según Sam Nujoma, presidente del movimiento guerrillero, su gente tiene el derecho de estar en Namibia, concedido, según él, por la resolución de la ONU.

Lo cierto es que según los observadores, en el proceso de independencia que está siendo supervisado por las fuerzas multinacionales de las Naciones Unidas, las únicas fuerzas con derecho a permanecer en territorio Namibio son precisamente las formadas por SWAPO, que tiene reconocimiento internacional.

El gobierno de Suráfrica se niega a reconocer ese derecho, y ha amenazado con "romper cualquier acuerdo que no provenga de un contingente verdaderamente independiente", según declarara el ministro de Asuntos Exteriores, Pik Botha. Más tarde, el mismo ministro ordenaría a las fuerzas de SWAPO entregar las armas, y regresar "pacificamente al sur de Angola" bajo la promesa de que ninguno de sus integrantes sería arrestado mientras las fuerzas de las Naciones Unidas, se aprestaban a cubrir las zonas más conflictivas.

Namibia, que empezaba un proceso de independencia hace apenas 5 días, ve hoy, con la severidad de más de 250 muertes en esta semana -- casi todos pertenecientes a SWAPO--como la realidad de su sueño, es otra. Los pasos siguientes, ya sea para agravar el conflicto o para solucionarlo de una vez por todas, están en manos del administrador puesto allí por el Secretario General de la ONU, Javier Pérez de Cuellar. Pero SWAPO, según trascendió en una conferencia de prensa en Luanda, Angola, alega que el Administrador por la ONU Martti Anthassari trabaja "demasiado cerca" al delegado administrador de Suráfrica en Namibia Louis Pienaar.

Pero mientras se aclaran las cosas, la elusiva Paz de Namibia parece alejarse cuando más cerca parecia estar. Todo está en peligro, hasta el tan promocionado retiro de los soldados cubanos. Por lo que parece, la independencia de ese territorio africano deberá atravesar aún por varios ríos de sangre.-

EDICIÓN 1884

PORTADA

Duque versus Petro: La hora de la verdad

A una semana de las elecciones la diferencia entre encuestas genera tensión, incertidumbre y hasta pánico. Sin embargo, en la de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA, Iván Duque alcanza una amplia ventaja.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1886

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.