Tendencias
- Foto: A.F.P.

filipinas

Se posesionó el autoritario presidente de Filipinas

La comunidad internacional lo ha criticado por su posición sobre la tortura y la pena de muerte para criminales.

El controvertido presidente Rodrigo Duterte se posesionó el 30 de junio en una ceremonia de investidura sencilla y, con esta, comienza una nueva era para Filipinas, en manos de un jefe de Estado autoritario. Duterte ha conmocionado al mundo con sus declaraciones y su campaña representada por un puño levantado. Les prometió a los votantes que utilizaría la tortura y la pena de muerte para luchar contra el narcotráfico y la corrupción. Pero lo que más duro le cobró la comunidad internacional fue su posición contra la libertad de expresión de los periodistas, y dijo que podrían ser tratados como criminales. Irónicamente, en la posesión le recordó a sus críticos que es abogado, que sabe “lo que es legal y lo que no lo es” y que su “respeto por el Estado de derecho es inflexible”.