Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/29/2003 12:00:00 AM

Fuego a discreción

La oposición ya cuenta con las reglas para convocar el referendo revocatorio. Pero Hugo Chávez se atrinchera y ataca en varios frentes.

Fuego a discreción Los ataques de Chávez contra la comunidad internacional son, para algunos, una estrategia para desviar la atención del referendo. A la derecha, las cajas con las firmas que fueron invalidadas por el CNE.
El Consejo Nacional Electoral (CNE) había sido el centro de la atención en Venezuela por varias semanas hasta que el presidente, Hugo Chávez Frías, enfiló su artillería verbal hacia la comunidad internacional: República Dominicana, Estados Unidos, España y la Organización de Naciones Unidas (ONU) recibieron agrios comentarios y acusaciones.

Días antes de que se aprobara el reglamento que regirá los referendos revocatorios Venezuela suspendió el suministro especial de petróleo a República Dominicana ya que, según Chávez, desde allí se planea una conspiración contra su gobierno. El artífice sería el ex presidente Carlos Andrés Pérez, bajo la mirada pasiva del gobierno dominicano.

Después Chávez respondió a unas declaraciones del presidente español, José María Aznar, en las que criticaba su relación con Cuba. "Será que el señor Aznar se cree Fernando VII y estará pensando que somos la colonia que fuimos", dijo.

Luego el turno fue del gobierno norteamericano: "En Estados Unidos se conspira contra Venezuela, se preparan terroristas contra Venezuela", dijo. Sobre la ONU comentó que no valía la pena asistir allí, pues es un cuerpo "que está herido de muerte, sobre todo después de la invasión norteamericana al pueblo de Irak". Y por último la emprendió contra la jerarquía eclesiástica venezolana, a la que llamó "golpista".

Pero tanta polémica parece darle dividendos. Según una encuesta de Datanálisis su aprobación pasó de 30,8 por ciento a 35,9 por ciento. Desviar la atención del referendo y retardarlo lucen como sus estrategias electorales. "El presidente está abriendo frentes y eso es muestra de su temor ante lo inevitable del referendo", dice Julio Borges, coordinador del partido Primero Justicia.

Los partidarios del presidente no opinan lo mismo. Para el diputado Tarek William Saab, "una metida de pata como la de Aznar merecía una respuesta inmediata, y eso fue lo que el presidente le dio", dijo a SEMANA.

Teodoro Petkoff, director de Tal Cual, piensa que el presidente buscará demorar la consulta usando argumentos legales y "cierto uso controlado de la violencia". Sobre los desencuentros diplomáticos Petkoff dijo a esta revista que "no es la primera ni la única vez que Chávez hace eso. Yo creo que todo esto tenemos que verlo como parte de este conflicto incesante en el que estamos metidos acá".

Entre tanto, en la crisis política de Venezuela ya hay algo claro: se conocen las normas que regirán los referendos revocatorios. El CNE llegó a un difícil consenso entre sus cinco miembros, dos que se relacionan con el gobierno, dos con la oposición y uno calificado como neutral.

Felipe Mujica, diputado por el opositor Movimiento al Socialismo (MAS), está consciente de que el proceso no será sencillo. "Habrá obstáculos de tipo formal, dijo a SEMANA, como la aprobación del presupuesto para el proceso; también pueden presentarse dificultades si los violentos intentan perturbar la nueva recolección de firmas".

De otro lado, en el partido de gobierno son "moderadamente pesimistas". William Lara, del oficialista Movimiento Quinta República (MVR), en conversación con SEMANA dijo que el proceso "no está en nuestra agenda porque no van a lograr reunir los requisitos para realizarlo".

Es difícil hacer predicciones sobre un país que en 48 horas depuso y reinstauró al primer mandatario, pero la salida de Chávez por la vía democrática no garantiza que problemas como el desempleo y la división de la sociedad se resuelvan. Los papeles podrían invertirse de nuevo y el movimiento político que ha construido Chávez conformaría una oposición aún más combativa que la actual. Lo único claro es lo que se ha sabido siempre: que no será fácil borrarlo del mapa.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com