mundo

"Se necesita mucho oxígeno para hablar": respuesta de policía a súplica de Floyd

Las transcripciones de las cámaras corporales de los cuatro policías implicados en el asesinato de George Floyd relatan la crueldad con que trataron al ciudadano negro que les decía "no puedo respirar".


El Tribunal de Distrito del Condado de Hennepin recibió las transcripciones de las cámaras corporales que llevaban puestas Alexander Kueng, Thomas Lane ,Tou Thao y Derek Chauvin; los expolicías implicados en el asesinato de George Floyd.

Las 25 páginas revelan la sevicia con que Chauvin trató al hombre negro durante casi ocho minutos mientras este suplicaba por su vida. Aunque los demás compañeros del oficial participaron en el hecho, él era quien más experiencia tenía en el campo y por ende, quien mandaba en la operación de arresto ese 25 de mayo.

Desde que los cuatro policías lo pusieron contra el suelo, Floyd ya decía que era hombre muerto. "No puedo creer esto. Mamá, te amo", "Estoy muerto", señala el documento. El afroamericano dijo en repetidas ocasiones la ahora célebre frase "no puedo respirar", pero su ruego para que Chauvin le quitara la rodilla de su cuello fue respondido con crudeza: "Se necesita mucho oxígeno para hablar", dijo el oficial, a modo de burla.

Segundos antes, Floyd expresó que era claustrofóbico, que le dolía el estómago y el cuello debido a la asfixia causada por la presión. "Algo de agua o algo, por favor. ¿Por favor? no puedo respirar oficial". A su vez, el relato da cuenta de que varias veces el sindicado de pagar unos cigarrillos con un billete falso de 20 dólares les decía a los policías que se rendía y que podían proceder a arrestarlo.

En un momento, Lane le sugiere a Chauvin que pongan de lado a Floyd porque luce demacrado y pierde la conciencia, no obstante el oficial al mando le responde: "No, se queda donde lo conseguimos (...) para eso llamamos la ambulancia".

La defensa de Thomas Lane indicó en la reciente audiencia de su cliente que era necesario conocer las grabaciones de las cámaras de los agentes porque la transcripción menciona palabras, pero no las acciones completas de los implicados. Vale recordar que Kueng, Lane y Thao están libres bajo fianza, mientras Chauvon sigue en prisión a la espera del curso de la investigación.