mundo

Grave explosión de cilindros de gas deja 47 heridos en Venezuela

El hecho se registró en el estado Monagas. Entre los heridos hay nueve menores de edad.


Una explosión producida por cilindros de gas causó heridas a 47 personas en la localidad de Piar, en el estado venezolano Monagas.

De acuerdo con el reporte de medios venezolanos, el hecho se registró en horas de la tarde del lunes en momentos en que funcionarios de PDVSA Gas Comunal descargaban las pipetas frente a una vivienda.

Decenas de personas que llevaban esperando varios meses por el servicio de gas se encontraban en el lugar haciendo una fila para recibir las pipetas. De acuerdo con el reporte, una de estas explotó y generó la posterior explosión de las demás.

38 de los heridos fueron trasladados a un centro hospitalario en la ciudad de Maturín. Según la agencia EFE, 27 continúan hospitalizados, entre ellos seis que están con pronóstico reservado. Entre los heridos hay nueve menores de edad.

La diputada venezolana María Hernández compartió imágenes y videos del hecho.

“La gente corriendo de la desesperación se lanzaba en las alcantarillas de agua negra para apagarse el fuego”, manifestó en uno de los mensajes.

Violencia en Venezuela

Por otra parte, con casi 12.000 fallecidos, la violencia en Venezuela fue “más letal” que la pandemia de covid-19, según una ONG que es referencia en el país ante la falta de cifras oficiales sobre criminalidad, y que destacó un importante aumento en las muertes a manos de la policía.

El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), que presentó su informe anual este martes, indicó que en 2020 se registraron 11.891 muertes violentas, 45,6 por cada 100.000 habitantes.

La cifra representa una disminución en comparación con 2019, principalmente por la pandemia, pero Venezuela es aún el país con más muertes violentas en América Latina.

“En el año 2020, Venezuela ha sido azotada por dos epidemias: la del covid-19 y también la epidemia de la violencia”, dijo Roberto Briceño-León, presidente del OVV.

“Cuando uno observa los datos encontramos que la epidemia de la violencia resultó 11 veces más letal que la epidemia de la covid-19”, añadió citando una estadística de 4 personas muertas por covid-19 por cada 100.000 habitantes en el país.

El gobierno venezolano reportó hasta el lunes 1.018 fallecidos por el virus.

Del total de muertes violentas, 4.231 (35,5 %) fueron a manos de policías, en lo que se clasifica como “resistencia a la autoridad”, por encima de los homicidios, que cerraron en 4.153 y las llamadas “muertes en averiguación”, 3.507.

“Por primera vez fueron más los muertos por la policía que los asesinados por los delincuentes”, resaltó Briceño-León, quien alertó que “se ha generalizado” la violencia policial.

“En 12 estados (de 24) del país la policía mató más que los delincuentes”, añadió el sociólogo. “En 18 municipios del país no hubo homicidios cometidos por delincuentes, pero sí hubo víctimas de violencia policial”.

La mitad de las muertes fueron cometidas por el cuerpo de investigaciones criminalísticas (CICPC) y la Policía Nacional, a través de la temida Fuerza de Acciones Especiales (FAES), que la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió disolver tras denuncias de miles de ejecuciones extrajudiciales.

El OVV destacó una reducción “importante” de “las oportunidades del delito” debido a la crisis en Venezuela, cuya economía se redujo a la mitad y enfrenta una violenta hiperinflación.

“Pero también se vaciaron las ciudades (por la pandemia) y eso restringió las ocasiones para el delito”, siguió Briceño-León. “Durante la cuarentena se cerraron los comercios, lugares de diversión... los toque de queda, salvoconductos; todo eso desconcertó a los grupos delictivos y los obligó a un estancamiento”.

Indicó además que si bien en Venezuela “hay menos delincuentes porque han emigrado” en medio de un éxodo por la crisis económica, “no es posible desestimar el impacto que puede haber tenido también el proceso de exterminio aplicado por las acciones extrajudiciales” de las fuerzas del orden.

Entre los muertos a manos de la policía en 2020, destacó Briceño-León, hay 82 adolescentes entre 12 y 17 años, y tres niños menores de 11 años “que supuestamente murieron por resistirse a la autoridad”.

Con información de la AFP.