Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/14/2007 12:00:00 AM

Huracán Sarkozy

Con un ritmo frenético, el inquilino del Elíseo se ha convertido en la nueva estrella de la política europea.

Huracán Sarkozy Huracán Sarkozy
Nicolas Sarkozy está en todas partes. En los escasos dos meses que han transcurrido desde su posesión, el Presidente francés no ha tenido descanso. Se mueve en todos los frentes; cuando ha hecho falta, toma el lugar de sus ministros y su energía ha marcado una nueva etapa en la política de la Unión Europea. Su nombre se repite a diario en los titulares de la prensa del Viejo Continente y los apodos comienzan a multiplicarse. El sencillo 'Sarko' que se hizo popular en la campaña ha dado paso a otros que hablan de su hiperactividad o insinúan tendencias autoritarias como 'Supersarko', 'Zar-kosy' o el que acuñó el diario Le Figaro, el 'hiperpresidente'. El residente del Elíseo se ha convertido en una figura omnipresente y, para muchos en Francia, omnipotente.

Su febril semana pasada fue el mejor ejemplo. El mandatario se antoinvitó a la reunión de ministros de Economía de los 13 países que comparten el euro como moneda; habló con el ruso Vladimir Putin sobre temas energéticos, visitó Túnez y Argelia; se entrevistó con el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana; pronunció un importante discurso sobre la reforma de las instituciones francesas, y le quedó tiempo para hacer cabildeo por el candidato francés para dirigir el Fondo Monetario Internacional (FMI), y para romper la tradición según la cual el día nacional de la toma de La Bastilla, el 14 de julio, se decreta una amnistía general para los presos.

De puertas para afuera

En Bruselas llevaban un buen tiempo esperando el relevo francés, y su efecto no se ha hecho esperar. Hace un par de semanas, en la cumbre de la Unión Europea, Sarkozy se robó el show. Opacó al saliente primer ministro británico Tony Blair y hasta el diario de izquierda Libération la calificó como un "éxito incuestionable" para el francés. "Por 10 años, Blair ha sido el líder europeo que más ha fascinado a sus iguales. Ahora Sarkozy podría tomar ese papel. Su exhibicionismo puede irritar a veces, pero incluso sus detractores reconocen su energía y habilidad para cerrar tratos", aseguraba The Economist con ocasión de la cumbre. La comparación no es gratuita, pues 'Sarko' profesa admiración por el laborista británico y la manera como fue capaz de vender su ideología política y seducir a los medios. Sarkozy regresó a París con un tratado constitucional simplificado que no dudó en atribuirse como un éxito personal.

Su arrojo se volvió a poner en evidencia el lunes, cuando tomó por asalto la reunión de ministros de Economía de la zona euro. Ahí consiguió que los demás miembros aceptaran a regañadientes que Francia cumplirá el objetivo de equilibrio presupuestario dos años después de lo acordado, en 2012 en lugar de 2010. Su principal argumento fue que su gobierno promoverá "un programa de reformas sin precedentes". No fue su primer desencuentro con las autoridades económicas europeas. En momentos en que el euro ha alcanzado un techo histórico frente al dólar, el Presidente francés, vigoroso defensor de la industria de su país, ha demandado un mayor control político del precio de la divisa para promover las exportaciones. Sarkozy no ha escondido su deseo de influir en la política económica de la Unión.

Su impronta también se ha notado en su firme oposición al ingreso de Turquía. París ha vetado la apertura de nuevos capítulos en la negociación con Ankara, y la visita presidencial a Túnez y Argelia estuvo enmarcada en el anuncio de la 'Unión Mediterránea'. Un plan de acercamiento del que Bruselas todavía espera detalles, pero que hace parte del debate sobre las fronteras de la Unión Europea. La propuesta buscaría, de paso, ofrecerle a Turquía un tipo diferente de asociación.

Sarkozy está haciendo sentir el peso de Francia en el escenario internacional. A su regreso a París, el 'hiperpresidente' se reunió con Javier Solana para discutir los problemas de Irán, Kosovo y Oriente Medio. En palabras del jefe de la diplomacia europea, habían abordado "todos los grandes 'dossiers' de la política internacional". Ese mismo jueves, la primera dama, Cecilia, despertó especulaciones sobre su papel diplomático con una sorpresiva visita a Libia para entrevistarse con las cinco enfermeras búlgaras condenadas a muerte (ver nota en la página 76). La tercera noticia del día corrió por cuenta del discurso del Presidente en Épinal sobre los profundos cambios que quiere sacar adelante.

El reformista

Sarkozy habló de reformar el sistema electoral (que deja por fuera los partidos minoritarios) y darle más poder al Congreso. Con gran habilidad, el Presidente conservador ha copado el espectro político. Su estilo ha eclipsado a tal punto al Primer Ministro, una figura tradicionalmente relevante en la política francesa, que a François Fillon le han dicho desde 'marioneta' hasta 'mini-me'.

El arrojo de Sarkozy ha puesto en evidencia la parálisis del mandato de 12 años de Jacques Chirac, a quien parecían dirigidas algunas de las frases de su ex ministro del Interior. Propuso limitar a dos períodos la Presidencia y aseguró que la energía desperdiciada para aferrarse al poder debería ser dirigida a otros fines. "Es energía que no se usa para actuar. Yo fui elegido para actuar, no para permanecer en el poder".

Y sus acciones se han sentido como un terremoto. El Presidente puso a trabajar horas extras a los congresistas para aprobar su primer paquete de reformas, que incluye algunas que pueden despertar manifestaciones, como la que pretende acabar con la capacidad de los sindicatos del transporte público para paralizar el país, o la reforma universitaria. Aunque ha conseguido poner de acuerdo a casi toda la sociedad sobre la necesidad de los cambios, sabe que la popularidad se consume y en Francia la opinión pública suele ponerse del lado de las protestas callejeras, así que quiere tener una buena parte de su programa aprobado tan pronto sea posible. "Para Sarkozy, la V República francesa se encuentra casi ante un callejón sin salida y de ahí que su primer gobierno sea abierto a personalidades de izquierda y acoja a otras que simbolizan la 'Francia diversa', es decir, la salida de la inmigración. Es un ejecutivo de 'salvación nacional'", escribió Octavio Martí, el corresponsal en París de El País de Madrid. El nuevo gabinete ha significado una pequeña revolución. Hay varios funcionarios traídos del Partido Socialista y una tercera parte son mujeres. Se destacan la ministra de Justicia, Rachida Dati, de padres de Argelia y Marruecos, y la bella Rama Yade, secretaria de Estado para derechos humanos, nacida en Senegal, a quien su jefe ha comparado con la secretaria de Estado estadounidense Condoleezza Rice.

Pero no todos están satisfechos con la diversidad del gabinete. Muchos ven detrás un afán de Sarkozy por crear fisuras en el principal partido de oposición, y así fortalecer su poder. Las sospechas se han visto justificadas por su entusiasta cabildeo para lograr que el socialista Dominique Strauss-Khan sea el candidato europeo para dirigir el FMI. El ex ministro de finanzas, que perdió la nominación socialista a la Presidencia ante Ségolène Royal, es un peso pesado. "El Fondo Monetario Internacional es una institución de desarrollo global con 185 miembros, entonces ¿por qué Nicolas Sarkozy la está tratando como si fuera su propio feudo personal?", se preguntaba el diario británico The Guardian. Lo cierto es que con la movida, el Presidente consigue proyectar internacionalmente a Francia y exiliar en Washington a un importante oponente político. De entrada, lo saca de la lucha por el liderazgo del socialismo que se va a librar en los próximos meses

Cuando todavía no se cumplen los 100 días con los que se suele hacer el balance de un nuevo mandatario, el 'hiperpresidente' se las ha arreglado para poner la política francesa de cabeza. Y de paso, la europea. Sarkozy ha repetido que fue elegido para "poner las cosas en movimiento". Sin duda lo ha logrado.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Hay que aprender a comer

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
  • "El mundo cambió. Hoy se requiere mayor flexibilidad en las normas laborales"

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.