mundo

Insólito: dos pilotos se quedaron dormidos y se pasaron de su destino en Etiopía

El piloto automático de la aeronave mantuvo el avión en el aire mientras los conductores estaban en un sueño profundo.


Los dos pilotos a cargo de un vuelo con ruta Jartum (Kenia) hasta Addis Abeba, en Etiopía, protagonizaron un caso insólito que ha causado polémica y tensión en medio de los pasajeros y tripulantes, luego de que ambos se quedaran dormidos en pleno vuelo, por lo que terminaron saliéndose de la ruta y volando más allá de su destino.

Los pilotos pertenecientes a la aerolínea Ethiopian Airlines, considerada como una de las más grandes de todo el continente africano, volaban un Boeing 737, y de no ser por los funcionarios de Control de Tráfico Aéreo del aeropuerto internacional de Addis Abeba, que se dieron cuenta de que el avión no estaba cumpliendo con los protocolos típicos y las alarmas del sistema, la aeronave habría corrido aún más peligro de terminar en una tragedia.

Según indicaron medios locales, justamente cuando se suponía que el avión debía comenzar a descender para aterrizar en la terminal aérea de la capital etíope, la aeronave se encontraba a más de 11 mil metros de altura, por lo que los funcionarios de la oficina de tráfico inmediatamente intentaron establecer una comunicación con los pilotos o la tripulación en cabina, pero no lo lograron.

Habría sido hasta que sonó la alarma de la desactivación del piloto automático, sistema que mantuvo el avión en el aire y estable mientras los pilotos estaban dormidos, que estos conductores lograron despertarse y devolverse realizando diferentes maniobras en el aire para lograr aterrizar en el aeropuerto de Addis Abeba con 25 minutos de retraso.

Al parecer, un vuelo con la ruta estipulada dura aproximadamente 1 hora con 50 minutos, pero tras el despiste de los pilotos al quedarse dormidos, la duración fue de más de 2 horas y media; sin embargo, debido a la fuerte alarma se evitaron mayores riesgos.

Mujer en ropa interior desató pánico en un vuelo

Momentos de pánico se vivieron al interior de una aeronave adscrita a la aerolínea Jet2, que cubría la ruta entre Lanarca, Chipre, y la ciudad de Manchester, en el Reino Unido. Pocos minutos de haber despegado, los pasajeros y la tripulación comenzaron a evidenciar el comportamiento extraño de una mujer, quien habría comenzado a retirarse varias prendas de vestir y a vociferar la frase ‘Allahu Akbar’, que traduce ‘Dios es grande’.

Aunque inicialmente la percepción y el rechazo se fundamentaron en creer que la mujer se encontraba ebria, con el pasar de los minutos esta versión comenzó a ser desmentida, pues no existían rastros de la ingesta de alguna bebida que le hubiera provocado tal ‘salida de sus cabales’.

La extrañeza, con el paso de los minutos, pasó a convertirse en pánico por parte de los ocupantes de la aeronave, cuando la mujer, ahora en ropa interior, se llevó a la cabeza una maleta, e intentó irrumpir en la cabina de los pilotos, realizando una serie de afirmaciones que hicieron pensar que lo que realmente podría estar ocurriendo era el desarrollo de un acto terrorista, pues la mujer afirmó que ella provenía de una familia adscrita al grupo Isis, reconocido internacionalmente por el terrorismo islámico.

Según la historia, recogida por medios locales de Reino Unido como el Daily Mail, la mujer, de aproximadamente 30 años, también comenzó a preguntar a algunos de los menores que viajaban en el vuelo si estaban “listos para morir”, lo que aumentó la tensión en el avión y la preocupación por parte de los ocupantes.

En medio de la angustia e incertidumbre, un pasajero, identificado como Phillip O’Brien, quien viajaba con su esposa y sus tres hijos, decidió ‘vestirse de héroe’, y luego de indagar a la tripulación por qué no habían reaccionado para controlar a la mujer, y recibir un ‘no podemos’ como respuesta, decidió él mismo actuar, y tras ‘taquear a la mujer’, controlarla en el suelo, mientras se tomaban las correspondientes medidas para corroborar si en efecto existía alguna amenaza de bomba a bordo.