mundo

Joe Biden presidente | ¿Se fortalecerán las relaciones entre los países de Latinoamérica y EE. UU.?

Con una política menos hermética, que se desliga de las posiciones xenófobas y racistas de Donald Trump, el presidente electo promete reforzar la cooperación entre las Américas y conjurar el drama de la inmigración ilegal.


A pocas horas de la victoria de Joe Biden sobre Trump, en la carrera hacia la Casa Blanca, la prestigiosa publicación Forbes recordaba: “No se debe dejar de lado que cuando fue vicepresidente, el demócrata en ocho años visitó 16 veces la región, más que ningún otro vicepresidente o presidente de Estados Unidos”.

En campaña, Joe Biden presentó su propia agenda de cambio climático.
Antes de ser elegido como nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden se comprometió a reincorporar al país en el Acuerdo de París sobre cambio climático el primer día de su mandato. - Foto: Twitter Joe Biden.

Esta premisa hace sentir a muchos latinos que se acercan vientos de cambio en la política exterior norteamericana con respecto a sus vecinos en Centroamérica y Sudamérica, la cual ha sido manejada “como una empresa y no como un Gobierno, de manera impositiva y despótica”, según afirma el analista afroamericano de CNN Van Jones, quien incluso soltó algunas lágrimas de felicidad al enterarse de la derrota de Trump.

Si bien la cooperación de varios países del hemisferio occidental –como Colombia– fue fluida y amigable con el actual Gobierno de EE. UU., medidas radicales como la retención de inmigrantes y sus hijos en centros de detención en Arizona y Texas, así como el muro que se comenzó a construir entre México y Estados Unidos, dejaron claro que Latinoamérica no era una prioridad en la agenda del actual jefe de la Oficina Oval.

En entrevista con la revista política digital Americas Quarterly, el entonces candidato Biden sentó su posición frente a Latinoamérica: “Durante mis ocho años como vicepresidente, liderar el compromiso de Estados Unidos con nuestros aliados a través del hemisferio occidental fue uno de los desafíos más gratificantes de mi gestión en la Casa Blanca. Inicialmente, el avance fue lento. La confianza entre Estados Unidos y nuestros vecinos se encontraba en niveles muy bajos debido a los desacuerdos sobre la guerra en Irak, el impacto de la crisis económica de 2008, un creciente desacuerdo con respecto a la política de los Estados Unidos hacia Cuba y una percepción general en la región que habíamos perdido interés”.

Joe Biden agregó: “Cuando el presidente Obama y yo terminamos nuestro periodo en la Casa Blanca, habíamos establecido una nueva base de cooperación en nuestra región centrada en la responsabilidad compartida, el respeto mutuo y trabajar como socios. Incluía una mayor y más profunda relación con México, una agenda global de cooperación con Brasil, la revitalización de nuestro compromiso con Centroamérica, la reconstrucción de Haití después del terremoto, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba, el apoyo al histórico proceso de paz en Colombia, una mejora a la seguridad energética en el Caribe, la expansión del comercio y el establecimiento de relaciones de colaboración con países en toda la región”.

El hoy presidente electo de Estados Unidos reconoce que recuperar la confianza y el liderazgo de su país en la región será difícil, puesto que Trump deja tras de sí una estela de rencor hacia los latinos y un vacío de poder. “Nuestra desconexión se da mientras otros están avanzando en la región. China es ahora el socio comercial más grande o segundo más grande de prácticamente todos los países en el Cono Sur, y los chinos han logrado convencer a República Dominicana, El Salvador y Panamá que no reconozcan diplomáticamente a Taiwán. Rusia también está expandiendo su alcance en Latinoamérica y el Caribe. Nuestros rivales geopolíticos están llenando con entusiasmo el vacío de liderazgo, mientras que Estados Unidos se echa para atrás”.

Medios estadounidenses como The New York Times afirman que Joe Biden propondría un paquete de US$4 mil millones de ayuda económica para Centroamérica, esto bajo el mismo fin de atención de temas como violencia y demás que causan la migración, tal y como pregonó en 2016, cuando tuvo un rol clave para convencer al Congreso de dotar de US$750 millones a Guatemala, Honduras y El Salvador.

Opiniones divididas tras el triunfo de Biden

A través de sus cuentas oficiales en la red social Twitter, varios mandatarios latinoamericanos reaccionaron a la noticia de la elección del exvicepresidente como nueva cabeza de la Casa Blanca.

Sebastián Piñera, presidente de Chile, fue uno de los primeros en trinar en congratulación a la victoria de Biden. “Felicitaciones @JoeBiden, próximo presidente de Estados Unidos, y a @KamalaHarris, por su triunfo en las elecciones. Chile y Estados Unidos compartimos valores como la libertad, la defensa de los derechos humanos y desafíos como la paz y la protección del medioambiente”.

A pesar de ser un firme aliado de la política de Donald Trump, el presidente de Colombia Iván Duque felicitó al candidato electo. “Felicitamos a @JoeBiden, nuevo presidente de EE.UU., y @kamalaharris, primera mujer vicepresidenta de EE. UU. Les deseamos los mejores éxitos en su gestión. Trabajaremos juntos en fortalecer la agenda común en comercio, medioambiente, seguridad y lucha contra crimen trasnacional”.

Sorprendentemente, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, leyó un comunicado sobre las elecciones estadounidenses en el que evitó referirse a Joe Biden como ganador de la contienda electoral en Estados Unidos y, en cambio, dijo que “se necesita esperar hasta que concluyan las impugnaciones legales al recuento de votos para poder dar partes de victoria o derrota”.