Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/1/1989 12:00:00 AM

La embajadora de la India

Escándalo sexual en el Parlamento británico amenaza al gobierno conservador.

La embajadora de la India La embajadora de la India
Cuando la sociedad inglesa se apresura a ver la película "Escándalo" para revivir el episodio del "Caso Profumo" de hace 25 años, uno más nuevo y fresco aparece en las primeras páginas de los diarios de mayor circulación en Inglaterra: Pamella Bordes.

Los ingredientes de la nueva aventura son los que casi siempre adornan los conflictos de faldas entre los políticos ingleses, ávidos de belleza y hasta capaces de arriesgar la seguridad del Estado, a cambio de unas horas de placer.

La Bordes, de 27 años y en vías de divorcio de su primer marido, tiene los requisitos esenciales para el papel que le ha tocado jugar. Es hermosa en todo el sentido de la palabra, y de una agilidad tal para el "manejo" de los enamorados, que le ha valido puesto preferencial en los círculos parlamentarios ingleses. Así es como logró un salvoconducto de investigadora especial, para llegar a la Cámara de los Comunes, y con el que logró ser presentada a la señora Thatcher por el ministro de Deportes, Colin Moynham, con quien anduvo por algunos meses . Antes de "pescar" al ministro, Pamella ya había entregado sus delicadezas a tres miembros conservadores del Parlamento, y a los editores del Sunday Times y el Observer, quienes, se dice, respaldaron su ingreso a Los Comunes con "magníficas" referencias.

El "Caso Profumo", que significó en 1964 la destitución del ministro de Defensa, John Profumo, y días después la caída del gobierno de Harold MacMillan, cumple 25 años. Su principal protagonista, Christine Keeler, hoy aparece en "Escándalo", película que ha sido censurada muy sutilmente por algunos parlamentarios conservadores, quienes sugirieron que "revivía unos sentimientos contradictorios ya muertos", comentarios que dejaron igualmente muertos de risa a los productores. La Keeler era una prostituta que con sus encantos conquistó el corazón del ministro más joven del gabinete de MacMillan. Profumo hijo de inmigrantes sicilianos, había logrado fama y fortuna en muy corto tiempo. Cayó en las garras de la belleza doble, quien a su vez deleitaba al teniente coronel Eugene Ivanov, agregado de la embajada soviética en Londres: los periódicos de la época dieron buena cuenta del doble romance y Profumo cayó en desgracia con todo y gobierno; Ivanov se fugó con el corazón despedazado y la Keeler, aunque sentenciada a cinco años de cárcel por perjurio, comenzó a contar los billetes que ganó con las entradas producidas por su exclusiva historia.

Y esa historia se repite ahora. Sólo que, en vez de un ruso, el espía es Ahmed Gadaff Al-Dan, primo hermano del coronel Gadaffi, y a quien acusan la CIA, el FBI y las policías secretas de Francia y el Reino Unido, de ser el "enviado especial" del líder libio para sembrar el terror en Europa. Pamella Bordes ha sido vista en París, en lo que los diarios ingleses llaman "un cariñoso" acercamiento con el libio, y desde luego que ha sido fotografiada multitud de veces en las mismas circunstancias con los personajes de la sociedad británica.

De cómo llegó Pamella Bordes, originaria de la India y quien ostentara el título de Miss India en 1980, de ser modelo callejera y call girl --en castellano, prostituta a domicilio--, según los diarios, a tan altas esferas sociales y políticas, nadie se quiere responsabilizar de dar respuesta. El gobierno, seriamente preocupado por la tan acostumbrada tradición faldera, ha permanecido en silencio, como también el M-15, la élite secreta de la policía británica. La misma Pamella, que apareció el pasado miércoles en la paradisiaca isla de Balí, no ha soltado una palabra. Los periódicos, que ya le han ofrecido millones por su historia exclusiva, se desesperan y acusan a los libios de extorsionar a la ex reina de belleza para que cierre el pico. Entre tanto en Londres, mientras Pamella no hable --hace dos semanas dijo que podía "tumbar" al gobierno si lo hiciera --no hay explicación que valga .--

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com