Tendencias
Mujer murió a los 36 años de edad luego de celebrar su cumpleaños
La mujer buscaba un trasplante de hígado. - Foto: Foto tomada del perfil de Instagram de @hayley.1708

mundo

La historia de la mujer que murió tras abrir sus regalos de cumpleaños

La mujer tenía una hija de 18 años de edad.

En Inglaterra murió una mujer luego de celebrar su cumpleaños número 36. La historia de Hayley Thompson le ha dado la vuelta al mundo porque justo cuando abrió sus regalos de cumpleaños, colapsó.

De acuerdo con Manchester Evening News, Thompson se encontraba en Ladram Bay Holiday Park, departiendo con sus más cercanos con motivo de su cumpleaños.

Luego de la celebración, decidió ir a descansar junto con su pareja, Adam Woodhallm, cuando de repente cayó. Al llegar el servicio de emergencias al lugar, la joven ya había fallecido, resulta que tuvo tres episodios de convulsiones.

Tal y como lo menciona el medio citado en conversación con la familia de la fallecida, en el momento de caerse “un bazo se rompió y causó una hemorragia interna. Eso fue lo que causó la convulsión”, dijo su hermana Liah.

Relata que la llamaron para comentarle lo sucedido: “Estaba histérica cuando recibí esa llamada telefónica por primera vez; estaba gritando y gritando porque simplemente no podía creerlo”.

Necesitaba un trasplante de hígado

En el 2016 se descubrió que la joven tenía cicatrices en el hígado y, por ende, necesitaba otro órgano, una condición que le costó la vida años más tarde. Sus síntomas eran tan graves que vomitaba sangre.

“Antes de 2016, solía ser una niña bastante grande. Perdió mucho peso. Debido a eso, llegó a un punto en el que estaba realmente feliz y contenta con su vida”, le aseguró Liah al medio, describiendo a su hermana como una mujer que quería “disfrutar su vida al máximo”.

Puntualizó que en la búsqueda de un trasplante de hígado hubo dos posibilidades, mismas que fracasaron porque no eran compatibles con ella, y fue entonces cuando se le dejó de prestar atención a su condición de salud.

Lo más inquietante es que semanas antes de su muerte, en un video en sus redes sociales publicó: “Si muero joven, sé que fui feliz”, una de sus frases célebres que hoy en día su familia recuerda.

Es de mencionar que la mujer tenía una hija de 18 años de edad y 3 hijastros.

El té de romero no se recomienda para pacientes que tengan diagnosticadas enfermedades relacionadas con el hígado sin una orientación médica. Foto: Gettyimages.
Foto referencia sobre el hígado. - Foto: Foto Gettyimages

Trasplante de hígado

Tal y como lo señala la Clínica Mayo, el trasplante “es un procedimiento quirúrgico para extirpar el hígado que ya no funciona de forma adecuada”, en donde se reemplaza por uno nuevo de una persona que haya deseado donar en vida o alguien fallecido.

Entre las funciones principales del hígado se encuentran: la prevención de infecciones, la eliminación de bacterias, la producción de bilis y el procesamiento de nutrientes, entre otros, precisa la entidad de investigación americana.

Síndrome de dolor en la enfermedad hepática. Examen hepatólogo. Una mujer le agarra el costado derecho por debajo de las costillas. Dolor en el higado.
Foto referencia sobre insuficiencia hepática. - Foto: Getty Images/iStockphoto

“El trasplante hepático es el tratamiento de elección para pacientes pediátricos agudos o crónicos terminales sin tratamiento alternativo eficaz. Desde 1992, el Garrahan implementa esta terapéutica y efectúa más de 40 trasplantes al año con tasas de sobrevida similares a los estándares mundiales”, señala la Organización Panamericana de la Salud, OPS.

La Clínica Mayo informa que existe una cantidad significativa de quienes esperan una donación de hígado, una cifra no proporcional a los donantes. Por ejemplo, en el año 2018 aproximadamente 8.200 personas pudieron tener un nuevo hígado en los Estados Unidos.

Un trasplante no es tan simple como parece, porque entre los riesgos de su procedimiento se pueden ver comprometidos otros órganos, además de presentarse infecciones, convulsiones, coágulos sanguíneos, entre otros.

Es de mencionar que un paciente con un nuevo hígado debe estar bajo tratamiento por el resto de su vida porque provoca, en algunos casos, la aparición de enfermedades como diabetes, dolores de cabeza, presión arterial alta, diarrea. Los fármacos son antirrechazo para el nuevo órgano.