Home

Mundo

Artículo

Baños de españa
Daniel Valencia, un joven que tuvo que dormir en el aeropuerto de España durante una semana por falta de dinero - Foto: El Mundo

mundo

La historia del colombiano que tuvo que dormir en el aeropuerto de España durante una semana, ¿qué pasó?

El joven dice que seguirá luchando por su familia y por eso aún no regresará a Colombia.

Daniel Valencia, un colombiano de 26 años, tuvo que dormir durante una semana en el aeropuerto de Barajas, en Madrid, España. El joven viajó al país europeo para buscar mejorar la situación económica de su familia y comenzar a construir un futuro prometedor.

Según lo relatado en el diario El Mundo, el joven manifestó que “muchos decían que era fácil, que era llegar a España y encontrar trabajo. Que nada más aterrizar la vida te cambiaba al instante. Pero no es como lo pintan, la realidad es muy distinta... Al principio te toca sufrir y llorar”.

El pasado 25 de octubre, Daniel aterrizó en Madrid y su propósito de ayudar a su mamá y a sus tres hermanos que dejó en Colombia comenzó a tomar fuerza, sin embargo, siguió enfatizando en que la llegada a España no fue fácil.

Durante muchos años el joven soñador ahorró para comprar los pasajes de avión. Según cuenta, le quedaron unos 400 euros (poco más de dos millones de pesos colombianos), los cuales tenía destinados para su estancia en Madrid.

“Planifiqué gastarme 100 euros al día (unos 500.000 pesos colombianos), entre comida, transporte y hostal. Había calculado que en esos cuatro días encontraría un trabajo”, le contó el joven al medio español.

Estados Unidos ha interceptado a 2,3 millones de migrantes en su frontera con México durante los últimos 12 meses. Foto: AP.
Estados Unidos ha interceptado a 2,3 millones de migrantes en su frontera con México durante los últimos 12 meses. Foto: AP. - Foto: Foto: AP.

Los primeros pasos de Daniel en Madrid fueron conducidos a bares, restaurantes y todo tipo de trabajo sin importar la experiencia. El joven relató que incluso buscó trabajo en el sector de la construcción, sin embargo, no contó con suerte porque nadie lo contrató. Se sintió humillado y el dinero que destinó para su llegada se fue agotando.

La primera noche de Daniel no fue fácil, pues según como lo relató en el diario, tuvo que recorrer la Gran Vía, uno de los más importantes corredores en el país, porque no tenía alojamiento. Ya en la segunda noche decidió ir al aeropuerto, porque seguía sin tener alojamiento y allí podría resguardarse mejor.

En ese momento, el aeropuerto se convertiría en el lugar por el que pasó una semana entera. Los baños de las terminales se convirtieron en su mejor refugio, allí dormía poco tiempo, pero funcionaba para su plan de estadía porque eran poco transitados.

Daniel manifestó que “comía una vez al día, las máquinas del aeropuerto son muy caras. Pero después del segundo día me tranquilicé bastante. Creo mucho en Dios y sabía que en algún momento cambiaría mi suerte”.

Sin embargo, unos días más adelante, exactamente el 5 de noviembre, un colombiano pudo observar la situación por la que estaba pasando el joven de 26 años y decidió realizar un video que subió a las redes sociales y este se volvió viral.

Baños en España
En fue uno de los baños donde Daniel tuvo que dormir durante una semana en el aeropuerto de España - Foto: Diario 'El Mundo'

“No sabía qué iba a ser de mi vida. Y, de repente, personas que no conocía de nada me querían ayudar; muchos de ellos habían pasado por lo mismo”, dijo Daniel, luego de que cientos de personas se conmovieron con su historia y comenzaron a ofrecerle comida y hospedaje.

Y agregó: “Una mujer que trabajaba en la terminal 4 me dijo que me acercara hasta ella a su terminal. Allí pude ducharme y comer. Hasta me dio algo de dinero para coger el Metro”.

Con la ayuda de diferentes personas que se solidarizaron con su historia, el joven colombiano dice que no se arrepiente de lo vivido y que seguirá luchando por su familia. “Voy mejorando poco a poco, y me gusta mucho Madrid. Solo he trabajado dos veces, por horas. Una, lavando una cocina; la otra, descargando camiones. Aunque me gustaría algo más estable, como camarero o entrenador de gimnasio, para poder subsistir por mi cuenta”, agregó Daniel.