Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/15/1991 12:00:00 AM

La Vorágine

Qué hay detrás de las denuncias de los militares brasileños, sobre ataques guerrilleros en la frontera colombiana.

La Vorágine, Sección Mundo, edición 463, Apr 15 1991 La Vorágine
Desde mediados de los años 80, los militares brasileños han intentado consolidar su presencia en los 6.500 kilómetros de frontera norte. Se trata de un ambicioso proyecto, el Calho Norte, que sin embargo hasta ahora ha tenido poco impulso y sobre todo poco presupuesto para ser realizado. Pero eso no indica que el sueño brasileño de ser una gran potencia regional, alimentado en los años de régimen militar, sea difícil de enterrar. Eso, a pesar de que el gobierno de Fernando Collor tiene otras aspiraciones.
La prueba se presentó en las últimas semanas. Con sólo 500 soldados divididos en 13 pelotones, la presencia militar brasileña en sus fronteras del norte aumentó ahora gracias a una decena de cadáveres. Los cuerpos encontrados en medio de la selva amazónica sirvieron para sensibilizar el gobierno central. Tres de esos cadáveres surgieron el pasado 26 de febrero, cuando un destacamento del ejército brasileño instalado en la orilla del río Taraira, en la frontera con Colombia, fue atacado en forma sorpresiva por 40 supuestos guerrilleros de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). El encuentro dejó, además, nueve soldados brasileños heridos y dos mineros colombianos muertos.
Hasta entonces, el asunto no pasaba de ser un incidente fronterizo de indudable gravedad, pero eminentemente local. Pero una semana después, se alborotó de verdad el avispero. El martes 5 de marzo, una patrulla del Batallón Especial de Frontera (BEF) del ejército brasileño mató a siete colombianos, en hechos que todavía no han sido completamente esclarecidos. Todos fueron enterrados en una fosa común a orillas del río Taraira, zona limítrofe con Colombia.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com