Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/11/1991 12:00:00 AM

¿LOCO YO?

Los aliados escudriñan la siquis de Hussein. Pero concluyen que cualquiera podría estar tan loco como él.

¿LOCO YO? ¿LOCO YO?
Desde la Segunda Guerra Mundial, cuando la inteligencia militar de Estados Unidos encargó un estudio sobre la personalidad de Hitler, el interés por conocer el esquema mental de los enemigos se convirtió en una especie de obsesión para los servicios de inteligencia. A partir de entonces, se han dedicado a escudriñar las posibles grietas de la siquis de Nikita Khruschev, MaoTseTung, Ho Chi Min, Fidel Castro, Manuel Antonio Noriega y hoy, por supuesto, de Saddam Hussein.

Sin embargo, la sicología a distancia para determinar la salud mental de los enemigos, ha resultado cuestionable, por dos razones. Una, que afirma que los indicios conocidos sobre los líderes adversarios son demasiado débiles. Otra, que sostiene que el perfil sicológico aplicable a los déspotas, es igualmente serio cuando se aplica a líderes democráticos. Lo que equivale, según algunos, a que cuando se trata de diagnosticar sobre la salud mental de un dirigente que envía sus tropas a la guerra, es necesario llamar al diablo, para que escoja.

Ese perfil resulta aterrador. Para la mayoría de los expertos, se podría denominar

EDICIÓN 1915

PORTADA

Maduro solo contra el mundo

La nueva posesión del presidente venezolano se produjo en medio del aislamiento internacional y del rechazo de la mayoría de su pueblo. Se atornilla en el poder con todo en contra, mientras la oposición busca, una vez más, la fórmula para sacarlo de Miraflores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1915

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.