crisis humanitaria

Más de 235 millones de personas necesitarán asistencia humanitaria en 2021, advierte la ONU

El informe Panorama Humanitario Mundial de 2021 de las Naciones Unidas señala que la pandemia ha profundizado las necesidades de las poblaciones más pobres y vulnerables alrededor del mundo.


La ONU advierte que 235 millones de personas necesitarán asistencia humanitaria y protección en 2021. Esto significa que 1 de cada 33 personas estará en situación de alta vulnerabilidad, mientras que para este año la proporción era de 1 en cada 45 personas. La predicción augura los peores números en las últimas décadas. Los datos hacen parte del informe Panorama Humanitario Mundial 2021 de las Naciones Unidas publicado este martes.

La organización afirma que la pandemia del covid-19 ha profundizado la vulnerabilidad de las poblaciones más pobres en los países con más dificultades en el mundo. En muchos de estos territorios la actual emergencia sanitaria se ha sumado a conflictos armados, los efectos nocivos del cambio climático e, incluso, a la peor plaga de langostas vista en la última generación.

“Está claro desde hace un tiempo que el virus no es el causante de los mayores daños en los países vulnerables. Son los efectos secundarios de las cuarentenas y la recesión mundial tales como el aumento del precio de los alimentos, caída de los ingresos, reducción de las remesas, la interrupción de los programas de vacunación, el cierre de colegios”, afirmó Mark Lowcock, secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios y coordinador de Atención de Emergencias de la ONU.

El informe también señala que por primera vez en 22 años ha aumentado la pobreza extrema en el mundo y el desempleo ha alcanzado cifras dramáticas. Las mujeres y los jóvenes entre 15 y 29 años que trabajan en el sector informal han sido los más afectados.

A ello se suma que la inseguridad alimentaria ha aumentado y varias poblaciones están en riesgo de padecer hambrunas si las condiciones no mejoran. Según la ONU, para finales de 2020 se espera que cerca de 270 millones de personas estén bajo condiciones de inseguridad alimentaria aguda. Los conflictos, el cambio climático, y la pandemia son los principales causantes. “Viendo al futuro nos enfrentamos a la posibilidad de regresar a un mundo en el que la hambruna, algo que pensamos hacía parte del pasado, se vuelva otra vez común”, advirtió Lowcock.

Inseguridad alimentaria Yemen
Dos tercios de las 28 millones de personas que viven en Yemen enfrentan hambre y cerca de 1.5 millones de familias dependen completamente de las ayudas alimentarias de organizaciones y gobiernos. - Foto: AP

Además, la pandemia y la crisis económica han obstaculizado el desarrollo de campañas de vacunación y la prestación de servicios de salud, lo que está poniendo en riesgo los avances de los últimos años. El informe señala que más de 5 millones de niños menores de cinco años están en riesgo de sufrir cólera y diarrea acuosa aguda. La situación también amenaza los logros de los últimos 20 años en la lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria. Según la ONU, podría duplicarse el número de muertes por estas enfermedades en el 2021.

Otros de los problemas que se han profundizado son los relacionados a la salud mental y la violencia de género. El aislamiento social, las medidas de bioseguridad y los impedimentos para llevar una vida cotidiana normal han tenido consecuencias psicosociales en todos los países. La publicación advierte que las poblaciones más afectadas son aquellas ubicadas en territorios que ya pasaban por crisis humanitarias y cuentan con escasos recursos, sino nulos, para prestar atención psicológica y psiquiátrica.

Refugiados Etiopia en Sudán
Mujeres etíopes alimentan a sus hijos dentro del campamento Umm Rakouba de refugiados al este de Sudán. - Foto: AP

En cuanto a la violencia de género, la ONU señala que es 90 por ciento más probable que niñas y adolescentes en zonas de conflicto no vuelvan al colegio. Además, advierte que las cuarentenas han aumentado la violencia doméstica, se predicen 15 millones de nuevos casos por cada tres meses de aislamiento.

Según el informe, la ONU y otras organizaciones aliadas necesitan 35 mil millones de dólares para atender a 160 millones de personas de entre las poblaciones más afectadas en 56 países. Por ello, Lowcock llama a los principales donantes a garantizar la financiación completa del programa de atención que pretenden para el próximo año. “Las naciones ricas tienen los medios y la motivación para ayudar. Sería cruel y poco sabio si miran a otro lado mientras se enfrenta una segunda ola con la promesa de una vacuna en el horizonte”. Añadió que “los problemas locales se convierten en problemas globales si lo permites”.