Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/26/1990 12:00:00 AM

MATEN AL LEON

Amenazado el orden público por acusaciones contra Febres Cordero.

MATEN AL LEON MATEN AL LEON
Cuando era presidente del Ecuador, León Febres Cordero se caracterizó por una personalidad de fuerte perfil, que hacía que el mandatario con frecuencia se trenzara en duelos verbales en los que no era raro ver relucir un arma de fuego. Con esa misma vehemencia, el político guayaquileño se está defendiendo de las acusaciones que le han convertido en el primer ex presidente de ese país contra quien se ha dictado una orden de prisión por delitos comunes perpetrados en ejercicio del cargo.
La orden fue dictada por la Corte Suprema de Justicia con base en una acusación de uso indebido de fondos públicos, según la cual Febres Cordero y su secretario particular, Miguel Orellana,habrían dispuesto de manera indebida de US$150.000 del tesoro público. El ex presidente afirmó en su defensa que ese dinero fue usado para pagar los honorarios de un experto contra el terrorismo y la guerrilla y contraatacó al afirmar que "todo es una patraña inventada por mi peor enemigo Oswaldo Hurtado.
La orden quedó en suspenso luego de que los abogados del ex presidente presentaran la apelación correspondiente. Sin embargo, las implicaciones políticas y de orden público del episodio están aún por evaluar.Preocupa particularmente a los observadores la actitud de Febres de llamar a la insurrección popular para que "no se efectivice esa injusticia". Febres tiene un verdadero feudo electoral en su ciudad, Guayaquil, y allí uno de sus más cercanos colaboradores, el ex gobernador Jaime Nebot, ha anunciado que el gobierno se enfrentará a "una insurgencia popular democrática" si persiste la persecución contra su Jefe.
Mientras Febres Cordero anuncia su intención de permanecer en el país para responder por los cargos y "defender su honor", se extiende en el país el temor de que las amenazas del ex presidente se cumplan. Entre tanto, se barajaban rumores según los cuales la acusación contra Febres sería parte del convenio mediante el cual el grupo subversivo "Alfaro vive, carajo" dejó las armas. Según se dice, el grupo en cuestión habría exigido que se castigará la corrupción del gobierno de Febres, y precisamente el punto sensible fue una operación poco clara contra la guerrilla. Hay quien dice que los líderes del Alfaro están convencidos hoy de que quien ríe de último. ríe mejor.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    close
  • ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    close
  • Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    close
  • Danta, sin rumbo por la tala

    Danta, sin rumbo por la tala

    close
  • 'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.