mundo

Mujer sintió “estallido en el pecho” durante un orgasmo y tuvo que ser hospitalizada

La mujer de 25 años estaba teniendo relaciones con su pareja cuando sintió el repentino dolor.


En Estados Unidos se conoció el caso de una mujer que tuvo que ser hospitalizada luego de sentir un extraño dolor cuando sostenía relaciones sexuales con su esposo. La paciente llegó a una sala de urgencias y alertó a los trabajadores médicos sobre un extraño síntoma.

Según reseñó el American Journal of Case Reports, la mujer de 45 años describió la sensación que sintió como un “estallido en el pecho”, el cual ocurrió mientras tenía relaciones sexuales con su pareja, exactamente al momento en que tuvo su orgasmo.

De acuerdo con el reporte médico, la mujer se encontraba diaforética e hipertensa a su llegada, por lo que se procedió a realizar una angiografía por tomografía computarizada del tórax. Dicho estudio mostró un hematoma intramural (o disección trombosada) del arco aórtico distal y la aorta torácica descendente.

Luego de suministrarle antihipertensivos intravenosos y orales, la mujer fue estabilizada y dada de alta bajo seguimiento médico.

Antecedentes de hipertensión y consumo de cigarrillo

Según precisó el artículo publicado por el American Journal of Case Reports, la paciente tenía antecedentes de hipertensión y consumo excesivo de cigarrillo, pues fumaba desde los 17 años. Así mismo, indicó que se le diagnosticó un síndrome aórtico agudo (AAS).

“El AAS tiene una alta tasa de mortalidad, que se ha descrito como un aumento del 1 % por cada hora que un paciente no recibe tratamiento, y hasta el 22 % de los casos no se diagnostican en el momento de la muerte, lo que indica la necesidad de un reconocimiento y tratamiento inmediato”, anotó el reporte del caso.

El placer femenino siempre ha sido una cuestión de misterios.
El placer femenino siempre ha sido una cuestión de misterios. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Orgasmo femenino: estas son algunas curiosidades científicas sobre el placer

Con el paso de los siglos se gestó una reivindicación del placer de las mujeres, un tema que por mucho tiempo fue un completo misterio y hablar de la forma en que este género disfrutaba de la intimidad con sus parejas era simplemente impensable.

Poco se sabía del alcance del placer femenino, pero las dudas fueron aclarándose mediante la investigación científica. Hoy se sabe que las mujeres tienen la capacidad de tener múltiples orgasmos durante el acto sexual y que llegar al clímax puede ser toda una experiencia, que involucra lo físico y lo mental.

En internet abundan las guías que prometen ser efectivas para alcanzar el punto máximo de satisfacción, aunque en realidad -ya se ha dicho- cada una debe identificar lo que le genera excitación y disfrute en los encuentros sexuales. No hay fórmula mágica que aplique para todo el mundo en lo que al orgasmo femenino se refiere.

Antes de entrar en las curiosidades, primero es preciso una definición básica. El blog de la entidad Sanitas explica que el orgasmo es “la culminación de una relación sexual”, pues es el momento en el que las personas liberan la tensión que se ha alimentado durante el encuentro y el organismo segrega hormonas relacionadas con la sensación de bienestar.

En el caso específico de las mujeres, detalla la entidad, el orgasmo genera sensaciones diversas, entre ellas contracciones en la zona de la pelvis y los genitales, pero también cambios en su respiración y frecuencia de los latidos del corazón.

A propósito del mes en el que se conmemora el Día Internacional del Orgasmo, se traen a colación algunas de las curiosidades científicas que se han descubierto a lo largo del tiempo con relación al punto más álgido del placer de las mujeres. De acuerdo con un artículo de la sección de Bienestar del diario ABC, uno de los hallazgos más significativos sobre la compleja sexualidad femenina es la incidencia del estrés sobre la capacidad de gozar del acto sexual.

Sobre ello, los expertos han advertido que estar bajo condiciones estresantes o llevar las preocupaciones al plano de la intimidad puede interferir negativamente con el deseo sexual y el orgasmo, esto porque la atención puede desviarse a otros aspectos por fuera de la relación que se está sosteniendo con el otro, como advierten desde Cuídate Plus.

Asimismo, este efecto negativo puede estar ligado a que en este estado emocional se favorece la liberación de la hormona cortisol, la cual se asocia con el malestar, la irritabilidad y la indisposición del estrés, en lugar de las hormonas relacionadas con el bienestar.

«El estrés limita significativamente la secreción de hormonas sexuales. La hormona esteroide pregnenolona, en vez de convertirse en hormonas sexuales, se convertirá en cortisol, la hormona del estrés», explica Laurène Dorléac, CEO de Climax, en entrevista con el medio español.

También se ha dicho que ciertos alimentos pueden ser catalogados como afrodisiacos, es decir, que pueden ser idóneos para despertar el deseo sexual. La organización sin ánimo del lucro AARP, que vela por la protección de los adultos mayores, señalan que hay algunos ingredientes que pueden favorecer la libido y el rendimiento durante las relaciones sexuales.

Entre estos se encuentran los higos, la sandía, las fresas, el pepino y el banano, este último más por su forma fálica, que en términos generales se recomiendan por su aporte de nutrientes como las vitaminas, minerales y antioxidantes, que son responsables de propiciar el bienestar físico y mental.